Conflictos

Militares refuerzan la seguridad en Bogotá ante ola de asaltos

Los militares ya habían patrullado las principales ciudades de Colombia en mayo, cuando el presidente Iván Duque los sacó a las calles para controlar un estallido social sin precedentes que dejó más de 60 muertos en todo el país

Bogotá. Cientos de militares patrullan desde este miércoles las calles de Bogotá en un esfuerzo “temporal” de las autoridades por controlar una oleada de robos violentos que afecta a la ciudad de ocho millones de habitantes.

Unos 360 soldados del Ejército Nacional se ubicaron en varios puntos de control en la capital colombiana, explicó el ministro de Defensa, Diego Molano, en una rueda de prensa en la que estuvo rodeado por policías y militares con armas largas.

Los uniformados estarán armados también durante el operativo y podrán hacer detenciones, agregó Molano.

En su primera salida se desplegaron en tres sectores populares de la ciudad. Principalmente requisarán a personas y vehículos, manifestó el general David Gómez, comandante de la Décimo Tercera Brigada del ejército.

“Han incrementado el delito y la violencia” aseguró Molano, quien atribuyó la escalada al desempleo, la pobreza y a una “afectación psicológica y cultural después del encierro”, impuesto por la pandemia.

La iniciativa responde a un pedido de la alcaldesa, Claudia López, quien el lunes solicitó un “refuerzo” militar para la ciudad en medio de oleada de asaltos a mano armada violentos y a veces letales.

La mandataria aseveró que la capital “necesita” de unos 10.000 policías adicionales a los 16.000 que tiene hoy.

En el 2021 se han registrado 754 homicidios y más de 65.000 hurtos a personas, según estadísticas oficiales.

Las cifras aún no alcanzan los 1.031 homicidios y 82.169 robos del año pasado, sin embargo, según autoridades los indicadores vienen aumentando sostenidamente desde marzo.

Los militares ya habían patrullado en Bogotá y las principales ciudades de Colombia en mayo, cuando el presidente Iván Duque los sacó a las calles para controlar un estallido social sin precedentes que dejó más de 60 muertos en todo el país.

‘Autoritaria’

Algunos sectores consideran que sacar los miliares a las calles de nuevo es autoritario e ineficaz.

“No podemos caer en medidas que son de desespero y basadas en el miedo”, dijo el concejal Diego Cancino, del mismo partido de la alcaldesa y quien considera que la decisión es “autoritaria”.

Para Michael Weintraub, profesor de la Universidad de los Andes y autor de estudios sobre el tema, el contingente militar que se desplegará en las calles “no tiene esa vocación de vigilar” ni está entrenado para patrullar en las ciudades.

“Ese no es su rol en el Estado colombiano”, enfatizó.

“No tengo mucha confianza de que esta medida vaya funcionar”, comentó Weintraub.

En las más de seis décadas de conflicto armado que ha vivido Colombia, el ejército se dedicó principalmente a la lucha contraguerrillera y a atacar al narcotráfico.