AFP . 22 julio

Quito. Dos presos murieron y un policía resultó herido este lunes durante un motín en una cárcel en Ecuador, lo que llevó a las autoridades a extender la duración del estado de emergencia en el sistema penitenciario, informó el organismo encargado de administrar las prisiones.

“Como resultado del amotinamiento, se registra el deceso de dos” presos de los pabellones de máxima y mediana seguridad de la cárcel de Latacunga (centro andino), señaló en un comunicado el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI).

Varios reos fueron observados caminando por los techos del penal. Foto tomada de Twitter
Varios reos fueron observados caminando por los techos del penal. Foto tomada de Twitter

El policía herido presenta ‘un golpe en la cabeza y una herida por arma blanca en el tórax’, agregó el organismo. El uniformado fue trasladado a un hospital y se encuentra ‘estable’.

Edmundo Moncayo, director del SNAI, señaló en rueda de prensa que el amotinamiento se produjo por el ‘malestar’ de los presos por los “controles que realizan Fuerzas Armadas y Policía” desde que se decretó el estado de emergencia.

“El amotinamiento se produce por las exigencias que ellos (los reos) siempre tienen de buscar acciones que se encuentran fuera de los reglamentos establecidos en los centros de rehabilitación social”, dijo a la prensa Moncayo.

El 16 de mayo, el gobierno del presidente Lenín Moreno declaró el estado de excepción en el sistema penitenciario ecuatoriano por varias riñas mortales en las cárceles.

La medida del gobierno no funcionó, ya en que los dos meses siguientes, 12 presos murieron y 40 policías resultaron heridos.

Frente a esa situación, el mandatario extendió el lunes pasado la emergencia por otros 30 días.

La estado de emergencia implica la suspensión del derecho a la inviolabilidad de la correspondencia de los presos, su libertad de información y libertad de asociación y reunión.

Moncayo atribuyó las riñas dentro de las cárceles a “pugnas entre organizaciones delictivas” y aseguró que el gobierno procura mejorar las condiciones de alimentación y salubridad en las cárceles, donde -aseguró- el hacinamiento bordea el 38%.

En mayo, cuando se declaró la emergencia, el hacinamiento en las prisiones ecuatorianas, con capacidad para albergar a unas 28.000 personas, se estimaba en un 40%.