Marvin Barquero. 23 junio
El turismo de bienestar permite, por ejemplo, una verdadera reconexión con la naturaleza luego de meses de estrés laboral. El hotel Altagracia, en las faldas de la cordillera de Talamanca, en Pérez Zeledón, tiene 'spa', paseos a caballo y otros servicios con ese fin. Foto: Mayela López
El turismo de bienestar permite, por ejemplo, una verdadera reconexión con la naturaleza luego de meses de estrés laboral. El hotel Altagracia, en las faldas de la cordillera de Talamanca, en Pérez Zeledón, tiene 'spa', paseos a caballo y otros servicios con ese fin. Foto: Mayela López

El sector turismo detecta una oportunidad de negocio en la atracción a Costa Rica de ejecutivos o empresarios, artistas y pensionados de nivel medio alto, alto o muy alto, mediante servicios de intervenciones médicas, turismo de bienestar (yoga, spa, contacto con la naturaleza) o, incluso, teletrabajo.

La idea está en su etapa inicial y se aplicaría como un “nicho interesante para la reactivación”, cuando se abra el ingreso a visitantes extranjeros. Pretende traer a ese tipo de turistas por periodos, extensos, de hasta tres meses.

La ley permite permanecer en el país con visa de turista hasta los tres meses. En caso de gestionar un periodo de más tiempo, la Dirección General de Migración y Extranjería informó de que para trabajar en el país como ejecutivo se debe sacar una residencia temporal.

“Según el artículo 207 del Reglamento de Extranjería, las residencias temporales tienen una duración de dos años, se deben renovar cada dos años y están condicionadas a demostrar la convivencia en el país”, explicó Migración por medio de la oficina de prensa.

'La Nación' abre un espacio para debatir propuestas innovadoras que permitan reactivar la economía, afectada por la pandemia del coronavirus
'La Nación' abre un espacio para debatir propuestas innovadoras que permitan reactivar la economía, afectada por la pandemia del coronavirus

Los presidentes de las cámaras Nacional de Turismo (Canatur), Rubén Acón, y Costarricense de Hoteles (CCH), Javier Pacheco, explicaron, por separado, que hay una creciente tendencia de este tipo de visitante para retirarse, por periodos largos, a lugares tranquilos pero con excelentes servicios, para no dejar de lado sus labores diarias.

Por el otro lado, Costa Rica ofrece todo para atraer a esos extranjeros, dijeron los dirigentes del sector turismo. Paz y tranquilidad, diversidad en destinos (playa, montaña, ciudad, sitios históricos, turismo rural, deportes, cultura, gastronomía), servicios de bienestar de diversos niveles de precio, servicios médicos de alto grado y conectividad.

Aprovechar imagen

“Es muy probable que, dada la buena imagen que se ha ganado Costa Rica con el manejo del coronavirus, podamos incentivar a mucho ejecutivo de un nicho de alto ingreso, que tal vez incluso puede recuperarse en Costa Rica o trabajar. El permiso de entrada se da por tres meses sin mucho problema y puede trabajar, vacacionar o recuperarse en Costa Rica”, consideró Acón.

Agregó que un periodo de hasta tres meses es suficiente para salir del estrés laboral haciendo teletrabajo mientras realiza, en algunos momentos, turismo de bienestar o recuperarse de una intervención médica.

“Es una opción que hemos considerado, hay que mercadearla y que los hoteles den un buen precio por la estadía; podría ser un nicho interesante”, adelantó Acón. Usted sabe que ahora hay que dar facilidades para reactivación y estoy seguro que los sectores (turísticos) no tendrán problema, añadió.

Además, dijo, con ese tiempo de tres meses no es necesario realizar trámites adicionales para la estadía en el país.

Pacheco, por su lado, también estima posible aprovechar la buena imagen de Costa Rica y sus servicios. “Hay una tendencia en las ciudades grandes de Estados Unidos, donde la gente de alto nivel está saliendo de ellas. La gente lo que está buscando es salirse de los sitios conglomerados e ir a otro lugares dentro del mismo Estados Unidos”.

“Entonces -agregó-, al tener Costa Rica un muy buen posicionamiento de marca, así como el buen manejo del Ministerio de Salud, se pueden ofrecer paquetes de uno, dos o tres meses”.

Laura Barrantes, presidenta de la Asociación Costarricense de Turismo de Bienestar (Wellness Costa Rica), explicó que el país tiene servicios de altísimo nivel, aunque también está preparado para recibir a todo tipo de visitantes para ese tipo de servicios.

Lo importante en todo los casos, explicó Barrantes, es identificar el perfil y los intereses del cliente; esa es la clave. “En Costa Rica debemos aprender a brindar servicios que sean realmente integrales. Los hay, pero puede haber más y con estándares de calidad internacional”, declaró la dirigente del sector Wellness.

En el 2019, 40,3% de los turistas que llegaron a Costa Rica realizaron actividades de bienestar, entre las que se incluyen tratamientos terapéuticos, algas, sales, spa volcánicos, masaje terapéutico, aguas termales y yoga. Así lo reveló la encuesta a la salida que realiza el Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Integral

Todos los destinos, como playa, montaña y turismo rural se puede incluir en los paquetes, cuyo componente central sería, no obstante, la salud, el bienestar y el teletrabajo, esenciales en tiempo de pandemia o saliendo de ella, según representantes de esta actividad.

El mercado meta puede ir desde ejecutivos de ingresos medio altos, ingresos altos y hasta de ingresos muy altos, de acuerdo con los comportamientos de este tipo de turistas que se están viendo en los mercados, comentó Acón.

En el caso de extranjeros de muy altos ingresos, continuó el presidente de Canatur, un paquete puede incluir dónde mantener estacionado y con servicios un avión privado o un yate. Costa Rica, afirmó, puede prestar este tipo de servicios.

“Si yo fuera millonario -precisó Acón-, prefiriría pagar en un hospital en Costa Rica, en estos momentos, que en uno de Estados Unidos, donde está todo muy complicado; además, en Costa Rica sale mucho más barato”.

Barrantes habló de la amplia gama en turismo de bienestar y en otros campos que ofrece el país. Recordó, por ejemplo, que en enero del 2017 la familias de la Kardashian vacacionó en Costa Rica y alquiló -según Barrantes- una casa de playa que cuesta alrededor de $7.000 diarios.

Eso establece, comentó, que la gama de servicios es muy amplia en Costa Rica y se puede adecuar a lo solicitado por los clientes. Empero, advirtió que si se trata de paquetes de servicios se deben manejar con mucho cuidado, de tal manera que el turista reciba realmente lo ofrecido.

Señaló que, por ejemplo, que en Costa Rica hay miles de spa, pero de muy alto nivel son realmente pocos. Eso si, dijo, el turismo de bienestar tiene una gran cantidad de gamas o ámbitos, como por ejemplo aprender verdaderamente a descansar durante el sueño o atender, como debe ser, a una persona vegetariana. “No es lo mismo dormir que descansar”, aseguró.