Óscar Rodríguez. 26 octubre, 2018
Durante las dos sesiones de canje de bonos, Hacienda alargó parte de la estructura de la deuda pública al darle a inversionistas nuevos títulos con vencimiento entre el 2023 y 2030. Foto: Rafael Pacheco

El Ministerio de Hacienda logró el cambio de bonos por un valor equivalente a ¢318.593 millones en el “megacanje” de deuda efectuado este jueves 25 y viernes 26 de octubre.

El monto representa el 15,9% de los ¢2 billones convocados por Tesorería Nacional a refinanciar con inversionistas locales por títulos en colones con vencimiento entre el 2018 y 2020.

En la segunda jornada de subasta, efectuada este viernes, el Gobierno consiguió el canje de ¢196.502 millones, informó Johnny Mora, director de Fondos de Inversión de Grupo Acobo.

El 98,4% de los títulos tenían vencimiento al 2020.

Los inversionistas recibieron a cambios títulos que vencen en el 2023. El saldo asignado fue de ¢157.927 millones, detalló Mora.

El resto fueron operaciones con bonos al 2025, 2028 y 2030.

En la sesión del jueves, Hacienda pudo efectuar el recambio de bonos por ¢122.091 millones.

“La importancia de esta operación, que se convocó por medio de la Bolsa Nacional de Valores para el mercado financiero, es que permite ordenar de mejor manera los vencimientos de los próximos dos años y con ello disminuir las presiones” expuso Mauricio Arroyo, subtesorero Nacional.

Arroyo explicó que los canjes le permiten al Gobierno alargar el perfil de sus vencimientos y reducir el riesgo de refinanciamiento, mientras que al inversionista le ayuda a reestructurar y diversificar su portafolio, lo que conlleva una mejora en la liquidez y valoración de sus inversiones.

El funcionario añadió que la reestructuación de la deuda alcanzaría los ¢400.000 millones, pues se incluirán bonos renegociados directamente con instituciones públicas.

El canje es un mecanismo que permite a los emisores e inversionistas negociar –de previo al vencimiento de un título– la renegociación de sus condiciones, considerando para ello bonos que están en circulación en el mercado de valores costarricense.

Hacienda primero realizó el proceso de venta de las nuevas series que deseaba colocar, y posteriormente, hizo la compra de los valores que deseaba cambiar.

Respiro

El economista de Acobo consideró que el resultado del “megacanje” fue positivo para el Gobierno, pues refinanció el equivalente a $519 millones, en dos días de subastas.

“Las series canjeadas alargan el plazo de vencimiento de la deuda, por la cual la urgencia de corto plazo disminuye significativamente”, recalcó Mora.

Para Vidal Villalobos, asesor económico de Prival Bank, el proceso es un aliciente en el camino de reestructuración de la deuda pública.

Villalobos añadió que las otras medidas implementadas, como el contrato de colocación de deuda y la recuperación de recursos sin usar por instituciones públicas, dan un respiro al Gobierno.