Óscar Rodríguez. 16 octubre, 2018
El 65% de los ¢733.197 millones invertidos en el extranjero pertenecen a clientes del Banco Popular. Foto: Melissa Fernández Silva.
El 65% de los ¢733.197 millones invertidos en el extranjero pertenecen a clientes del Banco Popular. Foto: Melissa Fernández Silva.

Los fondos de pensiones complementarios cuadruplicaron, en un lapso de cinco años, las inversiones del dinero de sus clientes en el extranjero.

Hasta setiembre anterior, el 12% del saldo total de los recursos administrados por las Operadoras de Pensión Complementarias (OPC), es decir ¢733.197 millones ($1.230 millones), estaban colocados en títulos emitidos por entidades internacionales.

Sin embargo, al mismo periodo del 2014, la porción del portafolio en el exterior era del 3%, según datos de la Superintendencia de Pensiones (Supén).

Las OPC consultados por La Nación explicaron que la migración se generó como estrategia para diversificar las inversiones y reducir los riesgos generados –en el mercado local– por los desequilibrios fiscales del Gobierno.

De los recursos colocados fuera del país, el 65% pertenece a clientes de Popular Pensiones, es decir ¢477.500 millones ($800 millones), muestran los datos de la Supén.

A setiembre pasado, las cotizaciones de los clientes las seis operadoras ascendió a ¢6,2 billones. El monto está conformado por el Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP), el Fondo de Capitalización Laboral (FCL) y los fondos voluntarios.

Dicho dinero pertenece a más de 2,6 millones de trabajadores afiliados a una operadora.

Crece apuesta en el extranjero
Crece apuesta en el extranjero
Incertidumbre local

Las operadoras complementarias iniciaron, hace varios años atrás, un paulatina proceso de invertir recursos en el extranjero.

La medida se aplicó para diversificación las carteras administradas y reducir sus inversiones en títulos de deuda del sector privado en especial en el Ministerio de Hacienda, apuntó Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena, la operadora del Magisterio Nacional.

“Las operadoras aún tenemos mucha opción para invertir fuera del país, pues el límite establecido es del 25% del total del portafolio y estamos en menos del 15%. Hay espacio para colocar en el extranjero”, señaló Solórzano.

Actualmente la mitad de los ¢6,2 billones están colocados en bonos de deuda del Gobierno.

Para intentar mitigar los efectos de la concentración en títulos de Hacienda, las operadoras elevaron la apuesta en el extranjero principalmente en los últimos 12 meses.

La información estadística de Supén muestra que, en setiembre del año pasado, del total del portafolio el 8% estaba invertido en el exterior. Además, según esas cifras, en los últimos 12 meses el saldo de recursos destinados a instrumentos emitidos en el mercado internacional dio un salto relevante, pues de representar ese 8% de total de la cartera, pasó al 12%, muestran los datos de Supén.

“En mercados poco profundos como el costarricense, no es posible neutralizar el riesgo de mercado de los portafolios, por lo cual se hace necesario la inversión en mercados internacionales”, explicó Mauricio Ávila, gerente de Popular Pensiones.

Ávila enfatizó que cada OPC debe hacer una “administración de los riesgos del mercado local”.

Retos externos

Elevar el portafolio de inversiones en el extranjero implica varios retos para las operadoras complementarias.

El principal es que la tasa de interés, pues los rendimientos de las emisiones en el exterior son menores frente a las ofrecidas por Hacienda.

Los instrumentos de inversión internacional toman como referencia los bonos a 10 años de la Reserva Federal de Estados Unidos, los cuales pagan actualmente 3,15%.

Mientras que un título de deuda en dólares del Gobierno costarricenses, colocado en el país, paga un rendimiento entre 6,20% y 7%.

“La búsqueda de un portafolio eficiente es la mejor forma de mitigar los riesgos de mercado, tasa de interés y riesgo país”, recalcó Héctor Maggi, gerente general de la OPC de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Una de las ventajas para las administradores de fondos de pensiones es que los vencimientos de las inversiones en el exterior son a largo plazo.

La mayoría de los títulos adquiridos fuera del país se cobrarán del 2050 en adelante, se detalla en el Informe de Coyuntura y Supervisión del Sector de Pensiones de Supén de junio anterior.

Esta situación brinda estabilidad en los rendimientos de los portafolios de las OPC a largo plazo, según dicho informe.

Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena, confirmó que aumentar las inversiones en el extranjero tendría el efecto de elevar el precio del dólar en el país.

“Las operaciones deben hacerse de forma ordenada sino puede generarse una presión cambiaria”, dijo Solórzano.

Los clientes de las operadoras cotizan en colones para sus pensiones individuales, con lo cual las OPC deben adquirir dólares en el país antes de invertir fuera.

Estas son las cinco empresas donde más invierten los fondos de pensiones en el extranjero

Las seis operadoras de pensiones complementarias invierten los recursos de sus clientes en casi una treintena de bancos y fondos de inversiones en el extranjero.

Prácticamente todos estas compañías y sus emisiones cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Sin embargo, solo cinco empresas concentran el 60% de los ¢733.197 millones ($1.230 millones) colocados en instrumentos internacionales a setiembre anterior.

Deutsche Bank. En el banco alemán estaban invertidos, hasta setiembre pasado, ¢129.556 millones ($217 millones) en fondos de inversiones de dinero y en índices vinculados a la bolsa de Nueva York.

Todos los recursos colocados en la entidad alemana pertenecen a clientes de Popular Pensiones, según los datos de la Superintendencia de Pensiones (Supén).

S&P 500 ETF Trust. Este es un fondo de inversiones que genera la rentabilidad siguiendo la evolución del índice Standard & Poor’s 500.

Hasta setiembre pasado, las operadoras Popular Pensiones, Vida Plena y CCSS OPC tenían invertidos ¢113.697 millones ($191 millones).

JP Morgan. Es una empresa financiera dedicada a la gestión de activos e inversiones privadas. Es la principal entidad financiera de Estados Unidos.

En esta entidad, las OPC tenían invertidos ¢65.651 millones ($110 millones). Popular Pensiones es la única que ha colocado dinero en esta institución financiera.

Black Rock Fund Advisors. Es una empresa estadounidense de gestión de inversiones privadas. Entre sus clientes están fondos de pensiones y entidades gubernamentales de diferentes países.

Popular Pensiones y CCSS OPC tenían invertidos ¢64.818 millones ($109 millones) hasta setiembre pasado en diferentes instrumentos financieros.

Goldman Sachs. Es uno de los bancos de inversión y de valores más grandes del mundo de origen estadounidense.

En esta entidad, Popular Pensiones tenía invertidos ¢56.927 millones ($96 millones) a setiembre anterior.