Óscar Rodríguez. 6 enero
Las reformas financieras, aprobadas el año pasado en el Congreso, motivan el estudio de la fusión de las cuatro superintendencias del sistema financiero local por parte del Conassif. Foto: Jeffrey Zamora.
Las reformas financieras, aprobadas el año pasado en el Congreso, motivan el estudio de la fusión de las cuatro superintendencias del sistema financiero local por parte del Conassif. Foto: Jeffrey Zamora.

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), trabaja en el análisis de una posible fusión de las cuatro superintendencias financieras.

La evaluación también incluye una reducción en el costo de la operación de estas instituciones supervisoras, cuyo monto ascenderá a casi ¢30.000 millones durante este 2020.

Alberto Dent, presidente del Connasif, confirmó que efectúan dicho estudio, así como la evaluación de tres proyectos legales en la misma dirección presentados en la Asamblea Legislativa.

“Estamos trabajando con mucha prudencia porque tenemos muchos años de experiencia de supervisión que no queremos perder (...). No quiero perder el conocimiento, en la parte normativa, de cada superintendencia; pero al puro final tenemos que ver cómo hacemos para hacer más piramidal la estructura de supervisión”, recalcó el funcionario.

En específico, la evalución implicaría cambios en la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), la Superintendencia General de Valores (Sugeval), la Superintendencia de Pensiones (Supén) y la Superintencia General de Seguros (Sugese).

Dent aceptó que, en la etapa final del proceso, será necesaria la aprobación de reformas legales. Sin embargo, se negó a brindar detalles.

El análisis de la operación de los órganos fiscalizadores del sistema financiero se efectúa en el marco de la aprobación y avance legal de varias reformas financieras y de supervisión consolidada, durante el 2019.

La modificación a la Ley Reguladora del Mercado de Valores, aprobada en el Congreso en octubre del 2019, es la que fundamenta el análisis de los cambios en la operación de las superintendencias, destacó Dent.

Esta reforma legal estableció que el 50% del financiamiento de Sugef, Sugeval, Supén y Sugese lo dará el Banco Central, y el otro 50% las entidades fiscalizadas.

Para ello se definió que cada banco, aseguradora y entidad bursátil contribuirá con un máximo del 2% de sus ingresos brutos anuales.

En el caso de cada operadora complementaria de pensiones el aporte será equivalente al 0,02% de los activos administrados o del 0,002% del monto pagado por pensiones.

“Trabajamos en la disminución de los costos de supervisión, ya que los supervisados van a pagar el 50%, es importante tratar de dar el menor costo posible”, explicó el Presidente del Conassif.

En el marco de supervisión consolidada, la reforma a la Ley Orgánica del Banco Central, avalada en octubre del año pasado, permite a la Sugef efectuar fiscalización de todo un conglomerado financiero y no solo a un banco.

Costo de supervisión

Los presupuestos aprobados a las cuatro superintendencias ascenderá a ¢29.447 millones para este 2020, según el registro de la aprobación de la Contraloría General de la República (CGR).

La totalidad de dichos recursos es transferido por el Banco Central, a cada institución.

La Sugef absorbe casi el 50% de los recursos previstos en gastos de operación, con ¢13.562 millones. En Sugeval serán ¢5.829 millones, en Supén, ¢5.646 millones y en Sugese, ¢4.410 millones.

En las cuatro superintencencias el pago de remuneraciones (salarios y cargas sociales) consumen más del 50% de los egresos totales.

La mayoría de los empleados de estas entidades fiscalizadoras están bajo el sistema de salario único.