Marvin Barquero. 18 septiembre, 2017

San José.

Costa Rica debe aprobar una reforma a las zonas francas mediante la cual se evite el refugio en el país de ganancias obtenidas en el exterior con el fin de evitar el pago de impuestos, para poder ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), advirtió el director del Centro de Políticas y Administración Tributaria de ese grupo, Pascal Saint-Amans.

Ese es un requisito de entrada y a cuya aprobación se comprometió Costa Rica, señaló el alto funcionario de la OCDE, quien vino a Costa Rica a participar en la conferencia técnica del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT). El evento se realiza desde este lunes 18 de setiembre y hasta el 21 de este mismo mes, en el Hotel Marriott, en Belén, Heredia.

"Lo que le queda al país es implementar los compromisos, siendo uno de los principales el de zonas francas", enfatizó Saint-Amans en una entrevista con La Nación.

En Costa Rica, las empresas de zona franca disfrutan de un periodo de exoneración de impuesto de la renta, el cual pueden extender si hacen reinversiones.

La idea no es que dejen de existir las zonas francas ni que el régimen desaparezca, sino un tema relacionado con la renta generada por las empresas fuera de Costa Rica, aclaró la OCDE.
La idea no es que dejen de existir las zonas francas ni que el régimen desaparezca, sino un tema relacionado con la renta generada por las empresas fuera de Costa Rica, aclaró la OCDE.

El funcionario reiteró lo señalado por la OCDE en agosto pasado, en el sentido de que es urgente la reforma a los impuestos a las personas físicas o de renta y del valor agregado (IVA), para salir del problema de déficit fiscal (diferencia negativa entre los ingresos y los gastos del Gobierno).

También recordó que preocupa una alta contribución de las empresas a la Caja Costarricense de Seguro Social, pues esto genera que las empresas se vayan a la informalidad y finalmente un rápido deterioro de los niveles de desigualdad. Reconoció que en esta parte pueden ser necesarias, incluso, reformas constitucionales.

Sin embargo, señaló que esas reformas de gravámenes, aunque necesarias, no son una condición para el ingreso de Costa Rica a ese grupo de 34 países, de adhesión voluntaria, pero tras cumplir una serie de requisitos.

La OCDE promueve políticas para mejorar el bienestar económico y social de las personas. Los 34 países miembros y los aspirantes mejoran sus políticas públicas para acercarse a los estándares del grupo. Costa Rica fue invitada a iniciar un proceso de adhesión a ese grupo en abril del 2015 y realiza exámenes de políticas en 22 comités.

De ellos, seis han logrado opiniones favorales en la organización: Comité de Comercio; Comité de Salud; Comité de Agricultura; Comité de Política Educativa; Comité de Política Científica y Tecnológica y Comité de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales.

Avance entrabado

El ministro de Comercio Exterior (Comex) y coordinador del proceso de adhesión a la OCDE, Alexánder Mora, reconoció el jueves pasado, desde Islandia, que de nuevo, los posibles atrasos en tramitación de leyes que son requisitos, podrían atrasar la llegada de Costa Rica como país miembro de esa organización.

El Ministro dijo que se requieren reformas a leyes en temas como la Comisión para la Promoción de la Competencia (Coprocom), en la unificación de las estadísticas del país y en materia de mercado financiero (como el seguro de depósitos y el proyecto para fortalecer la autonomía del Banco Central).

Además, recordó Mora, el país debe trabajar en el fraccionamiento del presupuesto público, pues le quita margen de maniobra al Ministerio de Hacienda para flexibilizar gasto y reducir el déficit.

También, añadió el ministro, se debe trabajar en que más entidades adopten las normas internacionales de contabilidad. En eso, como en todo el proceso, se está trabajando, informó.

Además de mostrarse satisfecho con la aprobación de los seis comités hasta ahora, el funcionario costarricense dijo que la expectativa es lograr que siete comités queden aprobado en la OCDE entre enero y febrero próximo. Recordó que esos grupo presentarán el exámen ante el comité respectivo de la organización entre octubre y la primera semana de diciembre y que generalmente se da el resultado unos dos meses después.

Pero en vista del entrabamiento con leyes en el Congreso, el jerarca del Comex adelantó que el Gobierno espera aprovechar al máximo el periodo extendido de sesiones extraordinarias en la Asamblea Legislativa, de diciembre a abril próximos, para tratar de impulsar la mayor cantidad de reformas necesarias que ya están en trámite. En ese periodo, el Poder Ejecutivo propone la agenda legislativa.

Mientras tanto, Saint-Amans dijo que, en general, Costa Rica no es un país con complicaciones y que su proceso de adhesión no es difícil, según la visión que tienen hasta ahora en la organización. Reveló que están en pleno con el ingreso de Colombia, entre los latinoamericanos, y que luego entrará de lleno el tema de Costa Rica.

ENTREVISTA

Pascal Saint-Amans, director del Centro de Políticas y Administración Tributaria de la OCDE: "El país debe implementar los compromisos"
El director del Centro de Políticas y Administración Tributaria de la OCDE, Pascal Saint-Amans, estima que Costa Rica no es un país complicado y que el proceso de ahesión a ese grupo de 34 países no sería complicado.
El director del Centro de Políticas y Administración Tributaria de la OCDE, Pascal Saint-Amans, estima que Costa Rica no es un país complicado y que el proceso de ahesión a ese grupo de 34 países no sería complicado.

Pascal Saint-Amans, director del Centro de Políticas y Administración Tributaria de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) fue claro en dos cosas: la reforma al régimen de zonas francas para evitar que se traigan a Costa Rica ganancias logradas en el exterior y no pagar impuestos es una condición de acceso a ese grupo; y la reforma fiscal o de impuestos, aunque es necesaria, no es un requisito para entrar a este grupo.

También dijo que, en general, Costa Rica no se ve en la organización como un país complicado y que, por ello, el proceso para entrar no sería difícil.

Aquí un extracto de la conversación, este lunes 18 de setiembre.

- ¿Cuál criterio tienen de Costa Rica en el tema fiscal?

- Si bien no está relacionado completamente con el proceso de adhesión a la OCDE, porque cada país tiene su propio sistema fiscal, desde la institución se ve una situación fiscal tensa, porque tiene un alto déficit. El país tiene la necesidad de incrementar los ingresos y, además, de pasar una reforma fiscal.

- ¿Cuáles cambios proponen?

- La primera recomendación tiene que ver con las contribuciones del seguro social que se hacen a la Caja. La percepción que se tiene desde la OCDE es que son altas y que tienen un alto impacto en lo que tiene que ver con el empleo y con la generación de empleo. Entonces, lo que tengan que pensar, quizá, es incrementar el impuesto a la renta a las personas físicas y disminuir en algún nivel las contribuciones sociales.

"La segunda recomendación tiene que ver con el impuesto sobre las ventas y después del estudio realizado por el grupo de la OCDE la recomendación es que se fortalezca ese impuesto para que se amplíe la base, se cubran todos los servicios y que también se haga un incremento a la tasa o tarifa para ese impuesto. El tercer punto tiene que ver con los destinos específicos que tienen muchos de los ingresos, es decir, que muchos impuestos están destinados a solventar una necesidad particular.

"Finalmente, tenemos el problema que tiene que ver con la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios, la cual tiene que ver básicamente con las zonas francas. Hay algunas de las características del régimen de zonas francas en Costa Rica que no son completamente compatibles con el proyecto destinado a prevenir la erosión de las bases imponibles y el traslado de beneficios, o sea, finalmente la evasión fiscal.

- ¿Cuál es específicamente el problema con las zonas francas?

- El problema no es que existan las zonas francas ni es que el régimen deba desaparecer, sino que hay una característica específica. Es cuando las ganancias son generadas de renta que no es de fuente costarricense sino que vienen de afuera y se alojan en las zonas francas sin estar sometidas a ningún tipo de impuestos. Está dentro de los compromisos que tomó Costa Rica para ser miembro de la organización. Por lo tanto, lo que le queda al país es implementar los compromisos, siendo uno de los principales el de zonas francas.

- ¿De no hacerse la reforma no se aprobará ese comité?

- Sí. Es unas de las condiciones que se estarían evaluando para que Costa Rica pueda formar parte de la organización. Se tomará en consideración a la hora de la decisión final.

- ¿Cuánto tiempo tiene Costa Rica para hacer los cambios?

Poco tiempo; meses. Aunque el proceso (de adhesión) no se suspende ni se detiene, pero mientras un país no cumpla con los requisitos que se han pedido, no avanza.

- ¿En general, como ven a Costa Rica en la OCDE?

- En general, no es un país complicado. La razón por la cual en la OCDE no se ha estado hablando tanto de Costa Rica es porque el enfoque ha estado en Colombia. En el momento en que cambien de Colombia a Costa Rica van a tener unas percepciones distintas. Hasta tanto, no es un proceso de adhesión complicado.