Marvin Barquero. 27 septiembre
San Juan de Chicuá, en las faldas del volcán Irazú. El sector ganadero de la zona norte de Cartago sigue activo, pese a la pandemia y el conflicto comercial con Panamá, mientras Costa Rica dejó de exportar el equivalente a 80.000 litros diarios de leche. Foto: Rafael Pacheco
San Juan de Chicuá, en las faldas del volcán Irazú. El sector ganadero de la zona norte de Cartago sigue activo, pese a la pandemia y el conflicto comercial con Panamá, mientras Costa Rica dejó de exportar el equivalente a 80.000 litros diarios de leche. Foto: Rafael Pacheco

El sector lechero advirtió de que las negociaciones con Panamá, tendientes a resolver el conflicto por el cierre al ingreso de productos costarricenses de origen animal, están en un “punto muerto” y requieren de intervención al más alto nivel político.

Este conflicto lleva ya casi tres meses, pues fue el 1.° de julio pasado cuando los representantes de la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa) decidieron cerrar el acceso.

Aupsa dijo que tomó la medida ante la falta de renovación de los permisos sanitarios de 26 plantas, por incumplir con la presentación de documentos.

La principal de ellas es Dos Pinos, la cual envía a Panamá 50.000 (62,5%) de los 80.000 litros o kilos diarios de leche y derivados que se exportan a Panamá. Se calcula que las colocaciones de lácteos en Panamá suman un promedio de $4 millones mensuales.

De esa manera, el país habría dejado exportar leche y derivados por un valor cercano a los $12 millones.

Empresas como las mexicanas Sigma y Lala también venden productos a Panamá desde sus plantas instaladas en Costa Rica.

El ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Renato Alvarado, respondió el martes 21 de setiembre pasado, ante una consulta, que la situación del conflicto comercial con Panamá se mantiene igual.

Agregó en una respuesta escueta, por medio de su asesoría de prensa, que Costa Rica mantiene esfuerzos a escala ministerial para resolver el asunto.

Mientras tanto, Daniel Cantillo, presidente de la Cámara Nacional de Productores de Leche (Canaprole), se manifestó a favor del diálogo, pero insistió en atacar las medidas de los panameños. “Lo que vamos a permitir -aseguró- es que se le imponga a la producción nacional un trato desigual a otras naciones como Nueva Zelanda y Estados Unidos”.

Entrabamiento

Cantillo, aseveró que el tema está entrabado en el nivel de ministros.

“La parte técnica (Senasa-Aupsa, Mida y Salud) se llevó a cabo y en nuestra opinión iba por buen camino. Al elevarlo a nivel de ministros, por el lado panameño no han dado respuesta, a pesar de la insistencia del lado costarricense. Esto nos da una mala señal, de que políticamente no quieren avanzar”, señaló el dirigente del sector lechero.

Cantillo estimó necesario elevar el problema a escala de presidentes de la República para obtener una salida, la cual consideró urgente para los productores costarricenses. Panamá es el segundo mercado para los lácteos de Costa Rica, después de Guatemala.

Luis Mastroeni, director de Relaciones Corporativas y Sostenibilidad de Dos Pinos, coincidió en cuanto al sesgo político que tomó ese conflicto, pese a que inicialmente se negoció a escala técnica.

“Consideramos que, aunque los equipos técnicos han venido negociando desde hace varios meses, lo que en un principio creíamos se trataba de un asunto técnico, ha escalado al plano político y actualmente se está en un compás de espera”, señaló Mastroeni.

“Estimamos -agregó- que llegó el momento de que el señor presidente de la República tome el liderazgo de este tema y pueda sentarse a conversar con su homólogo panameño para que se alcance un acuerdo”.

Mientras, Cantillo volvió a atacar las razones argumentadas por Panamá. “El cierre se dio de manera arbitraria y dieron razones técnicas para justificar esa decisión que a todas luces es política, y que viene desde lo más alto en el gobierno panameño”, consideró Cantillo.

“Teniendo claro eso -agregó-, uno puede entender que las soluciones técnicas que Costa Rica ha ofrecido no satisfacen las razones políticas del lado panameño. Por lo tanto, es necesario elevarlo nuevamente a nivel presidencial para lograr que se abra nuevamente las fronteras a los lácteos costarricenses”.