Marvin Barquero. 9 septiembre
El sector comercio enfrenta una etapa de crisis desde el 2018, la cual empeoró con el impacto de la pandemia. Los empresarios calculan que entre pequeñas y medianas empresas los cierres están cerca del 30%. Foto: Rafael Murillo
El sector comercio enfrenta una etapa de crisis desde el 2018, la cual empeoró con el impacto de la pandemia. Los empresarios calculan que entre pequeñas y medianas empresas los cierres están cerca del 30%. Foto: Rafael Murillo

La tasa de disponibilidad (desocupación) de locales en los centros comerciales alcanzó un 11,76% en junio pasado, consecuencia de la pandemia de covid-19.

Esta cifra pone en una difícil situación a esos complejos porque el indicador sano debe ser de un máximo del 10%, reveló un estudio de la firma Colliers International Costa Rica.

El análisis, liberado por esa firma investigadora este miércoles 9 de setiembre, revela también un impacto a la baja en los precios por los locales comerciales.

El costo promedio en todos los formatos pasó de $18,50 a $17,94 por metro cuadrado, resaltó un comunicado de Colliers.

En diciembre del año pasado, cuando ya el sector comercial sentía un impacto de la crisis, la tasa de disponibilidad de todos los formatos comerciales estaba en 10,16%.

A marzo de este año, al inicio de la emergencia sanitaria en Costa Rica, el indicador subió a 10,38%, y en junio pasado ya se ubicada en ese 11,76%, de acuerdo con las cifras de la investigadora.

Esta última cifra, advirtió Colliers, es casi 2 puntos porcentuales por encima de una tasa máxima de disponibilidad sana (10%).

"Muchos desarrolladores y dueños de inmuebles comentan que están llegando a realizar renegociaciones buscando que ambas partes terminen beneficiadas e implementando medidas para apalancar a sus clientes. Sin embargo, la tasa de disponibilidad ha ido aumentando cada trimestre.

”A partir de marzo, que empezaron a regir medidas por la covid-19, esta pasó de 10,38% a 11,76% para junio del 2020″, comentó el gerente general de Colliers Costa Rica, Pablo Fernández, en el comunicado.

Impacto creciente

Julieta Bonilla, vocera del Grupo Ceco, que agrupa a 10 centros comerciales, advirtió que el problema se ha incrementado a partir de junio.

Se notó, agregó, un gran impacto en julio pasado, pues en ese mes dichos complejos y el comercio en general solo pudieron abrir ocho días.

Ceco agrupa a los centros comerciales Lincoln Plaza, Multiplaza Curridabat, Multiplaza Escazú, Multicentro Desamparados, Paseo de las Flores, Paseo Metrópoli, City Mall Alajuela, Mall San Pedro, Oxígeno y Terramall.

De acuerdo con este grupo y tras el impacto de julio, el porcentaje promedio de desocupación es de un 15%, actualmente, aunque en algunos centros comerciales alcanzó ya un 30%.

Bonilla dijo que los empresarios están optimistas con levantar la actividad. “Sabemos que no va a ser fácil, pero estamos esperanzados que si nos dejan trabajar, vamos a ir retomando poco a poco la actividad comercial”, declaró.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica, Julio Castilla, coincidió en que con las restricciones sanitarias impuestas en julio, el sector comercial recibió un mayor impacto.

Castilla dijo que la crisis se nota más en centros comerciales pequeños y en las pequeñas y medianas empresas (pymes) del sector, donde el cierre está entre el 15% y el 30% de los negocios.

En cuanto a los centros comerciales grandes, comentó que estos han adoptado negociaciones de tarifas y otras ayudas para mantener en actividad a la mayor cantidad de dueños de locales.

No obstante, aseguró esto no lo pudieron hacer los complejos pequeños.

Castilla recordó que se estima en 140.000 la cantidad de empleos del sector comercial golpeados de alguna manera por la pandemia.

Unos 67.000 empleados, agregó, están en reducción de jornada, más 36.000 enfrentan un cese laboral y otros 36.000 fueron despedidos, de acuerdo con los datos a julio pasado.

Mientras tanto, Pablo Fernández explicó que la firma Colliers recomienda al sector comercial fijarse en la tendencia del E-Commerce, método que más fuerza ha tomado debido a la situación actual.

Además del Social Commerce, el cual permite, por medio de redes sociales como Facebook o Instagram, que las personas puedan acceder a los productos incluso cuando se presentan grandes ofertas, sin necesidad de salir de sus casas.

Otra modalidad que ha ganado fuerza es el Click & Collect, opción que permite al consumidor comprar sus productos vía Internet y poder ir luego solo a recogerlos.

Así se pueden ahorrar el servicio exprés que usualmente tiene un costo extra, recordó Fernández.