Patricia Leitón. 12 marzo
Recientemente, concesionarios adquieron 12 unidades de buses eléctricas que operarán en rutas de San José, Cartago, Alajuela, Heredia, Limón y Guanacaste. El plan de descarbonización en Costa Rica incluye la electromovilidad. Fotografía: Juan Diego Córdoba.
Recientemente, concesionarios adquieron 12 unidades de buses eléctricas que operarán en rutas de San José, Cartago, Alajuela, Heredia, Limón y Guanacaste. El plan de descarbonización en Costa Rica incluye la electromovilidad. Fotografía: Juan Diego Córdoba.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un crédito por $230 millones para la descarbonización en Costa Rica, el primero de su tipo en el mundo, informó la entidad, mediante un comunicado.

El crédito del BID por $230 millones tiene un plazo de amortización de 20 años, un período de gracia de cinco años y medio y una tasa basada en la Libor.

Además, cuenta con un financiamiento paralelo de un préstamo para políticas de desarrollo de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), de $150 millones.

El préstamo tiene como objetivo apoyar la implementación de reformas políticas enfocadas en fortalecer la gestión y el monitoreo de la acción climática en Costa Rica, en los procesos de planeación, inversión y presupuesto público

Además, conservar y restaurar los ecosistemas de alta captación de gases de efecto invernadero; sustituir las prácticas agrícolas emisoras e incentivar el uso de energía eléctrica, particularmente avanzando hacia la electromovilidad y un transporte público moderno y eficiente, destaca la información.

“Estas actuaciones beneficiarán a la sociedad costarricense en general, a través de la creación de las condiciones necesarias para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que también resultarán en el aumento de la productividad agrícola, reducción de las presas y disminución de la contaminación del aire, además de responder a la crisis climática y a los compromisos internacionales asumidos por el país en el Acuerdo de París”, añadió la entidad.

Beneficiarios

Las poblaciones del Golfo de Nicoya se verán especialmente beneficiadas con el financiamiento, gracias a la mejora en la gestión sostenible de los manglares, al aumentar la resiliencia a los riesgos climáticos, así como los productores agropecuarios al mejorar la resiliencia a desastres climáticos.

En febrero del 2019, Costa Rica lanzó su Plan Nacional de Descarbonización con el objetivo de convertirse en una economía de cero emisiones netas para el 2050, centrándose en 10 ejes que incluyen soluciones basadas en la naturaleza como la reforestación, así como la expansión del transporte eléctrico para reducir las emisiones y transformar la economía.

El BID apoyó al gobierno con el diseño del plan por medio del proyecto Rutas de Descarbonización Profunda y la plataforma NDC Invest.

En enero pasado, Fidel Jaramillo, quien era el respresentante del BID en Costa Rica, había informado que en el año 2019, el BID aprobó $575 millones a Costa Rica, lo cual fue un récord histórico; para el 2020 se tiene esta opeación por $250 millones para apoyar el plan de descarbonización y $145 millones para un programa, basado en resultados, para apoyar educación y empleabilidad

Actualmente, existen 10 operaciones activas con el BID, con un saldo por ejecutar de $1.575 millones.