Manuel Avendaño A.. 22 febrero

En el centro de Tibás, Daniel Alvarado y su esposa Xinia Acosta son los propietarios de un micronegocio instalado frente a su casa de habitación. En el pequeño local confeccionan a mano cortinas, sabanas y fundas que venden a hoteles y comercios en diferentes partes del país.

(Video) Daniel Alvarado tiene 39 años de ser un microempresario

Su empresa tiene 39 años de antigüedad; iniciaron en Barrio México y hace dos décadas se trasladaron al nuevo local. No todo ha sido bueno, con la llegada de las grandes cadenas de supermercados tuvieron que reinventarse y diversificar, fue así como incluyeron paños e instalación de cortinas en su oferta comercial.

El negocio de Daniel y Xinia es apenas uno de las más de 418.000 microempresas que están instaladas y operan en los hogares del país.

La Encuesta Nacional de Microempresas de los Hogares (Enameh 2017) publicada la mañana de este jueves 22 de febrero por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), muestra que estos pequeños negocios crecieron un 12,6% en los últimos dos años. En el 2015, eran 371.000.

¿Qué hacen estas microempresas? El 64,8%, es decir, la mayor parte, se desempeña en los sectores servicios y comercio.

Los servicios incluyen comidas, tratamientos de belleza, transporte, jardinería y reparaciones ocasionales conocidas popularmente como "chambas". Mientras que el comercio abarca actividades como ventas al por menor, en la calle y a domicilio.

Otros sectores que acogen a estas microempresas en el hogar –aunque en menor proporción– son la agricultura, donde el 14,5% se dedica a este tipo de labores, y la industria, con el 20,9%.

Eso sí, los pequeños negocios en hogares del país que se dedican al agro emplean al 28,6% de las personas que trabajan en este tipo de empresas, solo por detrás de los servicios, que ocupan al 32,6%.

Luis Miguel Alfaro, coordinador de la encuesta del INEC, explicó que entre 2015 (fecha de la anterior Enameh) y 2017 hubo un crecimiento en la cantidad de microempresas en los hogares que se dedican a servicios.

Los emprendimientos de este tipo que ofrecen servicios, pasaron del 39%, en el 2015, al 42,2%, en el 2017. En el caso del comercio sigue como el segundo sector que ofrece más oportunidades a las microempresas, pero cayó del 26,3% al 22,6%, en el mismo periodo.

Opciones de empleo

En momentos donde la tasa de desempleo de Costa Rica se estanca en niveles del 9%, las pequeñas empresas que se gestan y desarrollan en los hogares del país se convierten en una opción para abrir puestos de trabajo.

Las microempresas de los hogares generaron 768.258 empleos durante el 2017, el 72,1% de estos puestos fueron permanentes y el 27,9% ocasionales.

También se registró un crecimiento en la cantidad de puestos laborales en este tipo de empresas. En el 2017, reportaron alrededor de 28.000 plazas más en comparación con el estudio del 2015.

Daniel Alvarado y Xinia Acosta, tienen una pequeña empresa que operan en su hogar en Tibás, desde hace 39 años.
Daniel Alvarado y Xinia Acosta, tienen una pequeña empresa que operan en su hogar en Tibás, desde hace 39 años.

El estudio del INEC considera una microempresa del hogar cuando se cumplen tres criterios: no está inscrita como persona jurídica, no cuenta con contabilidad formal y el propietario no tiene salario fijo asignado.

Estos proyectos tienen características similares a las pequeñas y medianas empresas (pymes), ya que, por ejemplo, el 69,2% son dirigidas por personas que trabajan solas y por su propia cuenta.

De acuerdo con la encuesta, son comandadas principalmente por hombres (63,3%) mientras que las mujeres lideran el 36,7%.

La edad adulta es otra de las características de quienes dirigen microempresas desde sus hogares, pues siete de cada 10 tienen entre 35 y 64 años.

Sobre las motivaciones para iniciar, destaca que casi cinco de cada 10 personas deciden comenzar su propia empresa porque encuentran una oportunidad de negocio en el mercado, mientras que cuatro de cada 10 lo hace por necesidad económica.

Daniel y Xinia arrancaron hace casi cuatro décadas porque vieron la oportunidad de llenar un vacío en el mercado nacional. En ese entonces muy pocas empresas vendían cortinas a los hoteles y comercios.

La receta que estos emprendedores aplicaron hace 39 años no ha cambiado. "Solo hay que ver con atención qué hace falta y cómo puedo ofrecerlo a buenos precios y con calidad", aseveró Alvarado.

Y así es como en los últimos dos años aumentó la cantidad de microempresas en los hogares del país, y con ellas, los empleos independientes generados por estos proyectos.

El deseo de tener una empresa y ser su propio jefe, pesó en casi el 19,7% de las personas que quisieron iniciar su idea.

La encuesta del INEC se realizó entre el 4 de setiembre y el 6 de octubre del año pasado, con una muestra de 3.500 hogares productores. Las variables medidas en el estudio tienen un nivel de confianza del 95%.

Por cierto, la microempresa de don Daniel arrancó porque él tenía el deseo de ser su propio jefe, en la actualidad solo trabaja con su esposa y es un ejemplo vivo de que un hogar puede operar un negocio con éxito a lo largo del tiempo.