Patricia Leitón, Esteban Ramírez. 4 septiembre
Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, ha explicado que el sistema cambiario del país se basa en un modelo flotación administrada donde el precio de la divisa puede subir y puede bajar. Foto: John Durán.
Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, ha explicado que el sistema cambiario del país se basa en un modelo flotación administrada donde el precio de la divisa puede subir y puede bajar. Foto: John Durán.

El Banco Central asegura que la época del año, el deterioro en las finanzas públicas y la ausencia de un acuerdo para resolver el problema fiscal del país están influyendo en el comportamiento al alza que presentó el valor del dólar, entre el 17 de agosto y el 3 de setiembre pasados.

“La dirección del ajuste del tipo de cambio observado en días recientes es consecuente con la regularidad del mercado privado de cambios, que en esta época del año suele mostrar una menor disponibilidad neta de divisas”, señaló el ente emisor en un comunicado distribuido este martes.

“También es congruente con el aumento observado en este mes de agosto de las expectativas de variación cambiaria, influidas en parte por la incertidumbre que genera el deterioro de las finanzas públicas y la ausencia, hasta la fecha, de un acuerdo legislativo para darle una solución clara y firme a este problema, en un contexto de alza en tasas de interés internacionales”, añadió la entidad.

Entre el 17 de agosto y el 3 de setiembre, el precio del dólar estadounidense tuvo un aumento de 2,4% (la variación acumulada en el año ha sido de 2% y la interanual de 0,9%).

(Video) ¿Cómo funciona el tipo de cambio del dólar?

El aumento fue más rápido a partir del 27 de agosto, lo que llevó al Banco Central a intervenir con ventas de divisas, para evitar un incremento mayor, por un monto acumulado $42 millones (equivalente a 0,5% del saldo de sus Reservas Internacionales Netas, que son los recursos que tiene para hacer frente a estos eventos y dificultades externas).

En su comunicado, el ente emisor explicó que movimientos al alza y a la baja en el tipo de cambio son propios del régimen monetario vigente en el país, que es el régimen de metas de inflación, en el cual toda la política se sujeta a esa meta, incluida la cambiaria.

Por eso reiteró al público su recomendación de que, ante decisiones de consumo, ahorro e inversión, consideren la existencia de riesgo cambiario.

“La historia de la última década muestra que episodios de rápido incremento en el tipo de cambio (2008, 2014, 2017 y 2018) fueron seguidos por ajustes a la baja igualmente acelerados. Este fenómeno de sobrerreacción es característico de los mercados cambiarios, y ha sido ampliamente documentado por la literatura económica”, dijo la entidad.

El economista y expresidente del Banco Central, Francisco de Paula Gutiérrez, comentó que detrás del más reciente incremento en el precio de la divisa confluyen una lista extensa de factores, como la evolución que está teniendo la reforma fiscal, estacionalidad, expectativas del público, entre otros.

Por su parte, el economista Luis Mesalles recordó es normal que se considere que dentro de una crisis fiscal, el precio del dólar va a subir, lo que genera aún más demanda en la divisa; y a eso se añade el que el presidente del Banco Central declarara semanas atrás que la entidad permitirá una mayor fluctuación del tipo de cambio.

El Banco indicó que mantiene bajo evaluación permanente el comportamiento del mercado cambiario y que están tomando las medidas necesarias para evitar fluctuaciones violentas en el tipo de cambio, en acato del mandato establecido en el artículo 87 de su Ley Orgánica.

“Con sus intervenciones recientes, el Banco Central ha buscado que, en un contexto de mayor flexibilidad cambiaria, los ajustes en el tipo de cambio sean graduales y ordenados, contribuyendo de esa forma a mejorar el proceso de formación de precios en el mercado cambiario”, señaló la entidad.

Anunció que, de ser necesario, continuará participando en el mercado en procura de evitar movimientos abruptos en el tipo de cambio.

Este martes 4 de setiembre en el mercado mayorista el precio de la divisa subió ¢2,62 hasta alcanzar ¢584,20. En el mercado se negoció un monto total de $10,9 millones y el Banco Central vendió $3 millones para evitar incrementos mayores.

Colaboró la periodista: María Luisa Madrigal.

Entrevista.
Francisco de Paula Gutiérrez
Francisco de Paula Gutiérrez
Francisco de Paula Gutiérrez: Nos tenemos que empezar a acostumbrar a un tipo de cambio menos estable

– ¿Ve el incremento en el tipo de cambio como un movimiento coyuntural o podrían ser cuestiones más estructurales y de mayor alcance que un asunto de oferta y demanda local?

-"Yo creo que en esto todo influye, lo que están es cuadrando como todos los astros en una forma negativa, tenemos internamente que la evolución de la reforma fiscal no está dando la luz al final del túnel; en segundo lugar, puede haber algunos movimientos puramente temporales, de estacionalidad en los ingresos de divisas.

"La posición que tomó el Banco Central, la cual me parece una posición muy adecuada, de dejar fluctuar más, también hace que la gente, que estaba muy confiada en que no se iba a mover el tipo de cambio, esos quieren protegerse un poquito antes en dólares.

“Pero lo que está pasando en el resto del mundo no puede ser indiferente, porque Costa Rica colocó títulos de deuda, parte del hueco fiscal obedece a esos títulos de deuda, bueno ¿qué hacen los extranjeros cuando se les vence un título de deuda?, ¿deciden dejarlo en Costa Rica o deciden sacarlo del país?, entonces me parece que hay una serie de factores, que están haciendo un poquito más incierta la situación en Costa Rica y, como hay incertidumbre, la gente simplemente, demanda más dólares".

– El Banco Central recuerda en el último párrafo (de su comunicado) de que puede haber una sobrerreacción inversa (cuando el dólar sube, luego baja).

-Creo que tiene razón, ya lo vivimos, en el 2009, cuando yo estaba en el Banco, tuvimos un ataque permanente al tipo de cambio y en algún momento, no hay muchos colones tampoco. Si el Banco Central no pone muchos colones en la calle no va a haber capacidad de comprar dólares, entonces eventualmente puede empezar a bajar. También puede haber periodos donde el Banco tenga que comprar dólares para evitar que baje mucho.

“Pero yo creo que lo que es importante para los agentes económicos es que nos tenemos que empezar a acostumbrar a que ya, afortunadamente, no estamos manteniendo un tipo de cambio muy estable porque sí, sino que tenemos un Banco Central que está dejando que el tipo de cambio fluctúe un poco más”.

- En el último movimiento cambiario (en el 2017) mucha gente se dolarizó, pasó sus ahorros a dólares y afortunadamente los dejaron en el país, en ese momento y no se fueron al exterior. ¿Han observado si han vuelto presiones a dolarizar más el ahorro que podrían obligar al Banco Central a revisar su política monetaria?

-Había venido pasando en los últimos meses, que ha habido un poco de aumento en la parte de dolarización, pero no en una forma abrupta.

Nota del editor: esta información fue actualizada a las 11:17 a .m. y a las 5:30 p. m. con declaraciones de especialistas.