Política Económica

Rodrigo Cubero: Es un ‘error garrafal’ sugerir que las decisiones del Banco Central fueron del Gobierno anterior

Según el expresidente del BCCR, hay una separación entre el Ejecutivo y el Banco, como institución autónoma con independencia en el ejercicio de sus políticas monetaria y cambiaria

El expresidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, consideró “un error garrafal cuando se sugiere que las decisiones del Banco Central fueron decisiones del Gobierno”, al referirse a las declaraciones del presidente de la República, Rodrigo Chaves, del 22 de mayo, respecto a las reservas monetarias del país.

En conferencia de prensa, Chaves acusó a la administración anterior (del expresidente Carlos Alvarado), de dejar al país con pocas reservas de dólares en el Banco Central, lo que en su criterio le permite muy poco margen para atenuar el tipo de cambio. Afirmó, además, que en el periodo anterior, se usaron “$2.300 millones de reservas para sostener artificialmente el tipo de cambio” y que “esas reservas se usaron cuando el mar estaba muy tranquilo, no ahora cuando está muy picado”.

Consultado al respecto, Cubero indicó que no fueron $2.300 millones, sino $1.300 millones lo que se redujeron las reservas desde el inicio de la pandemia, que no fue que hubo aguas tranquilas en los últimos dos años, sino la peor crisis económica del país en 40 años y que el Banco Central tiene suficientes reservas para seguir enfrentando los choques externos. En seguida, un resumen de la conversación:

–¿Cuál es su opinión sobre la posición del presidente de la República, Rodrigo Chaves, en la cual señala que la administración anterior lo dejó con pocas reservas de dólares?

–En primer lugar, es necesario aclarar los hechos. Lo primero es que desde el inicio de la pandemia hasta hoy las reservas internacionales se han reducido en unos $1.300 millones, $1.300 óigase bien, no $2.300.

”Lo segundo es que, a pesar de esa disminución, el Banco Central tiene suficientes reservas para seguir enfrentando los choques externos, y mitigar el impacto que esos choques puedan tener sobre el tipo de cambio. En términos absolutos, las reservas internacionales se encuentran hoy en más de $6.800 millones, esto es unos $200 millones por encima del promedio del 2010 al 2018.

”Si se toma el PIB (producto interno bruto) promedio del 2021 y 2022 las reservas están hoy a 11,1% del PIB; es decir, dentro del rango considerable deseable de la Junta Directiva del Banco Central para el mediano plazo y ahí, de nuevo, es importante insistir que ese rango deseable es únicamente indicativo de donde las reservas debieran estar en el mediano plazo, sin perjuicio que, ante choques externos, el Banco Central precisamente pueda utilizarlas para lo que fueron creadas y mitigar esos choques y que entonces temporalmente puedan estar por debajo de ese rango”.

Lejos de lo que algunos comentan, no se trata de que hubo aguas tranquilas en los últimos dos años y ahora se revuelven las aguas, hemos enfrentado la peor contracción económica de la humanidad desde hace un siglo y la peor contracción económica en Costa Rica desde hace 40 años

—  Rodrigo Cubero, expresidente del BCCR.

–Usted explicó el tema del “puente”, es decir, de utilizar las reservas para atender parte de las necesidades del sector público como mecanismo temporal para evitar presiones mayores sobre el tipo de cambio y que luego cuando ingresaran los préstamos externos se volvían a reponer esas reservas. De ese puente, la parte que no ha concluido es que lleguen los créditos externos (se han desembolsado algunos) y tampoco se preveía una guerra.

–Claro, eso es así, la guerra por supuesto en el transcurso del 2021 no se preveía que podría ocurrir, pero ya si de todas formas estábamos enfrentando presiones importantes sobre el tipo de cambio y sobre las reservas, esas presiones venían del choque externo por la pandemia. Lejos de lo que algunos comentan, no se trata de que hubo aguas tranquilas en los últimos dos años y ahora se revuelven las aguas, hemos enfrentado la peor contracción económica de la humanidad desde hace un siglo y la peor contracción económica en Costa Rica desde hace 40 años, y esa contracción económica vino con consecuencias externas muy adversas para Costa Rica (citó el aumento en los costos de las materias primas, en los costos del transporte marítimo, una caída fuerte de la oferta de divisas vía la exportación de servicios, particularmente el turismo).

”Además, en estas circunstancias, se han dado otros choques de naturaleza interna, que han exacerbado las presiones sobre el tipo de cambio, particularmente el aumento en la demanda de divisas por parte del sector público no bancario y por parte de las operadoras de pensiones.

”En el caso del sector público no bancario, la mayor demanda de divisas se debe a que el Gobierno enfrentaba vencimientos muy fuertes de créditos en dólares, y sin embargo, no estaba teniendo los créditos externos que se habían programado porque se dieron atrasos en la aprobación legislativa, y precisamente en ese contexto, el Banco Central consideró prudente hacer una especie de puente temporal, que es lo que hemos venido diciendo.

”Cuando se den las aprobaciones de todos los créditos que ya están programados, las reservas en el Banco Central se proyecta que van a aumentar en el transcurso del 2022 y para finales del 2022 van a estar terminando por encima de donde están hoy”.

¿Cómo evalúa que el presidente de la República opine de un tema del Banco Central? ¿Podría esto minar, en alguna medida, su independencia? También, tomando en cuenta que el único que cambió fue usted, es la misma Junta Directiva que ha tomado estas decisiones la que sigue trabajando y (dicha junta) hoy tiene como presidente a una persona que estuvo como director de la División Económica cuando se tomaron estas decisiones (Róger Madrigal).

–Bueno, yo no quisiera referirme directamente al tema de las declaraciones del presidente sobre cómo afecta eso la autonomía del Banco Central, pero sí me parece fundamental reiterar que las decisiones que el Banco Central toma, ha tomado y espero seguirá tomando en materia de política monetaria y política cambiaria, son absolutamente autónomas y se toman con independencia absoluta del Gobierno.

”Ahí también hay un error garrafal cuando se sugiere que las decisiones del Banco Central fueron decisiones del Gobierno, hay que entender que ahí hubo separación estos cuatro años y la ha habido antes de eso, y esperamos la seguirá habiendo, entre el Gobierno, el Poder Ejecutivo y el Banco Central como entidad, como institución autónoma, con absoluta independencia en el ejercicio, en la conducción de su política monetaria y cambiaria, eso es fundamental”.

Sí hay preocupación de la gente de que de la devaluación es alta. ¿Qué herramientas considera usted que podría usar el Banco Central para tratar de amortiguarla?

–Recalcar la paradoja de que haya preocupación en este momento sobre el impacto del tipo de cambio, pero no hubiera preocupación sobre el impacto que sobre el tipo de cambio hubiera tenido el no utilizar las reservas. Todos saben que el no haber utilizado las reservas, para lo que fueron creadas (es justamente mitigar el impacto sobre el tipo de cambio de choques externos) hubiera implicado una devaluación muy fuerte, precisamente cuando la economía costarricense estaba más golpeada por la pandemia, ahí hay ciertamente una paradoja y una especie de contradicción.

”En segundo lugar, reiterar lo que decía al inicio, el Banco Central tiene suficientes reservas para hacerle frente a choques externos, las reservas están en términos absolutos en un nivel satisfactorio y ciertamente dentro del rango adecuado estimado por la Junta Directiva del Banco Central, y dentro de los parámetros adecuados por diferentes métricas, de manera que las reservas internacionales están en un nivel que le permiten al Banco Central seguir enfrentando choques externos como los que estamos enfrentando actualmente.

”Como consecuencia de las presiones inflacionarias externas que ha vivido la economía costarricense y después de que el Banco Central había mantenido una política monetaria expansiva, a finales del 2021, la Junta Directiva inicia un proceso de reversión de esa política monetaria expansiva para ir aumentando gradualmente la tasa de política monetaria y esa dirección se debe mantener.

”Va a ser muy importante que el Banco Central pueda seguir mitigando los choques externos mientras tanto se dan las aprobaciones legislativas de los créditos externos que van a dar mayor afluencia de divisas al país y van a permitir restablecer la posición de reservas”.

Patricia Leitón

Patricia Leitón

Periodista en la sección de Economía. Economista y periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio “Redactor del año” de La Nación (2001) y Premio Academia de Centroamérica del Periodismo Profesional en el Área Económica" (2004).

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.