Óscar Rodríguez. 10 noviembre
Las operadoras complementarias de pensiones administraban, hasta setiembre anterior, ¢6,2 billones de recursos propiedad de más de 2,6 millones de trabajadores. Foto ilustrativa: Albert Marín
Las operadoras complementarias de pensiones administraban, hasta setiembre anterior, ¢6,2 billones de recursos propiedad de más de 2,6 millones de trabajadores. Foto ilustrativa: Albert Marín

El aumento del precio del dólar revirtió la caída de casi 30 meses que experimentaban los rendimientos de los fondos de pensiones complementarios.

Las inversiones de los recursos administrados por las Operadoras de Pensiones Complementarias (OPC) comenzaron a reportar una aceleración –en la rentabilidad anual– a partir de mayo pasado.

En ese mes, las inversiones del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) tuvieron una rentabilidad de entre 2,47% y 5,10% entre las seis operadoras.

Mientras que, en setiembre anterior, los rendimientos se ubicaron en un rango de 4,40% y 5,52%, según la Superintendencia de Pensiones (Supén).

“El incremento en el precio del dólar (...) genera un aumento en el valor del portafolio al convertir las inversiones en moneda extranjera a moneda local, situación que contribuye a incrementar el rendimiento de los fondos”, explicó Mauricio Ávila, gerente general de Popular Pensiones.

Esta mejora empezó a registrarse cuando inició un proceso de aumento en el costo de la divisa, el cual se intensificó durante las últimas semanas. En mayo, el dólar cerró en ¢568,67 en el mercado mayorista pero para este 9 de noviembre, lo hizo en ¢620,90, de acuerdo a los datos del Central.

El informe de Coyuntura del Sistema Nacional de Pensiones, del segundo trimestre del 2018, emitido por la Supén, reseñó que la baja en la rentabilidad –reportada durante los últimos años– se generó por el aumento en las tasas de interés del país, lo cual afectó las inversiones de las operadoras.

Hasta setiembre anterior, las seis operadoras complementarias administraban un total de ¢6,2 billones. El principal fondo lo conforma el ROP con un saldo de ¢5,4 billones, seguido del Fondo de Capitalización Colectiva (FCL) con ¢152.347 millones y, los ¢108.620 millones de los regímenes voluntarios de jubilación, detallan las cifras de la Supén.

Esos recursos pertenecen a más de 2,6 millones de trabajadores.

Estructura por moneda

La apreciación del dólar también generó que la composición de la cartera de inversiones por moneda se modificara durante los últimos 12 meses.

Por ejemplo, en octubre anterior, el 25,4% de las inversiones totales de las OPC era en esta moneda extranjera, es decir ¢1,6 billones ($2.623 millones, al tipo de cambio de este viernes 9 de noviembre).

Mientras que, en el mismo mes del 2017, era el 20,4% es decir ¢1,1 billones ($1.867 millones).

Las operadoras complementarias expresan todas sus inversiones en colones pese a tener una porción en dólares debido a que su contabilidad debe hacerse en moneda nacional.

Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena, enfatizó que todas las operadoras tendrán resultados positivos por efecto del tipo de cambio.

“No solo los dólares han subido (de precio) sino que los instrumentos han rendido más por el aumento de tasas de interés, principalmente en el extranjero. Entonces hay un doble efecto”, recalcó Solórzano.

Popular Pensiones es la operadora que más dinero tiene invertido en moneda extranjera. A octubre pasado, el 32,7% del total de su portafolio, es decir ¢762.061 millones ($472 millones), estaba en instrumentos en dólares.

Un año antes era 25%, lo cual ascendió a ¢510.173 millones ($316 millones), de acuerdo a los datos de la Supén.

“La devaluación de la moneda nacional con respecto al dólar favorece a los fondos, lo anterior dependiendo de cuanto es la exposición a la moneda extranjera que presentan los fondos”. Mauricio Rojas, gerente BCR Pensiones.

La OPC de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) es la que más porción de su portafolio tiene en dólares, pues era el 39% a octubre pasado, es decir ¢124.664 millones. Doce meses antes fue el 32,5%, lo cual ascendió a ¢92.561 millones.

Por su parte, BAC Pensiones fue la que más incrementó la composición de inversiones en moneda extranjera.

En octubre del 2017, el 16% de de su cartera de inversiones estaba invertida en dólares. Mientras que, en el mismo periodo de este año, ascendió a 24%, es decir un incremento de ocho puntos porcentuales.

BCR Pensiones fue la operadora que menos modificó la composición de inversiones por moneda en los últimos 12 meses, pues se mantuvo en el 18% del total de los recursos administrados.