Sector se prepara para otros 10 años de eventuales secuelas en cultivos

Por: Marvin Barquero 23 febrero, 2017

Las pérdidas causadas al sector agropecuario por la actividad del volcán Turrialba acumularon ¢850 millones en el 2016, año donde se presentaron los efectos sobre hortalizas y ganadería de leche.

Este 2017 y en años anteriores, la ceniza no se mantuvo constante durante varias semanas, como sucedió en el 2016, por lo cual los efectos sobre la producción fueron mínimos, según las autoridades.

Diseño LN
Diseño LN

Un recuento del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en cultivos hortícolas indica que el impacto llegó a ¢570,47 millones, mientras que en el sector ganadero ascendió a ¢279,61 millones.

El informe facilitado por el director de la Región Central Oriental (sede en Cartago), Guillermo Flores, dice que fueron afectados directamente por el volcán 329 productores de repollo, coliflor, brócoli, papa, zanahoria, cebolla y fresa.

En total, se afectaron 406 hectáreas de cultivos, de acuerdo con el informe de esa dirección.

Las mayores pérdidas se presentaron en papa, con ¢243,1 millones, seguido por cebolla, con ¢125 millones, informó el MAG.

Además, se perdieron ¢56 millones en fresas y ¢51,3 millones en repollo.

Uriel Leandro, Abel Sánchez y Enrique Abarca rescataron repollos, luego de que la ceniza afectó esta finca en Santa Cruz de Turrialba, pueblo que esta al pie del volcán. | ALONSO TENORIO
Uriel Leandro, Abel Sánchez y Enrique Abarca rescataron repollos, luego de que la ceniza afectó esta finca en Santa Cruz de Turrialba, pueblo que esta al pie del volcán. | ALONSO TENORIO

Ganadería. En lo relativo a la ganadería de leche, las pérdidas se presentaron por una reducción de entre el 15% y el 5% en la producción según cantón afectado, explicó Allan Sánchez, director regional del Área Metropolitana del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa).

Especificó que se calcularon las pérdidas en 762.260 litros en 60 días, de una producción total de 7.348.620 litros, en 60 días, en las fincas dañadas. Sánchez explicó que se usa para este caso la referencia de un periodo de 60 días porque es el lapso en el cual se rehabilita el pasto.

La afectación se presentó en 4.226 vacas en producción en fincas ubicadas en los cantones de Coronado y Moravia, en San José; y Alvarado (Pacayas), Turrialba y Oreamuno, en Cartago, según Senasa.

Mientras tanto, la zona en peligro potencial por las erupciones del Turrialba incluye, además de esos cantones, a Cartago (cantón central), Jiménez y Pococí. En esos ocho cantones están en peligro de impacto 3.019 fincas lecheras, las cuales albergan a 41.467 animales, según el recuento de Senasa.

Por otra parte, el ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Luis Felipe Arauz, informó de que se está trabajando en un decreto mediante el cual se establece una comisión interinstitucional para ayudar a los productores a paliar la crisis, pues las secuelas se tardarían hasta 10 años en desaparecer..

Estarán entidades como los ministerios de Obras Públicas y Transportes, de Energía y Minas y de Hacienda, además del MAG. También se integrarán autónomas como el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillas y el Instituto Costarricense de Electricidad.

Arauz dijo que todas esas entidades son fundamentales en programas de ayuda a los agricultores y ganaderos. Por ejemplo, Hacienda sería fundamental si se requieren exoneraciones temporales de equipos y el Obras Públicas en la rehabilitación de caminos.