Colocación de deuda externa será peligroso para el país debido al riesgo cambiario, advierte calificadora

Por: Óscar Rodríguez 9 agosto, 2017

La agencia calificadora de riesgo Moody's cuestionó que las medidas para atender la crisis de liquidez, propuestas por el Gobierno de Luis Guillermo Solís, generen un beneficio fiscal para Costa Rica.

La calificadora estadounidense publicó, este lunes 7 de agosto, un comentario sobre las propuestas de Solís para limitar el gasto público en el 2018 y acudir de nuevo a los mercados internacionales por financiamiento.

Solís informó, el martes 1.° de agosto, en cadena nacional, de que el Gobierno enfrentaba dificultades de liquidez para pagar sus obligaciones y garantizar la operación de servicios esenciales.

Por esta razón, el Presidente ordenó a la Tesorería Nacional priorizar los pagos para atender, en primer lugar, la deuda pública, los salarios y pensiones con cargo al Presupuesto Nacional.

Moody's informó, por medio de un comentario enviado a sus clientes, de que la contención del gasto solo aplicará sobre una parte reducida del Presupuesto Nacional.

Los recortes al gasto para el 2018 afectarán el arreglo de carreteras y señalización de vías. El Ministerio de Obras Públicas y Transportes deberá reducir en ¢32.000 millones sus gastos.
Los recortes al gasto para el 2018 afectarán el arreglo de carreteras y señalización de vías. El Ministerio de Obras Públicas y Transportes deberá reducir en ¢32.000 millones sus gastos.

Gabriel Torres, analista senior de Moody’s, recalcó que el plan tendrá poco efecto en la reducción del gasto del Gobierno, pues el 90% son obligaciones legales.

"Las propuestas no parecen lidiar con el problema fiscal, lo anunciado no tendrá efecto en bajar el gasto, mucho ya es fijo", aseguró Torres a La Nación.

Además, añadió que el país no podrá reducir su déficit fiscal con el plan anunciado, pues es necesaria una reforma fiscal para medidas efectivas.

"El Gobierno tarde o temprano entrará en problemas y estamos viendo las primeras indicaciones con el aumento de tasas de interés y dificultades de liquidez porque el mercado local se vuelve más cauto de tanta deuda emitida por el Gobierno", afirmó el analista.

"Creemos que las medidas son insuficientes para detener el continuo deterioro fiscal", argumentó Torres.

El ministro de Hacienda y vicepresidente de la República, Helio Fallas, reconoció este lunes 7 de agosto, en una entrevista con La Nación, que si bien en las últimas semanas enfrentaron problemas para hacer todos los pagos, esperan que en los próximos meses la situación esté bajo control.

"Resulta que el primer semestre era el semestre más duro, el segundo semestre y lo que viene para el próximo año hemos hecho mucho canje (de deuda, intercambiar los títulos por otros de más largo plazo), entonces ya, para este segundo semestre, es mucho menos la presión, pero eso no quiere decir que no tengamos que salir siempre al mercado a buscar los recursos", resaltó el funcionario.

Para la agencia calificadora, los gastos del Gobierno se mantendrán por encima de sus ingresos, lo cual hará crecer el déficit fiscal, que cerraría este año en 6% del producto interno bruto (PIB) y se elevaría al 6,2% de la producción en 2018, según proyecciones de esta clasificadora.

La agencia Moody’s degradó, en febrero anterior, la calificación de riesgo de Costa Rica hasta la nota Ba y la mantiene con perspectiva negativa.

Evolución del déficit fiscal
Evolución del déficit fiscal

Arma de doble filo.

Moody's también se refirió a la decisión del Gobierno de buscar una autorización del Congreso para endeudarse en los mercados internacionales.

Para la agencia, la emisión de más deuda externa es una medida provisional para reducir la presión sobre las tasas de interés del mercado local, no obstante, de acuerdo con esta firma evaluadora, podría ser una decisión riesgosa para Costa Rica.

"Volver al mercado internacional es muy peligroso porque se depende del extranjero de nuevo y se aumenta el riesgo cambiario sobre las finanzas del Gobierno por un movimiento fuerte en tasas o una devaluación (del colón)", afirmó Torres.

La última vez que Costa Rica buscó financiamiento en el extranjero fue durante el periodo del 2012 al 2015. En dicho lapso se emitieron $4.000 millones.