Finanzas

Grupo Monge cambia el nombre a su financiera y le encomienda un plan de crecimiento

Entidad cuenta con 290.000 clientes y brinda préstamos para compra de electrodomésticos, tarjetas de crédito y le compra deudas a otras tiendas comerciales

Financiera Monge adoptó oficialmente el nombre de sus propietarios y dejó atrás la marca Credilat, con la cual nació, en el 2017, cuando Grupo Monge creó una entidad regulada por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Precisamente, Sugef autorizó el cambio de nombre, el pasado 19 de enero, y la empresa privada informó a sus inversionistas y al mercado bursátil la modificación, el pasado 2 de marzo mediante un hecho relevante, una vez que la marca quedó debidamente inscrita en el Registro Público.

“En el 2017, decidimos tomar el nombre de Credilat, pero en la mente del cliente siempre seguimos siendo Monge. Entonces, era una progresión natural asociar el negocio financiero con el Grupo Monge (...) consideramos muy natural ponerle un apellido que hable lo que está detrás de la financiera en la que los inversionistas depositan su confianza”, explicó Eduardo Fallas, gerente general de la entidad.

El vocero comentó que algunos de los productos de la financiera los ligaron, previamente, al nombre de su casa matriz. Por ejemplo, el crédito para compra de electrodomésticos en las tiendas de la empresa migró de Flexi Pagos a Flexi Monge.

“En el 2020, sacamos Tarjeta Monge que es una tarjeta de crédito internacional con Mastercard y, en diciembre del año pasado, lanzamos Monge Pay que es una plataforma de servicios financieros que permite solicitar créditos, pagarlos o consolidar los saldos de forma inmediata, así como utilizar la plataforma en comercios afiliados donde tenemos 1.700 afiliados”, contó Fallas.

El gerente confirmó que pronto lanzarán el producto Monge Emprendedor. “Este es un proyecto netamente de financiera y lanzaremos un proyecto de crédito para pequeña y mediana empresa que realmente apoye las necesidades de los microempresarios”, afirmó.

El objetivo de la financiera será contar con espacios físicos en algunas tiendas, donde ejecutivos reciban a los clientes para brindar la asesoría y la colocación de productos.

Monge se fundó en 1974, en el centro de Alajuela, como uno de los primeros almacenes de electrodomésticos y muebles del país. Actualmente, tienen 180 tiendas en el país, y presencia en Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y Perú.

En Perú y Nicaragua también cuentan con una micro financiera y están en proceso de crearla en Guatemala.

El principal negocio de Financiera Monge es brindarle microcréditos a los clientes que acuden a las Tiendas Monge para compra de bienes. Sin embargo, también cuentan con convenios con El Lagar, El Colono, así como ciclos, farmacias, tiendas Nike, Penny Lane, entre otros.

Cuando la financiera abrió, en le 2017, el crecimiento económico del país empezaba a desacelerarse, lo que implicó un freno en la confianza del consumidor hasta el 2019, cuenta Fallas. En el 2020, llegó la pandemia. Empero, las finanzas de la entidad y la colocación de préstamos no se afectó y mantuvo la venta de servicios a 290.000 clientes activos.

Por ejemplo, la cartera de crédito reportó un saldo de ¢73.407 millones a diciembre del año pasado; en comparación con los ¢17.493 millones en el mismo periodo del 2017, cuando la entidad se inscribió, muestran los datos publicados en la Sugef.

Fallas resaltó que el crecimiento del negocio de financiamiento no se vio afectado de manera significativa por la crisis sanitaria, de hecho el 2020 fue un año de aumento en el negocio. El avance ocurrió en la Gran Área Metropolitana (GAM) en donde muchos clientes compraron productos necesarios para realizar teletrabajo.

Dicho fenómeno se transfirió en mayores ingresos por los pagos de crédito. En el 2020, esta cuenta ascendió a ¢26.624 millones, es decir, 18,5% más, respecto a los ¢22.458 millones, del 2019.

Para el 2021, el ritmo de crecimiento se redujo, pues el ingreso fue de ¢27.910 millones, lo que implicó un ascenso de 4,8% en relación con el año previo, según datos de la Sugef.

“Financiera Monge, como compra créditos de la empresa hermana GMG Servicios, todavía tenía espacio para comprar préstamos y seguir creciendo. En el 2020, sí hicimos una pausa en el crecimiento del financiamiento y decidimos estar totalmente líquidos al no saber cuánto iba a durar la pandemia, y llegamos a tener hasta $28 millones en efectivo e inversiones adicionales al encaje mínimo legal”, explicó Fallas.

Esa decisión produjo una reducción en las utilidades netas (después del pago de impuestos) el año pasado. Estas ascendieron a ¢2.350 millones, es decir una baja de 24% respecto a los ¢3.095 millones, del 2020.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.