Conflictos

Tribunal de China confirma pena de muerte de canadiense por tráfico de drogas

Robert Lloyd Schellenberg fue acusado de introducir, junto con otros acusados, más de 220 kilos de metanfetaminas

Pekín. Un tribunal chino confirmó en segunda instancia este martes la pena de muerte al canadiense Robert Lloyd Schellenberg por tráfico de drogas, con el fondo de grave crisis diplomática entre Pekín y Ottawa.

Este fallo se produce un día antes de que la Justicia china anuncie su veredicto sobre el también ciudadano canadiense Michael Spavor, acusado de espionaje.

Su detención en China, así como la del exdiplomático Michael Kovrig, también canadiense, provocó tensiones a finales del 2018 en las relaciones bilaterales ya complicadas por el arresto unos días antes en Canadá, de Meng Wanzhou, una alta directiva del gigante chino de telecomunicaciones Huawei, a pedido de Washington.

Robert Lloyd Schellenberg fue condenado en enero del 2019 a la pena capital. El tribunal le acusó de haber introducido, junto con otros acusados, más de 220 kilos de metanfetaminas.

Reconocido culpable en el pasado en Canadá por tráfico de drogas, Schellenberg se declaró inocente y aseguró que había ido a China por turismo y apeló la condena.

El Tribunal Popular Supremo de la provincia de Liaoning, la provincia donde fue juzgado “decidió rechazar la apelación y confirmar el fallo inicial”, dijo el martes en un comunicado.

El Tribunal en pleno “estimó que los hechos constatados en primera instancia eran claros, las pruebas fiables y suficientes” y que la pena de muerte es “apropiada”, precisó.

Pena cruel

“Condenamos el veredicto en los términos más fuertes y apelamos a la clemencia de China”, declaró a la prensa Dominic Barton, embajador de Canadá en China.

“Hemos trasladado en varias ocasiones a China nuestra firme oposición a esta pena cruel e inhumana y continuaremos haciéndolo”, añadió.

El fallo coincide con la comparecencia de Meng Wanzhou, la directora financiera de Huawei, ante un tribunal canadiense en la última serie de audiencias consagradas a su eventual extradición a Estados Unidos.

El proceso en apelación de Robert Lloyd Schellenberg se realizó en mayo del 2019, por lo que la justicia china ha tardado más de dos años en pronunciar su veredicto.

Detenido en el 2014, había sido condenado a 15 años de cárcel en primera instancia.

Sin embargo, poco después de la detención de la ejecutiva de Huawei, la Justicia estimó el veredicto como demasiado “indulgente” y anunció la apertura de un nuevo proceso.

Meng Wanzhou, de 49 años, fue detenida el 1.° de diciembre del 2018 en el aeropuerto de Vancouver a petición de Estados Unidos, que la quiere juzgar por fraude bancario.

Unos días después de la detención de Meng, China detuvo a dos canadienses: el exdiplomático Michael Kovrig y el hombre de negocios Michael Spavor. Detenciones que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ve como represalia, lo que Pekín desmiente.

Los dos hombres han sido juzgados por “espionaje” la pasada primavera en un juicio a puertas cerradas.

En el 2015, China redujo de 55 a 46 el número de delitos punibles con la pena de muerte. El número de ejecuciones realizadas en el país es un secreto de Estado.

La más reciente contra un occidental fue la de Akmal Shaikh, un británico ejecutado en el 2009 por tráfico de heroína, según la agencia oficial Xinhua.