Marvin Barquero. 5 noviembre

(Video) Choques por eventual impuesto a la varilla

El proceso mediante el cual se podría imponer un arancel o impuesto de entrada del 14% a la varilla para construcción enfrentó este lunes 5 de noviembre a los importadores con la empresa ArcelorMittal, la cual solicitó al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), la medida de salvaguardia.

Este caso entra en su fase final tras la realización de la audiencia pública, entre las 9 a. m. y las 4 p. m. de este lunes, donde participaron las partes interesadas para exponer sus posiciones frente a la Unidad de Defensa Comercial del MEIC. La recomendación de esa unidad se dará el próximo 2 de diciembre hacia el despacho de la ministra del MEIC, Victoria Hernández, quien deberá tomar la resolución final.

El proceso se originó cuando en noviembre del 2017 la compañía ArcelorMittal, que tiene una planta de producción de varilla en Pococí, Limón, solicitó una medida de salvaguardia (imposición de un impuesto de entrada a las importaciones), para compensar la fuerte baja en en el precio internacional que, a su vez, fomentó el alto crecimiento de las importaciones, según esa compañía.

Durante la audiencia de este lunes, una parte argumentó un eventual aumento en el costo de la construcción y su impacto económico, si se aplica la salvaguardia, mientras que la empresa solicitante del impuesto resaltó su aporte en empleo y otros a una zona deprimida como Guápiles. Foto: Melissa Fernández
Durante la audiencia de este lunes, una parte argumentó un eventual aumento en el costo de la construcción y su impacto económico, si se aplica la salvaguardia, mientras que la empresa solicitante del impuesto resaltó su aporte en empleo y otros a una zona deprimida como Guápiles. Foto: Melissa Fernández

Actualmente, el arancel o impuesto de entrada del producto está en 1% y la solicitud es para elevarlo en 14 puntos porcentuales y que quede en 15%.

Lucrecia Brenes, asesora de ArcelorMittal, argumentó que las importaciones de Costa Rica proceden de China y Turquía, países que han sido cuestionados internacionalmente por dar subsidios al sector del acero y cuyas ventas ya tienen aranceles en Canadá, Estados Unidos y la Unión Europea (UE), entre otros.

Pero los importadores y la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC) argumentaron en contra de la solicitud de la empresa. Sus posiciones indican que el precio de la varilla podría subir en el mercado local de concretarse la salvaguardia o imposición del impuesto de entrada, y que eso conllevaría a aumentar el precio de la construcción, con particular impacto en la vivienda de interés social, aunque reconocieron no tener una investigación específica al respecto.

La varilla representa un 11,75% del valor total de la construcción en edificios y 10,25% del total en el caso de las viviendas.

Gina Torres, asesora legal de la CCC, advirtió de que un aumento al impuesto de entrada a la varilla puede golpear al sector construcción, cuya importancia para la economía nacional es alta. Señaló que ese sector genera más de 300.000 empleos, demanda el 30,8% de la cartera total de crédito de Costa Rica y representa 7,6% de la recaudación tributaria, según un estudio de la Academia de Centroamérica.

Estos indicadores, según Torres, se verían impactados en caso de que la construcción baje si se encarece la varilla, argumentó.

Pero Brenes, por su lado, estima que la situación actual del mercado golpea los aportes de ArcelorMittal a Costa Rica. Señaló el aporte de 400 empleos (entre directos e indirectos) en una zona golpeada, como Guápiles, la compra de energía al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) por $2,7 millones anuales (dato al 2017), la compra de servicios al Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), por $617.000 anuales, y el aporte a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), por $1,12 millones en el 2017.

Agregó que esa firma realizó exportaciones desde su planta en Costa Rica por $53,6 millones el año pasado y que, además, la eventual salvaguardia no se impondrá a países que tienen acuerdos comerciales con Costa Rica y son suplidores de acero.

Además, existe la posibilidad de que las empresas importadoras pueden absorber el impuesto, pues en este momento el precio internacional del acero y en especial de China y Turquía, está muy barato, según Brenes.

El viceministro del MEIC, Carlos Mora, recordó que es un proceso de investigación para determinar si la importación de varilla en un determinado periodo de tiempo ha venido a afectar la rama de producción nacional (es decir, a ArcelorMittal). Una vez terminado el proceso, el 2 de diciembre en la autoridad investigadora, se eleva el caso al despacho ministerial, explicó.