Por: Patricia Leitón.   17 abril

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) propone a Costa Rica ampliar la definición de educación a la cual Costa Rica le debe dedicar recursos equivalentes a un 8% de la producción.

Centro de Cuido y Desarrollo Infantil de San Juan de Dios de Desamparados. La OCDE propone reforzar los recursos a centros y que pasen a formar parte del 8% de la producción que se debe otorgar a la educación. Fotos Melissa Fernández Silva
Centro de Cuido y Desarrollo Infantil de San Juan de Dios de Desamparados. La OCDE propone reforzar los recursos a centros y que pasen a formar parte del 8% de la producción que se debe otorgar a la educación. Fotos Melissa Fernández Silva

Actualmente, estos recursos cubren el presupuesto del Ministerio de Educación, el cual hace una transferencia a las universidades públicas de este monto.

La Organización considera que se podría incluir también la atención de la primera infancia, el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y la capacitación para los trabajadores del sector público que están bajo el régimen del Servicio Civil, por ejemplo.

(Video) OCDE recomienda a Costa Rica contabilizar gastos en INA y maternal como parte del 8% del PIB

Por esta vía la entidad multilateral considera que se podría reducir el gasto del Gobierno, según lo explica en su informe económico sobre Costa Rica, del 2018, publicado la mañana de este martes 17 de abril.

Helio Fallas, ministro de Hacienda, manifestó este martes que la idea de ampliar la definición de gasto en educación debería valorarse, más en la situación fiscal en la que está Costa Rica.

La decisión implicaría un recorte indirecto de recursos a este sector. La OCDE ha cuestionado en varias ocasiones, y este año lo vuelve a hacer, los resultados que obtiene el país con esta inversión, pues el gasto por estudiante casi se ha duplicado en la última década y los resultados no son acordes.

La orden constitucional de subir de un 6% a un 8% de la producción el presupuesto a la educación se estableció en el 2011, pero no se ha podido alcanzar, pues no se asignaron recursos adicionales para lograrlo.

Para este año, ese 8% equivale a unos ¢2,7 billones de colones.

“La valoración general (de Costa Rica) es positiva, pero queda mucho por hacer para entrar a la Champions League”, expresó Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

Además, fue enfático en que el problema que más amenaza la estabilidad y el crecimiento de Costa Rica es el déficit del Gobierno Central.

“Es preciso actuar con urgencia, aprovechando que parecerían existir condiciones en la economía internacional que parecería que van a ayudar”, añadió.

Déficit amenaza

Actualmente, Costa Rica enfrenta siete años consecutivos de importantes déficit fiscales (exceso de gasto del Gobierno) que hace que cada año la deuda del Gobierno Central suba, lo cual amenaza con perjudicar a todos los habitantes vía tasas de interés, precios y devaluación, entre otros.

“Si no se hacen esfuerzos para recaudar ingresos tributarios adicionales y reducir el gasto, la brecha se financiará mediante la emisión de deuda adicional, la cual, según las tendencias actuales, alcanzará el 65% del PIB (producto interno bruto) para el 2022, un nivel que se considera excesivo para una economía emergente como Costa Rica, con una capacidad limitada para la recaudación de impuestos”, advirtió el organismo.

“Un desempeño fiscal débil podría perjudicar el modelo exitoso de desarrollo de Costa Rica”, añadió el informe.

La OCDE es una organización que agrupa a 35 países miembros y su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas.

Costa Rica se encuentra en un proceso de adhesión a esta organización, que se inició el 9 de abril del 2015. Como parte de esta adhesión, la Organización realiza informes en los cuales señala los problemas del país para mejorar la situación de sus habitantes y aporta recomendaciones.

En el informe de este año, la organización considera prioritario restablecer la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Este martes 17 de abril se presentó el informe económico 2018 de la OCDE, sobre Costa Rica, en el Hotel Real Intercontinental. Álvaro Pereira, economista principal de la OCDE, reiteró que el país no tiene margen para posponer la reforma fiscal.
Este martes 17 de abril se presentó el informe económico 2018 de la OCDE, sobre Costa Rica, en el Hotel Real Intercontinental. Álvaro Pereira, economista principal de la OCDE, reiteró que el país no tiene margen para posponer la reforma fiscal.

“Se debe implementar, de inmediato, un paquete integral de reformas para estabilizar la relación de deuda a PIB, que incluya medidas para reducir el gasto de Gobierno, aumentar los ingresos tributarios, fortalecer la regla fiscal y reducir los gastos asignados por la vía legislativa, así como la asignación presupuestaria de fondos con destinos específicos”, señala la organización, en el informe.

Añade, también, la simplificación del régimen de empleo público y un mejor control de los gastos en salarios, la creación de un marco multianual de gastos y la modernización de la gestión de la deuda, que reducirían la relación de deuda a PIB a niveles prudentes.

Para atender este problema, la Asamblea Legislativa tramita el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. No obstante, de aprobarse este plan se estima que generaría recursos equivalentes al 1,9% de la producción y en el 2017 el exceso de gastos sobre ingresos del Gobierno fue de 6,2% de la producción.

Medidas de consolidación fiscal Efecto estimado de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (% del PIB) Recomendación de la OCDE (% del PIB)
IVA 0,90 0,90
Renta 0,50 0,50
Compensación trabajadores del sector público 0,02 0,02
Regla fiscal 0,50 0,50
Reducción de los gastos asignados por la legislación No contiene 1,08
Total 1,92 3,00

La OCDE considera que se requiere que la reforma genere al menos un punto más de la producción para estabilizar la deuda del Gobierno en un 50% de la producción.

Ese punto podría salir de una reducción del gasto que se podría generar al agrupar todo el gasto en educación en el 8%.

“La estrategia más efectiva a corto plazo sería reducir los gastos obligatorios en 1,08% del PIB. Una forma de lograr esto sería adoptando una definición más amplia de servicios educativos y clasificando todo el gasto en educación y atención de la primera infancia, el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) –que ofrece formación vocacional– y la capacitación para el servicio civil, bajo el gasto obligatorio en educación que está consagrado en la Constitución (equivalente al 8% del PIB)", señaló el organismo.

Problema en Costa Rica, según OCDE Recomendación de la OCDE
El desempeño fiscal es débil y continúa deteriorándose Implementar medidas inmediatas para reducir el déficit presupuestario en tres puntos porcentuales de la producción durante 2018-2020. 
La independencia del Banco Central en la conducción de la política monetaria puede mejorarse. Adoptar el proyecto de ley que reforma la designación del presidente del Banco Central.
La dolarización y los desajustes de divisas son altos. Reducir gradualmente las intervenciones en el mercado de divisas.
Los riesgos financieros sistémicos continúan. Fortalecer la regulación prudencial de los préstamos de divisas a los deudores que no tienen ingresos en esa divisa.
El sistema de múltiples salarios mínimos agrava los costos de cumplimiento, creando distorsiones e inequidades. Continuar avanzando hacia el establecimiento de una menor cantidad de salarios mínimos.
Según los estándares de la OCDE, la proporción del empleo informal es alta y no ha disminuido. Implementar un plan integral para reducir la informalidad, que incluya un mayor cumplimiento con las obligaciones de pago de contribuciones.
Las desigualdades de género en el mercado laboral son altas. Aumentar la disponibilidad de servicios de atención infantil financiados con fondos públicos. Incluir todo el gasto en  atención de la niñez en edad temprana dentro del 8% de la producción de educación.
El gasto en educación es elevado, pero los resultados son pobres.  Establecer mejores resultados educativos como el principal objetivo de la política, en lugar de centrarse en el gasto.
En el sector bancario, la competencia deficiente impulsa los costos de intermediación. Ingreso de más empresas FinTech (tecnología financiera), reforzar la Comisión de la Competencia y continuar plan de acción sobre Gobierno Corporativo, entre otras.
Los obstáculos al emprendimiento son considerables. Establecer una ventanilla única para el registro y concesión de licencias comerciales y presentar objetivos de rendimiento, entre otros.
La infraestructura del transporte es deficiente debido a que existe un entorno institucional complejo. Mejorar la coordinación entre diferentes organismos de obras públicas especificando competencias y otorgando el control general a un solo órgano director.
Fuente:   Estudio económico de la OCDE sobre Costa Rica 2018.

La organización explica que hay margen para aumentar la recaudación de impuestos, continuando con los esfuerzos actuales en la lucha contra la evasión y elusión fiscal, por ejemplo y para mejorar la eficiencia del gasto; sin embargo, se requerirá tiempo para implementar dicha reforma del sector público y por ello requiere aplicar una estrategia que rinda frutos en el corto plazo.

Álvaro Pereira, economista principal de la OCDE, reiteró que ya Costa Rica no tiene margen para posponer la reforma fiscal, y que “no puede jugar con fuego”.

Comentó que hay margen para aumentar más los impuestos, por ejemplo, solo el 14% de los asalariados pagan impuesto sobre la renta y en gastos fiscales (exenciones) hay más de 1.200.

La OCDE también hace recomendaciones para mejorar la situación del mercado laboral, así como reducir la desigualdad en el país, que es alta comparada con los países de esta organización.

En el informe del 2018, al igual que el anterior, la organización destaca los logros sociales del país, como los sistemas de atención de la salud, educación primaria y pensiones prácticamente universales, la gestión cuidadosa de los recursos naturales, la apertura comercial y la inversión extranjera directa (IED) como una parte integral del exitoso modelo de crecimiento de Costa Rica.

Nota del editor: información actualizada a las 10:00 a. m. con declaraciones de Helio Fallas, ministro de Hacienda, y Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.