Política Económica

EE. UU. y la Unión Europea pactan levantar aranceles al acero y aluminio heredados por Donald Trump

Impuestos a productos estadounidenses como las motocicletas Harley-Davidson y los Levi’s ya no se aplicarán en diciembre. Expresidente inició la guerra comercial en 2018.

Washington. Estados Unidos y la Unión Europea (UE) acordaron levantar los aranceles adicionales al acero y el aluminio y cerraron una disputa que envenenó sus relaciones desde que el expresidente Donald Trump impuso los gravámenes hace tres años.

Este acuerdo “permite que volúmenes limitados de acero y aluminio de la Unión Europea entren a Estados Unidos sin aranceles”, dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo.

Las medidas de represalia de la UE sobre productos emblemáticos como las motocicletas Harley-Davidson, los Levi’s y el whisky –que debían entrar en vigor el 1. ° de diciembre– no se aplicarán ahora, dijo Raimondo desde Roma, donde asiste a la cumbre del G20.

El comisario de comercio de la UE, Valdis Dombrovskis, dijo en un tuit: “Hemos acordado con Estados Unidos poner en pausa nuestra disputa comercial sobre el acero y el aluminio... y lanzar la cooperación en un Acuerdo Global sobre Acero y Aluminio Sostenible”.

Trump impuso, en junio de 2018, aranceles del 25% al acero y 10% al aluminio provenientes de varias economías, incluida la UE. Dijo que lo hacía por motivos de seguridad nacional.

Los europeos devolvieron el golpe rápidamente y planearon aranceles sobre el tabaco, el maíz, el arroz y el jugo de naranja procedentes de Estados Unidos, además de las motocicletas y el whisky.

En junio, Estados Unidos y la UE se dieron hasta el 1. ° de diciembre de plazo para resolver el asunto.

“Estas industrias se enfrentaban a aranceles de represalia del 50%”, dijo Raimondo en referencia a Harley-Davidson.

“Ningún negocio puede sobrevivir a eso. Hay 1,7 millones de estadounidenses que viven de la industria de las bebidas alcohólicas destiladas. Hay 5.600 obreros en Harley-Davidson y todos sus puestos de trabajo son más seguros hoy gracias a este acuerdo”.

El acuerdo, anunciado en el primer día de la cumbre del G20 en Roma, no especifica el volumen de acero y aluminio europeo que se permitirá en Estados Unidos libre de impuestos.

“Esperamos que este acuerdo proporcione cierto alivio a la cadena de suministros y ayude a reducir algunos aumentos de costos”, dijo Raimondo, en referencia a las interrupciones relacionadas con la pandemia en la fabricación y distribución de productos clave.

“Esperamos que este acuerdo alivie la cadena de aprovisionamiento y reduzca el aumento de los costos”, agregó la funcionaria.

Alivio comercial

La Cámara de Comercio de Estados Unidos expresó alivio por el acuerdo luego que, aún durante el gobierno de Trump, industriales y comerciantes se quejaban por el perjuicio de la elevación de las tarifas de importación.

“El acuerdo anunciado hoy ofrece cierto alivio a los fabricantes estadounidenses que sufren la escasez y el aumento de los precios del acero, pero se necesitan medidas adicionales”, dijo la Cámara de Comercio de Estados Unidos en un comunicado.

“La decisión de la UE de suspender sus derechos de represalia sobre las exportaciones estadounidenses como el bourbon, las motocicletas, los cosméticos y las lanchas a motor es una buena noticia para las empresas y los trabajadores estadounidenses”, añadió.

“Cuando esas tarifas fueron impuestas en 2018, la Cámara advirtió que dañarían directamente a los fabricantes estadounidenses, provocarían represalias generalizadas (...) y dejarían prácticamente intacto el problema real de la sobrecapacidad de China en acero y aluminio”, agregó la organización.

El acuerdo especifica que todo el acero importado de Europa a Estados Unidos será “fabricado íntegramente en Europa”, resaltó el gobierno estadounidense.

Lo pactado apunta a ser el marco de futuras negociaciones para un acuerdo entre la UE y Estados Unidos sobre cómo tener en cuenta mejor la intensidad de carbono de la fabricación de esos productos.

“Esto significa que tanto Estados Unidos como la UE producen acero y aluminio que son más limpios que lo producido en China”, dijo Raimondo.

Para los fabricantes nucleados en la asociación Alliance for American Manufacturing, “este acuerdo provisional debe llevar ahora a la UE a unirse a Estados Unidos para abordar seriamente la participación de China en el exceso de capacidad y exigir cambios medibles”, indicó su presidente Scott Paul.