Óscar Rodríguez. 20 agosto
Las entidades financieras usan el sistema que contiene el récord crediticio de 2,1 millones de clientes para conocer el historial de pago de los deudores y ofrecer productos bancarios, como tarjetas de crédito y préstamos. Foto: Mayela López.
Las entidades financieras usan el sistema que contiene el récord crediticio de 2,1 millones de clientes para conocer el historial de pago de los deudores y ofrecer productos bancarios, como tarjetas de crédito y préstamos. Foto: Mayela López.

Los bancos hicieron masivas descargas de información crediticia de 2,1 millón de deudores en los últimos tres años.

Entre agosto del 2015 y julio de este año, las instituciones financieras hicieron 100,4 millones de consultas en el Centro de Información Crediticia (CIC). El 82% fue de la banca privada, confirmó la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Las cooperativas concentraron el 8,1% de las descargas, la banca pública el 6,3% y el resto de entidades el 3,8%.

El sistema –administrado por la Sugef– contiene el comportamiento de pago histórico de 2.137.115 personas y 39.939 empresas en todas las entidades financieras supervisadas del país.

Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia, dijo que el CIC es usado por la banca para corroborar el historial de pago –en el proceso de formalización de operaciones– y para fines mercadeo de las entidades, es decir, ofrecer productos bancarios como tarjetas de crédito o préstamos.

“La mayoría de consultas son de la banca privada porque es muy agresiva en el tema de tarjetas de crédito, por eso hay tanta concentración. Los tarjeteros son los principales usuarios”, explicó Alfaro.

Los millones de consultas de la banca sobre información crediticia de deudores se hace mediante mediante software robot.

El CIC contiene información como el número de operaciones de crédito del deudor, el nombre de la institución que otorgó el préstamo o tarjeta, el saldo de la deuda, el tipo de moneda, el monto de la cuota, la frecuencia de pago, entre otras.

Esta gran base de datos es alimentada, mensualmente, por las propias entidades financieras que remiten a la Superintendencia el comportamiento de pago de sus clientes.

Límite a descargas

Desde el 2014, la Superintendencia detectó un “uso desproporcionado del CIC” y la utilización de programas informáticos. El uso de estos mecanismos es lícito, pero restringió su uso durante el día.

Además instauró un sistema de verificación transaccional, conocido como CAPTCHA, que permite solo la realización de consultas una a una y no mediante un software, se detalló en la circular SUGEF-2737-2014.

Sin embargo, hubo entidades que no cumplieron con la orden y, por eso, desde el 20 de julio anterior, la Sugef prohibió a las entidades financieras el uso de dispositivos que bloqueen o inhabiliten la función del verificación individual del CIC de 7 a.m. a 7 p.m.

Además de que amplió la limitante del uso de robots las 24 horas de los días del 6 al 16 de cada mes, momento en que los bancos remiten su información financiera a la Superintendencia.

“Se les había dicho (sobre el uso de robot); pero no con una circular tan amenazante como la de ahora“, recalcó Alfaro.

La entidad que no cumpla la orden se expone a que deba usar el CAPTCHA siempre, según la orden SGF-2234-2018.

También recordó a las entidades la responsabilidad de asegurar la confidencialidad y uso adecuado de la información.

Información vital

Las entidades financieras consideran valioso y útil -para la salud del sistema financiero- las consultas de historial de pago de los deudores.

“No podemos afirmar que haya una descarga masiva. Lo que sí es claro, es que las entidades financieras cada vez deben mejorar su gestión de riesgos de crédito, para lo cual es de fundamental importancia el seguimiento al endeudamiento de los deudores”, recalcó Annabelle Ortega, directora de la Cámara de Bancos.

“El CIC es un instrumento muy valioso para el país y en particular para el sistema financiero. Su consulta, es actualmente uno de los elementos más importantes a la hora de valorar los solicitantes de crédito, por cuanto permite conocer los niveles de endeudamiento y morosidad de las personas físicas y jurídicas” enfatizó Javier Barnes, gerente de crédito del Grupo Financiero BAC Credomatic.

El jerarca de la Sugef recalcó en que no hay indicios de una utilización inadecuada del historial crediticio de los deudores por parte de las entidades supervisadas.

Durante las consultas masivas -añadió- los bancos solo obtienen el tipo de deuda del cliente, los días de atraso y la calificación del cliente que va de uno a tres, donde uno es la mejor calificación y tres la peor. Estos datos son considerados de dominio público por la Sugef.

“Algunas entidades contratan empresas especializadas que crean algoritmos para buscar información de clientes, pero no tienen acceso a toda la información, solo las instituciones supervisadas”, recalcó el jerarca.

María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense, recalcó que los reportes para fines comerciales muestra información muy básica, como si la persona ha estado al día en sus pagos en los últimos 48 meses.

Para revisar el saldo de las deudas y con cuales entidades se tienen préstamos es necesaria una autorización por escrito del cliente.

Entrevista: Bernardo Alfaro.
Jerarca de Sugef: ‘Buscan a clientes con buen historial’

Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), confirmó que la banca, principalmente la privada, utiliza el Centro de Información Crediticia (CIC) para revisar el historial de pago de los deudores cuando están el proceso de formalizar préstamos y para buscar nuevos clientes para ofrecer productos, como tarjetas de crédito.

También confirmó que las entidades contratas empresas que proveen software robots para realizar descargas masivas de información.

Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Foto: Rafael Pacheco
Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Foto: Rafael Pacheco

El incremento de consulta del récord crediticio está concentrado en la banca privada, en los últimos tres años. ¿El sistema es para consulta del récord de pago de deudores o para fines de mercadeo?

– Es para las dos. Hay varios tipos de informes. Están los que el deudor no le autoriza a nadie el uso de información, pero hay una información en Sugef que es de dominio público para las entidades. Es simplemente cómo se ha comportado el cliente en el pago de sus deudas.

“Cuando se hace esta consulta, que se puede hacer sin autorización, y sale que nunca se ha atrasado y la persona tiene un historial buenísimo, entonces ellos (los bancos) harán mercadeo y ofrecerán tarjetas de crédito o préstamos de consumo.

“Ahora, si el cliente autoriza al banco ha consultar porque está interesado en tener un crédito, ese es otro informe. En este, se detalla con cuáles bancos tiene deudas, si son en dólares o en colones; y si ha tenido atrasos en el pago. Es información más detallada que le permite a la entidad determinar si la capacidad de pago se verá comprometida al aprobar un nuevo crédito.

“Los robots buscan la primer información y no la segunda porque es mucho más complicada. Además porque se requiere autorización firmada por el cliente; y es una consulta que debe hacerla una persona“.

– ¿Es correcto el uso del sistema para temas de mercadeo, cuando ocurren casos de acoso de clientes por temas de tarjetas?

– Se puede ver como un acoso, pero también como la oportunidad de que le ofrezcan mejores tasas de interés y mejores condiciones porque, de acuerdo a esa información, los bancos se dan cuenta si el cliente es un buen deudor.

– ¿El uso del algoritmo o robot es lícito?

– Nosotros lo hemos permitido porque consideramos que le da más seguridad a las entidades sobre a quién le ofrecen los créditos y las tarjetas.

“Y le brindan al usuario bien portado, la oportunidad de recibir mejores servicios financieros por parte de las entidades“.

– ¿Se justifica que los bancos privados realicen tantas descargas de información?

– Son millones de descargas, pero no siempre buscan lo mismo.

– ¿Es abusivo?

– No lo veo así porque es una máquina que hace consultas bajo ciertos parámetros. Buscan quienes tengan buena calificación de historial de crédito, o quienes tengan atrasos entre tres o cinco días.

– ¿Pero es claro que la consulta se hace para buscar clientes y colocar producto?

– Sí por supuesto, sin duda.

– Ustedes en la circular apuntan que el uso del CIC es masivo. ¿A qué se debe?

– En mi opinión a la mayor sofisticación de la banca. El algoritmo se compra porque necesitan mejorar la calidad de la selección de clientes. Refleja cada vez más prudencia, en mi opinión.

– Desde el 2014, se había dicho en una circular que no se podía usar el robot en determinado momento del día. ¿Lo seguían usando?

– Sí, se les había dicho; pero no con una circular tan amenazante como la de ahora.