Marvin Barquero. 23 julio, 2018
El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) aseguró que, desde la semana pasada, se encuentran en las zonas vulnerables los equipos, coordinando con los Comités Municipales de Emergencia, para atender a los animales. Foto: Cortesía del Senasa
El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) aseguró que, desde la semana pasada, se encuentran en las zonas vulnerables los equipos, coordinando con los Comités Municipales de Emergencia, para atender a los animales. Foto: Cortesía del Senasa

El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) reporta, preliminarmente, unas 531 fincas afectadas por las lluvias que afectaron al país durante las últimas dos semanas, así como la muerte de 28 animales, según los datos obtenidos hasta ahora.

En esas fincas, a las cuales se logró llegar hasta ahora, hay una población de más de 19.000 animales entre bovinos y equinos, reportó el Senasa en un comunicado que distribuyó la tarde de este lunes 23 de julio.

“Las principales consecuencias que se están reportando son la disminución de la producción de leche y carne por falta de alimentación”, indico Luis Molina, encargado del Programa Nacional de Animales en Desastres, según comunicó el Servicio.

La entidad dijo que en algunos sitios se brindó el traslado voluntario de animales. Uno de ellos es Delta Costa Rica, donde se facilitaron guías sanitarias provisionales para permitir el traslado de reses y otros a otras fincas.

En el territorio comprendido entre Boca de San Carlos y Delta Costa Rica, en Puerto Viejo de Sarapiquí, se contabilizan 177 fincas afectadas con más de 8.000 bovinos, afirma el Senasa en este primer informe de las consecuencias por las lluvias.

Las vacas comen hojas de plátano para intentar sobrevivir. Foto: Reiner Montero.
Las vacas comen hojas de plátano para intentar sobrevivir. Foto: Reiner Montero.

La entidad alude a reportes de los productores en Isla Calero, según los cuales hay daños y pérdidas de pastizales por causa del lodo. En esta zona existe una población de más de 2.000 cabezas de ganado en 7.843 hectáreas, según el censo realizado en el 2017 por Senasa.

Al seguir con el recuento de afectación, la entidad detalló que en la Huetar Caribe, existe impacto en 345 fincas en Matina y Sixaola con una población pecuaria de más de 11.000 animales.

Mientras, en el volcán Turrialba, por aislamiento de los animales, hay 9 fincas perjudicadas con una población de 359 animales.

Según el reporte de esta tarde, desde la semana pasada se encuentran en las zonas vulnerables los equipos de Senasa, coordinando con los Comités Municipales de Emergencia las acciones a desarrollar para la atención de los animales.

Finalmente, la entidad dijo que recomendó a la Comisión Nacional de Emergencias la compra de insumos para la alimentación animal, tales como concentrado, melaza deshidratada, grasa de sobrepaso, sales minerales y vitaminas.

La comunicación del Senasa difiere de las declaraciones brindadas este domingo por Griselda López, vecina de Delta Costa Rica, quien denunció que los animales se estaban muriendo de hambre y frío, porque hasta ayer no había ingresado ningún representante del Servicio a ofrecerles ayuda.