Marvin Barquero. 29 septiembre, 2017

San José.

Banano, naranja, piña y sandía, en lo referente a frutas, y tomate, papa, repollo y chayote, en verduras y legumbres.

Esos son los cultivos más presentes en la mesa de los hogares costarricenses, medidos en kilos por habitante al año, reveló el estudio de tendencias de consumo elaborado por el Programa Integral de Mercadeo Agropecuario (PIMA).

El análisis se presentó esta semana, tras procesar la encuesta recolectada en el 2015, informó el PIMA, ente administrador del Centro Nacional de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (Cenada). Se realiza cada dos años.

El banano se mantiene desde el 2000 como la fruta de más presencia en los hogares de Costa Rica, de acuerdo con los estudios realizados por el PIMA-Cenada. También destacan por su demanda la piña, la naranja, la papaya, la sandía y, recientemente, la manzana.
El banano se mantiene desde el 2000 como la fruta de más presencia en los hogares de Costa Rica, de acuerdo con los estudios realizados por el PIMA-Cenada. También destacan por su demanda la piña, la naranja, la papaya, la sandía y, recientemente, la manzana.

Los datos indican que en general, el consumo de frutas en los hogares costarricense se incrementó, al pasar de 155,89 kilos por persona al año en el 2012 a 174,80 kilos por persona al año en el 2015. Al contrario, el consumo de hortalizas (incluye verduras) se redujo, pues pasó de 116,94 kilos por persona al año en el 2012 a 112,57 kilos por persona al año en el 2015.

Pese a lo positivo de esos datos generales, el estudio del PIMA-Cenada encontró que en un 26% de los hogares se incrementó la presencia de frutas y hortalizas, entre el 2012 y el 2015, pero en un 45% de ellos fue estable.

El gerente general del PIMA, Humberto Solís, advirtió de la necesidad de que en más hogares se incremente el consumo de este tipo de alimentos, considerados como propicios para las tendencias actuales de una alimentación sana y que previene muchas enfermedades.

Explicó que el objetivo de este aporte del PIMA es fomentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, por lo cual se le ofrece como herramienta a entidades como el Ministerio de Salud, a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), al Ministerio de Educación (para escuelas y colegios) y a los medios de comunicación para su diseminación entre los costarricenses.

El estudio detalló que las ferias del agricultor se mantienen con el principal punto de compra de frutas y hortalizas, pues un 21,2% dijo que las adquiría ahí, frente a un 19,6% de las verdulerías independientes, un 18,8% de las cadenas de supermercados y un 8,9% de los mercados municipales.

El estudio Análisis del consumo de frutas, hortalizas, pescado y mariscos en los hogares costarricenses se realiza mediante encuentas a alumnos de sexto grado de escuelas de todo el país y a padres de familia.

Por productos

El banano continúa como la fruta preferida en Costa Rica, al medir su consumo por persona al año. Se calcula que cada costarricense demanda un poco más de 28 kilos al año, seguida por naranja con 27 kilos al año, piña con 24 kilos, sandía con 19 kilos y papaya con 18 kilos.

Las 10 frutas y hortalizas de más consumo.
Las 10 frutas y hortalizas de más consumo.

Un elemento que llama la atención en el caso de las frutas es la aparición de la manzana, un producto importado, que ocupa el sexto lugar con casi 12 kilos por persona al año. La uva y la pera también aparecen en la demanda.

Del lado de las hortalizas, la preferencia de los habitantes de Costa Rica es por el tomate, con casi 19 kilos al año, seguido por papa con 18 kilos, repollo con 13 kilos, chayote con ocho kilos y cebolla con cinco kilos.

Solís explicó que ya está en marcha un plan de divulgación de rsultados y de educación, por parte del PIMA, para promover más el consumo de estos alimentos.

Agregó que ya hay conciencia entre la población acerca del valor nutricional de ellos. En este sentido, un 44% de los hogares expresó que los tiene en su dieta por el valor nutricional y un 35% dijo que por gusto propio.

Según Solís, la población en Costa Rica debe aprovechar la gran variedad y cantidad de frutas, hortalizas y verduras que se producen en el país como consecuencia de los muchos microclimas existente el territorio. A eso se añaden las facilidades y la diversificación de los orígenes de las importaciones, lo que permite, por ejemplo, tener oferta todo el año de manzanas, peras, kiwis y otras, mientras hace algunos años solo se ofrecían en las cercanías de la Navidad.