Finanzas

Póliza del SOA se queda corta para cubrir a lesionados en accidentes

Cobertura de ¢6 millones protegía al 97% de los afectados, en 2016, y bajó a 93%, en 2020. Sugese considera que monto debería subir a ¢14 millones para sufragar gastos médicos

La cobertura del Seguro Obligatorio de Vehículos Automotores (SOA) se queda cada vez más corta para proteger a las personas lesionadas en un accidente de tránsito en las carreteras de Costa Rica.

El monto básico de ¢6 millones alcanzó, en el 2020, para sufragar los gastos del 93,2% de las personas afectadas en un choque o atropello, es decir, a 24.000 pacientes.

Sin embargo, cuatro años antes, era suficiente para cubrir al 97% de los lesionados, según se desprende el Informe de revisión del monto de cobertura del SOA para 2022, elaborado por la Superintendencia General de Seguros (Sugese).

El estudio alertó sobre la tendencia y recomendó modificar la actual fórmula de cálculo de la indemnización. Además se estimó que la póliza se equilibra al elevar el monto básico a ¢14 millones.

Pese a los observaciones, la póliza obligatoria mantendrá la indemnización básica de ¢6 millones dado que el Reglamento de Seguro Obligatorio para Vehículos Automotores establece que la metodología debe revisarse, cuando la cobertura solo cubra el 90% de los lesionados.

El Instituto Nacional de Seguros (INS), única empresa proveedora de la póliza, destacó que al Poder Ejecutivo le corresponde valorar las recomendaciones de la Sugese.

“El INS, como empresa de seguros, no tiene competencia para la determinación de la cobertura básica”, informó el Departamento de Comunicaciones de la aseguradora estatal.

El estudio de la Superintendencia destaca que, una vez agotado el monto de indemnización de la póliza, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) asume los gastos.

“Cuando se acaba la cobertura (del SOA) es la Caja la que cubre los costos, son aproximadamente ¢10.000 millones al año, y son los casos más graves y onerosos”, enfatizó el superintendente del ramo Tomás Soley.

Entre el 2016 y el 2020, la CCSS subsidió al SOA en ¢47.000 millones, según el registro de Sugese.

Sin embargo, Soley dijo que el monto sería mayor porque la Caja aún trabaja en la depuración de sus datos.

Por ejemplo, la Superintendencia encontró en la base de datos suministrada por la Caja, casi 2.000 casos no incorporados entre el 2011 y 2018, lo que significó costos por ¢5.000 millones no contemplados en dicho periodo.

Además, al cotejar la información con los datos del Instituto Nacional de Seguros (INS), único oferente de la póliza, la Sugese encontró 3.872 facturas adicionales cobradas, pero no registradas en los datos de la institución hospitalaria.

El SOA es una póliza obligatoria que cubre a los ciudadanos en caso de accidentes, como atropellos o colisiones. Es el segundo componente de mayor peso en la tarifa del marchamo pues representa el 20% del costo total.

El rubro de más relevante es el impuesto a la propiedad de vehículos que equivale al 70% del pago del derecho de circulación. El restante 10% se distribuye entre tasas especiales, municipales e infracciones de tránsito.

Modificar cálculo

La Superintendencia propuso cambiar la actual fórmula de cálculo de la cobertura del SOA, para reducir el traslado de costos a la Caja, confirmó Soley.

Actualmente, la regulación establece que el monto de indemnización básico debe cubrir el 90% de la frecuencia de los siniestros.

La entidad supervisora propuso que en el reglamento se incluya que la póliza cubra el costo total de los siniestros.

“Con la finalidad de estimar el monto de cobertura que se requeriría para cumplir con la propuesta de reforma normativa, se realizó una simulación (…) como resultado se obtuvo que el monto de cobertura que se necesitaría sería de ¢14 millones”, se destaca en el estudio.

Soley reconoció que elevar la indemnización, eventualmente, generaría un incremento en el monto de la prima del seguro obligatorio.

La tarifa del SOA, para este año, se estableció en ¢24.099 para automóviles livianos, lo cual significó un incremento del 3,4% respecto al año pasado. El costo para las motocicletas está en ¢83.786, o sea, 6,5% más en comparación con el 2020.

El INS destacó que la tarifa de la póliza se calcula buscando que sea suficiente para hacer frente a los siniestros registrados anualmente, y con base en la indemnización de ¢6 millones. La Superintendencia General de Seguros es el órgano encargado de aprobarla.

La empresa estatal informó de que, durante este año, hubo una reducción en la mora del marchamo.

Hasta este viernes 23 de julio, el 4,5% de los propietarios de 1,56 millones de vehículos estaban morosos. Mientras que el año pasado, al mismo periodo, el 6,6% de los dueños de automóviles no habían pagado.

Los diputados acordaron el año pasado, como parte de las medidas económicas para contrarrestar los efectos de la pandemia de la covid-19, una reducción de entre el 15% y el 50% en el impuesto a la propiedad en el caso de automóviles que no superen los ¢15 millones.

Dicha medida generó que la recaudación del marchamo 2021 fuera de ¢211.679 millones, es decir, casi ¢57.000 millones menos, respecto a los ¢268.518 millones facturados en el 2020.

Suben accidentes

Por otra parte, los siniestros provocados en las carreteras costarricenses reportan una tendencia de aumento, durante este año, luego de la caída reportada en el 2020 a raíz de las restricciones vehiculares.

Entre enero y mayo de este año, se reportaron 11.000 personas lesionadas por accidentes de tránsito en carretera, es decir, un incremento del 3% respecto a los 10.700 reportados al mismo periodo del 2020.

Sin embargo, el año pasado, hubo una baja del 20%, con base a las 13.400 personas lesionadas en ese periodo del 2019, según los datos de Sugese.

“Entre los datos alarmante es el de los fallecidos. El año pasado, hasta mayo, eran 73 personas, y para este año se elevó a 101 personas. Volvió al nivel del 2019”, dijo el jerarca de Sugese.

Soley destacó que el registro se vuelve a elevar a raíz de los siniestros en donde hay involucrados motociclistas.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.