Marvin Barquero. Hace 2 días
El arroz es el producto de más consumo en el país. En el periodo 2018-2019 el consumo fue de 46,96 kilos por personal año o de 19.685 toneladas mensuales. Foto: Jorge Castillo
El arroz es el producto de más consumo en el país. En el periodo 2018-2019 el consumo fue de 46,96 kilos por personal año o de 19.685 toneladas mensuales. Foto: Jorge Castillo

Los industriales del arroz suspendieron, desde este lunes 2 de diciembre, el recibo del grano nacional, como medida de presión para que el Gobierno ponga en vigencia un incremento del 1,9% en el valor al consumidor, pendiente desde junio de este año.

La medida de la industria pretende que se publique un decreto en el cual el precio al consumidor se elevaría de ¢608 a ¢620 el kilo para la variedad con 20% de grano quebrado (80/20), la de mayor demanda y cuyo valor está fijado por ley.

El arroz se mantiene como el único producto que en Costa Rica conserva el precio fijado por medio del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

La presión de los industriales se presenta cuando la cosecha del grano está en actividad, por lo cual los productores también solicitaron urgentemente la publicación del decreto, ya que la cosecha se les puede perder.

Mediante un comunicado de prensa, la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz) comunicó que el agroindustrial ha tenido que soportar un desequilibrio financiero, puesto que viene cubriendo el incremento de la cosecha nacional, fijada en un 3,9%, sin el respectivo incremento al consumidor. Este aumento al productor, que debe pagar el industrial, se puso en vigencia en junio pasado.

El 5 de junio de este año, un decreto puso en vigencia un incremento en el precio al productor, cuando el saco de 73,6 kilos en granza (con cáscara) pasó de ¢21.457 a ¢22.324. En aquella ocasión quedó pendiente el ajuste al consumidor, a la espera de que se agotaran las reservas adquiridas por la industria a valor anterior.

El presidente de la Junta Directiva de Conarroz, José Luis Bolaños, afirmó que en este asunto se refleja una falta de compromiso del Gobierno “para resolver un tema relevante para la seguridad jurídica y financiera de las agroindustrias arroceras”.

La emergencia se presenta cuando aún falta por recolectar 40% de la cosecha nacional del periodo 2019-2020, detalló Conarroz en el comunicado. De seguir cerradas las puertas de las arroceras, el agricultor podría perder cosecha, pues este grano es altamente perecedero si no pasa por el proceso industrial. Una vez en su estado maduro se debe cosechar y eliminar la cáscara (granza) para evitar su deterioro.

La tarde de este martes 3 de diciembre se trató de obtener la versión del MEIC, aunque al cierre de esta nota no se logró contactar con el viceministro Carlos Mora, quien lleva el tema del precio del arroz.

De acuerdo con el informe estadístico de Conarroz para el periodo 2018-2019, Costa Rica cosechó un total de 155.051 toneladas de este grano en granza seca y limpia. Ese resultado del anterior ciclo productivo (el actual termina en junio próximo) implica producción de 1,8% inferior a la del periodo 2017-2018 (157.930 toneladas en granza).

Este cereal se mantiene como el producto de mayor consumo y demanda en Costa Rica. Para el periodo 2018-2019, se calculó una demanda total de 236.224 toneladas métricas de arroz pilado (sin cáscara), lo cual genera un consumo por persona al año de 46,96 kilos y un promedio mensual de 19.685 toneladas métricas.

Costa Rica debe importar alrededor de un 40% del consumo del grano, pues la cosecha nacional no es suficiente. Además, las industrias acumulan reservas, por lo cual por algún tiempo no se presentarían problemas de abastecimiento.