Marvin Barquero. 11 junio
Laura Bonilla. Foto: Rafael Pacheco
Laura Bonilla. Foto: Rafael Pacheco

La empresaria y actual jerarca de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), Laura Bonilla, aseguró que desde antes de aparecer un brote de coronavirus en dos plantas empacadoras de su propiedad advirtieron al Ministerio de Salud del aumento de casos en Los Ángeles de La Fortuna, donde están las empresas.

El ente rector en salud detectó 49 casos del 1.° de junio a la fecha en esas instalaciones, un contagio que provino de familiares de trabajadores que luego se trasladó a la empresa. A raíz de esta situción la entidad informó de un estricto plan de intervención en empresas productoras y empacadoras de la zona norte.

Bonilla enfatizó en que no es práctica de sus compañías tener trabajadores migrantes en condición irregular y que la situación presentada no afecta su posición como líder de Cadexco, pues la cámara está plenamente informada de los hechos que enfrenta como empresaria.

A continuación, parte de las respuestas que la representante solicitó contestar por escrito.

– ¿Cuántos trabajadores migrantes tiene en sus dos plantas, Bajo Cero y B&C Exportadores?

– En la planta Bajo Cero trabajan un total de 146 personas, de los cuales 96 son nicaragüenses y 50 son costarricenses, en la Planta la Bruja tenemos 55 colaboradores y 30 costarricenses.

– ¿Qué porcentaje del total de trabajadores representan los migrantes?

– En total, en nuestra operación de la zona norte 60% son nicaragüenses y 40% costarricenses.

– ¿Había o hay población trabajadora migrante en situación irregular en sus plantas?

– Absolutamente todos, sin importar la nacionalidad, están a derecho, debidamente inscritos en la Caja Costarricense de Seguro Social y cubiertos por la póliza de riesgos del trabajo del Instituto Nacional de Seguros. Todos los trabajadores en ambas plantas están cubiertos por las garantías sociales y laborales que la legislación costarricense exige y en las que, como empresa exportadora responsable creemos y cumplimos.

– ¿Qué tipo de controles aplica su empresa en la contratación de trabajadores migrantes y qué garantía se pide para evitar el ingreso de irregulares en la planilla?

– Nuestros procesos y políticas de contratación las hace directamente la empresa, a través de nuestro departamento de Recursos Humanos. Uno de los requisitos indispensables que solicitamos es que la persona nicaragüense tenga sus documentos al día (cédula de residencia). Nuestras plantas no tienen población trabajadora migrante en situación irregular.

– ¿Por qué se dio la intervención del Ministerio de Salud en las plantas cuatro días después de que se presentó el primer caso de coronavirus? ¿La gran cantidad de casos que se dieron en la empresa se debe a esa tardanza en la intervención?

– No es cierto que la intervención del Ministerio se dio hasta cuatro días después del primer caso. Desde el 26 de mayo, ante las noticias del aumento de casos en la comunidad de Los Ángeles y antes de que se detectara ningún caso, nuestra empresa envió un correo al Área de Salud Huetar Norte externando nuestra preocupación. En el correo incluso enviamos un listado de los colaboradores que viven en esa zona para lograr trazabilidad en caso de ser necesario.

– ¿Cómo ha sido la coordinación con el Ministerio de Salud?

– Debo ser muy clara, también, en que a pesar de todos los protocolos y medidas que implementamos, el martes 2 de junio se identificó en nuestra empresa un colaborador con síntomas por lo que proactivamente lo remitimos al Ebáis de la comunidad. A él se le hizo la prueba de covid-19 que dio positiva y a partir de ese momento se coordinó con el Ministerio de Salud.

“Proactivamente identificamos todos los posibles contactos que pudo tener ese primer caso, y en coordinación abierta y directa con el Ministerio de Salud se coordinó para que los días jueves 4 y viernes 5 de junio, personal sanitario viniera a nuestras plantas y realizaron el tamizaje de esos colaboradores que identificamos como posible nexo epidemiológico porque habían estado en contacto con ese primer caso. Desde ese momento se empezó a identificar, aislar y tratar los casos de acuerdo a las indicaciones del Ministerio de Salud”.

– Los empresarios de turismo de la región se quejan de la imagen perdida a raíz de lo sucedido en las dos plantas. ¿Qué opina del impacto de la situación en toda la zona?

– A pesar de aplicar todos los protocolos y recomendaciones del Ministerio de Salud este fue nuestro primer contacto con el virus en una zona fronteriza que ya de por sí es de alto riesgo. Como país debemos entender que este es el alto riesgo al que estamos expuestos en la zona. Entiendo la preocupación de los empresarios turísticos, pero es una situación extrema que nos está enfrentando a desafíos nuevos cada día.

– ¿Afecta esta situación la imagen de Cadexco, en vista de que usted es la presidenta; tiene presiones de sectores dentro de la Cámara para que deje el puesto?

– Como líder de Cadexco no he recibido ninguna presión o sugerencia de dejar el cargo, pues he mantenido al tanto a la organización desde el primer momento. La situación que enfrentan en este momento las empresas a las que represento es lamentable, difícil y delicada, sobre todo por el riesgo a la salud de nuestros colaboradores; pero es una amenaza real que encaran muchas empresas en este momento en la zona norte.