AFP. 18 septiembre
El presidente surcoreano, Moon Jae-in (izquierda), y el máximo dirigente norcoreano, Kim Jong-un, saludaron a las personas apostaas en una calle de la ciudad de Pionyang, este martes 18 de setiembre del 2018
El presidente surcoreano, Moon Jae-in (izquierda), y el máximo dirigente norcoreano, Kim Jong-un, saludaron a las personas apostaas en una calle de la ciudad de Pionyang, este martes 18 de setiembre del 2018

Seúl. Los dirigentes de las dos Coreas desfilaron el martes en coche por las calles de Pionyang aclamados por la multitud antes de una tercera cumbre en la que el surcoreano intentará allanar el camino para avanzar en la desnuclearización de la península.

Kim Jong-un recibió a su invitado, Moon Jae-in, en el aeropuerto internacional de la capital, el lugar desde donde había supervisado los lanzamientos de misiles que provocaron graves tensiones entre las dos Coreas el año pasado.

Los dos dirigentes se abrazaron después de que Moon bajó del avión. Acompañados por sus esposas, bromearon durante unos minutos, mientras cientos de personas agitaban banderas norcoreanas y emblemas de la unificación.

"Abramos una era de paz y de prosperidad gracias a la solidaridad de un pueblo", podía leerse en una pancarta en el aeropuerto, según las imágenes de la televisión.

Moon, cuyos padres huyeron del Norte durante la Guerra de Corea (1950-53), pasará tres días en el país. Sigue así los pasos de dos de sus predecesores: Kim Dae-jung, quien viajó a Pionyang en el 2000, y Roh Moo-hyun, su mentor, quen estuvo en el Estado vecino en el 2007.

Presidente surcoreano aclamado en Pionyang

La cumbre “será una ocasión importante para acelerar aún más el desarrollo de las relaciones intercoreanas que dan vuelta una nueva página de la historia”, estimó la agencia oficial norcoreana KCNA.

Deshielo e indefinición

Esa visita, poco frecuente, es una nueva señal del deshielo en la península, que ya permitió una primera cumbre intercoreana en abril, en la localidad de Panmunjom, situada en la Zona Desmilitarizada que separa a las dos Coreas.

El presidente surcoreano, que volvió a reunirse con Kim en mayo, tuvo un papel clave para permitir la celebración de la histórica cumbre entre el líder norcoreano y el presidente estadounidense, Donald Trump, el 12 de junio en Singapur.

Kim se comprometió entonces a llevar a cabo “la desnuclearización de la península”, una expresión confusa que permite todo tipo de interpretaciones. De hecho, Washington y Pionyang aún tratan de ponerse de acuerdo sobre el significado exacto de ese compromiso.

Washington exige “una desnuclearización definitiva y enteramente verificada”, mientras que Pionyang quiere una declaración oficial de Estados Unidos para marcar oficialmente el fin de la guerra de Corea, que no terminó con un acuerdo de paz, sino con un armisticio.

El mes pasado, Trump anuló una visita a Pionyang de su secretario de Estado, Mike Pompeo, al considerar que los avances en la desnuclearización norcoreana habían sido insuficientes. Y Corea del Norte denunció los métodos de “gánster” de los estadounidenses.

El diario del partido único en el poder, Rodong Sinmun, reiteró el martes las acusaciones declarando que “Washington es totalmente responsable” de la situación actual. “Estados Unidos reclama la teoría del ‘desmantelamiento de las bombas nucleares primero’”.

El dirigente surcoreano, con reputación de 'paloma' y no de 'halcón', intenta acercar las posiciones de Estados Unidos y de Corea del Norte para reducir los riesgos de un conflicto.

Moon se reunirá al menos dos veces con Kim en Pionyang e intentará convencerlo de tomar medidas significativas hacia el desarme, que pueda presentar a Trump al margen de la Asamblea General de la ONU, la próxima semana.

El líder norcoreano, Kim Jong-un (derecha), y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, momentos antes de iniciar su primera reunión -este martes 18 de setiembre del 2018- en la sede del Partido de los Trabajadores, en Pionyang.
El líder norcoreano, Kim Jong-un (derecha), y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, momentos antes de iniciar su primera reunión -este martes 18 de setiembre del 2018- en la sede del Partido de los Trabajadores, en Pionyang.

“Si esta visita da lugar, de una forma u otra, al regreso de las conversaciones entre Estados Unidos y el Norte, entonces habrá sido importante”, declaró Moon antes de viajar a la capital norcoreana.

Los analistas se mostraban menos optimistas que el dirigente surcoreano.

El encuentro “provocará probablemente grandes titulares (...) pero no será muy útil para acelerar los esfuerzos de desnuclearización de Corea del Norte”, consideró el gabinete de estudios Eurasia Group.

Moon viajó a la capital norcoreana acompañado por los presidentes de varias compañías, incluido el heredero de Samsung, Lee Jae-yong. El gobernante aboga por reforzar la cooperación económica entre las dos Coreas.