Patricia Leitón. 2 noviembre, 2018
El presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, explicó que la medida golpeará el bolsillos de los deudores que tienen créditos a tasas variables, pero más negativo sería un crecimiento de la inflación.

El Banco Central anunció este jueves 1.° de noviembre el aumento de dos tasas de interés claves, con el fin de frenar las presiones sobre la inflación y el tipo de cambio.

La primera tasa que aumentó en un cuarto de punto porcentual fue la de política monetaria, de manera que el indicador escaló de 5% a 5,25%.

Esta tasa es la que utiliza el Banco Central como referencia para conducir el costo de las operaciones a un día plazo en el Mercado Integrado de Liquidez, donde negocia recursos con las entidades financieras y mediante el cual le da préstamos o acepta depósitos a las entidades.

Con el alza de esta tasa aumenta el costo que tienen las entidades para conseguir recursos, por lo cual habría de esperar que también impacte las tasas que cobran por los créditos. Con tasas más altas las personas consumen menos y por lo tanto presionan menos los precios.

El Banco Central también aumentó la tasa de interés bruta de los depósitos electrónicos que ofrece al público y donde puede invertir cualquier persona que tenga certificado digital y un monto mínimo de ¢100.000.

Esta medida busca incentivar a las personas a ahorrar en colones y reducir así la presión sobre el tipo de cambio por el traslado de inversiones de la moneda nacional a la extranjera.

Con el ajuste, la tasa bruta para depósitos electrónicos a seis meses en el Banco Central quedó en 8%, mientras que la tasa promedio para ese plazo que ofrecía la banca estatal en la última semana de octubre era de 6,71% y la privada de 7,39%.

Tasa de política monetaria
Tasa de política monetaria
Entidades cautelosas

Estos aumentos obligarán a las entidades a subir sus tasas para ahorros si quieren captar recursos del público y, como esto incrementa sus costos, posiblemente también ajustarán sus tasas para créditos.

La Nación consultó ayer a varias entidades financieras sobre si harán un ajuste tras la decisión el Banco Central y señalaron que evalúan la situación.

“Scotiabank revisará la nueva información compartida por el Banco Central de Costa Rica en función de evaluar sus efectos en la estrategia de fondeo y colocación de los productos de crédito, procurando una relación equilibrada con nuestros clientes”, contestó Mario Vásquez, director de Tesorería de Scotiabank.

“Coopeservidores está valorando el tema considerando la coyuntura económica, ya que nuestro interés siempre será el bienestar de nuestros asociados y su calidad de vida”, informó Erick Loría, director de Negocios de Coopeservidores.

El economista José Luis Arce consideró que las entidades sí tendrán que hacer ajustes en sus tasas, pues además están presionadas por la demanda de recursos del Ministerio de Hacienda.

“En una situación normal en donde el crédito creciera uno pensaría que los bancos por ganar mercado bajarían los márgenes, pero como tenemos muchos meses de cuasi estancamiento de crédito, el volumen no crea espacio para reducir márgenes”, comentó el analista.

“Más bien me temo que algunos bancos - especialmente los menos eficientes y los que no pueden ajustar con facilidad sus costos - deben estar sufriendo en rentabilidad y lo que harán es tratar de trasladar a las tasas ese aumento”, añadió.