Marvin Barquero. 23 febrero
Un grupo de 16 cámaras de exportadores recordó al gobierno su disponibilidad para pagar más por servicios de alta calidad. Pero los gremios aseguraron que el costo de trasegar un contenedor en el muelle subió un 126% y que eso es inaceptable. Foto: José Cordero
Un grupo de 16 cámaras de exportadores recordó al gobierno su disponibilidad para pagar más por servicios de alta calidad. Pero los gremios aseguraron que el costo de trasegar un contenedor en el muelle subió un 126% y que eso es inaceptable. Foto: José Cordero

Los exportadores costarricenses del sector agropecuario estimaron en unos $207 adicionales el costo por movilizar una unidad en la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), comparativamente con lo que pagaban en los muelles de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

Con ese número por cada contenedor y basados en los movimientos totales de esa terminal, calcularon en $120 millones los pagos adicionales, realizados en un año, consecuencia del aumento de tarifas portuarias, según una presentación utilizada en reuniones con el Gobierno.

El documento compara las tarifas que cobraba la Japdeva con las de la TCM, incluidos todos los servicios dentro del muelle.

Además, los exportadores comparan las tarifas de la TCM con varios puertos de Latinoamérica, donde concluyen que las de Costa Rica son las más altas.

Adicionalmente solicitan que el compromomiso de APM Terminals, empresa concesionaria de la TCM, de invertir $500 millones adicionales en ampliaciones, sea postergado indefinidamente. A cambio de eso, se propone reutilizar la infraestructura de los puertos de Japdeva, lo cual, dicen, puede tener impacto en las tarifas que se renegocien.

La conclusión respaldada por las cámaras Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA) –y 15 cámaras afiliadas–, así como por la de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) acuerpa la solicitud de los empresarios de buscar una reducción de las tarifas en la TCM. El Gobierno ya inició negociaciones con la empresa APM Terminals (operadora de la TCM) con ese objetivo, desde el 28 de enero pasado.

El ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Rodolfo Méndez Mata, coordina esa negociación por mandato de la Casa Presidencial. Sin embargo, prefirió no referirse a las tarifas, pues dijo que se debe realizar un estudio técnico al respecto. Ese análisis debe dejar muy claro qué incluye cada tarifa y determinar si son comparables.

“Lo cierto es que hay una afectación y nosotros (el Gobierno) estamos pensando en el valor que tiene la exportación de fruta en el empleo, la producción y la generación ojalá de más puestos de trabajo”, explicó el ministro Méndez.

El jerarca del MOPT coordina la comisión que negocia con APM Terminals los cambios en el contrato de concesión para operar la TCM y tomando con punto central una eventual reducción de tarifas.

“Entrar en ese juego (de cifras de los costos) no es el propósito del Gobierno, sino que es ver cómo bajamos las tarifas y manejamos un incremento en la capacidad atender mayor volumen (en la TCM)”. Rodolfo Méndez, ministro del MOPT

Laura Bonilla, presidenta de Cadexco, dijo que este tema con APM Terminals, así como un ajuste de tarifas de las navieras, se debe resolver, pues las tres partes deben ser socias y se necesitan una a otra.

“Hemos insistido en que hace falta renegociar esa tarifa. Creo que aquí somos socios comerciales donde ambos ganamos y es sumamente necesario que el señor presidente (de la República, Carlos Alvarado) se reúna con los altos jerarca de APM y se llegue a una tarifa en consenso”, detalló Bonilla.

APM Terminals, por su parte, se refirió a varias preguntas, enviadas en un correo electrónico, con los siguiente: "APM Terminals Moín se encuentra abierta a escuchar cualquier propuesta del Gobierno que tenga congruencia con los alcances del contrato de concesión de la Terminal de Contenedores de Moín. En acuerdo con las autoridades, será el ministro de la cartera, Rodolfo Méndez Mata, quien ofrezca cualquier actualización al respecto públicamente”.

Las cifras

El documento elaborado por el exportador y expresidente del Banco Nacional, Alfredo Volio, establece que el costo total por el movimiento de un contenedor de más de 200 metros de eslora, en tiempos de Japdeva, era de $164,762, incluidos los servicios como estiba y carrusel. Esta tarifa se incrementó a $371,839 por contenedor con la TCM.

Esas cifras significan un incremento del 126% o de $207 por cada movimiento.

Agrega que la TCM moviliza alrededor de 600.000 contenedores al año con ese tamaño. De esto se desprende que el costo adicional anual comparable con Japdeva es al menos $120 millones. “Esto representa una lesión a la competitividad del país. ¡No es aceptable!”, señala la presentación.

“Hemos insistido en que hace falta renegociar esa tarifa. Creo que aquí somos socios comerciales donde ambos ganamos.” Laura Bonilla, presidenta de Cadexco

Volio, autor del documento por encargo de la CNAA, argumentó al ser cuestionado acerca del origen de las cifras, que son reales, las que se cobran hoy y se cobraban antes. Agregó que también se consultaron con otros empresarios exportadores antes de ser expuestas ante funcionarios del Gobierno.

El documento también hace una comparación con las tarifas de otros puertos latinoamericanos. Concluye que las de TCM son las más caras. Por ejemplo, el costo total de una operación portuaria para un contenedor (incluye todos los servicios adicionales) en la TCM vale $515. En Caldera, según los exportadores, cuesta $322; en Puerto Cortés, Honduras, $246; en Puerto Barrios, Guatemala, $220; en Naportec Dole, Ecuador, $188: y en APM Callao, Perú, $341.

Los servicios adicionales son también caros comparativamente con lo que prestaban empresas “satélites” anteriormente, según la presentación. Así, por ejemplo, el lavado especial de un contenedor vale $57,95 con APM y en una de aquellas empresas se daba por $25. Lo que se llama un previaje corto cuesta actualmente $39,28 contra entre $13 y $14 anteriormente.

El ministro Méndez declinó hablar de las cifras. Pero dijo que sin tener un estudio técnico y sin poder, por ello, asegurarlo, es probable que las condiciones de mercado de la fruta fresca sobre todo, eran diferentes al momento de negociarse el contrato entre APM Terminals y el Gobierno. “Es otro nudo que nos toca desatar y que nos dejaron de regalo”.

“Entrar en ese juego (de las tarifas) no es el propósito del Gobierno, sino que es ver cómo bajamos las tarifas y manejamos un incremento en la capacidad atender mayor volumen (en la TCM)”, declaró el funcionario.

De acuerdo con Bonilla, ya se reunieron este años de nuevo con el ministro Méndez y le plantearon la necesidad de estar presentes en las negociaciones con APM Terminals.