Marvin Barquero S.. 5 septiembre
El mandatario Carlos Alvarado participó en la inaguración del IV Congreso Nacional de Zonas Francas este 5 de setiembre. Foto: Marvin Barquero
El mandatario Carlos Alvarado participó en la inaguración del IV Congreso Nacional de Zonas Francas este 5 de setiembre. Foto: Marvin Barquero

Los representantes de las empresas de zonas francas llamaron a mantener la seguridad jurídica en el país para ese tipo de compañías y a mejorar la educación.

A esas preocupaciones se añade la incertidumbre en las relaciones del comercio internacional, por los enfrentamientos entre Estados Unidos, la Unión Europea y China, entre otras potencias.

Las inquietudes surgieron este miércoles 5 de setiembre, tras la inauguración del IV Congreso Nacional de Zonas Francas, en el cual se analizan los retos de ese régimen en Costa Rica a la luz de la automatización y digitalización de la industria 4.0.

La inauguración contó con la participación del presidente de la República, Carlos Alvarado, quien aprovechó para poner calma en la tormenta.

El mandatario reiteró el compromiso de su administración con la inversión extranjera directa y con la seguridad jurídica que esta requiere en el país.

Agregó que la mayoría de empresas están aquí por la mano de obra calificada que ofrece Costa Rica.

Por lo tanto, dijo Alvarado, se debe invertir en el mejoramiento de la educación, particularmente en dos aspectos: el país debe ponerse la meta a mediano plazo de ser completamente bilingüe y se debe universalizar la calidad en todas las zonas del territorio nacional.

Empero, la mañana de este miércoles ocurrió algo que pareciera contrario al régimen en el Poder Legislativo. En la comisión especial que tramita el plan fiscal en la Asamblea Legislativa, los legisladores rechazaron una moción para extender el beneficio de exoneración del impuesto a las ventas a las empresas locales proveedoras de compañías de zonas francas, así como a productos que salgan de ese régimen pero se comercialicen en territorio nacional.

La moción pretendía que con el cambio al impuesto al valor agregado (IVA) se mantuviera la exoneración.

Ante tal decisión, los representantes del régimen advirtieron de que, a mediano plazo, se presentará una reducción en el volumen de productos intermedios que adquieren localmente las compañías. Esto, aseguraron, va en contra de uno de los objetivos del régimen, que es promover los encadenamientos con empresas locales.

La moción se rechazó en la comisión, pero falta su trámite en el plenario legislativo.

Reto del país

Jorge Brenes, presidente de la Asociación de Empresas de Zonas Francas, afirmó que el gran reto es preparar a los jóvenes en las tecnologías más avanzadas para que puedan trabajar en las empresas y, además, incentivarlos a desarrollar la innovación.

Según Brenes, Costa Rica tiene la capacidad de innovar en procesos y productos incluso a niveles de patentar algunos de ellos.

En tanto, Jaime Ubilla, gerente de la Sociedad Administradora de Fondos de Inversión (SAFI), del Grupo Improsa, resaltó el aporte de las empresas de zona franca no solo en empleo sino también en transferencias de tecnologías y procesos.

Calificó de muy visionaria la decisión de Costa Rica de insertarse en el mercado mundial mediante la inversión extranjera directa.

Carlos Wong, gerente general de Coyol Free Zone, considera que uno de los retos es cómo hacer que la academia trabaje en conjunto con las empresas para preparar el personal adecuado y el otro es cómo facilitar la movilización de las personas hacia sus lugares de trabajo.

Wong expresó que el sector está muy satisfecho con el compromiso manifestado por el presidente Alvarado al inaugurar el congreso.

Las empresas de zonas francas exportaron el año pasado $5.124 millones, lo cual representó un 48% del total generado por más exportaciones de bienes de Costa Rica.