Inoculación consta de tres dosis cada dos semanas

Por: Irene Rodríguez 29 junio, 2017
Un médico atendió a un paciente con ébola el 29 de setiembre del 2007 en República del Congo.
Un médico atendió a un paciente con ébola el 29 de setiembre del 2007 en República del Congo.

El Instituto de Investigación de Vacunas de Canadá se encuentra más cerca de obtener un antídoto contra el ébola. La primera fase de un ensayo clínico con seres humanos arrojó que la vacuna puede tener eficacia para prevenir el virus y sus efectos secundarios no superan los beneficios.

Desde hace años, diferentes científicos en el mundo buscan una vacuna contra este virus, que durante finales del 2014 y principios del 2015 registró una fuerte epidemia en África, donde infectó a 28.000 personas y mató a 11.000.

Este padecimiento tropical se caracteriza por fiebre y hemorragias constantes en diferentes órganos. Primero, ataca el sistema inmunitario y luego el hígado o los riñones. La mortalidad es del 70%.

¿Cómo se prueba esta vacuna experimental? El equipo reclutó, para esta primera fase, a 40 personas sanas y vieron cuál era la seguridad del producto (efectos secundarios) y cuáles eran las posibles dosis necesarias para generar una respuesta en el sistema inmunitario.

Treinta participantes recibieron el medicamento y los otros 10, inyecciones de placebo. Las dosis se colocaron cada tres semanas.

Solo tres personas reportaron efectos secundarios de leves a moderados, que incluyeron dolor de cabeza, diarrea y fatiga.

"Las vacunas fueron bien toleradas por los pacientes y no vimos ningún efecto secundario preocupante", señaló en un comunicado de prensa May ElSherif, coordinadora del estudio.

Los resultados de esta investigación fueron publicados en Canadian Medical Association Journal (CMAJ).

Camino recién inicia

Aún no hay fecha para saber cuándo estará lista esta vacuna, incluso no hay forma aún de saber si llegará a pasar todas las pruebas. Esta es apenas la primera fase de ensayos clínicos y queda mucho camino por delante.

Un ensayo clínico tiene tres fases principales.

La fase I se realiza con un número pequeño de individuos y busca determinar la seguridad y establecer las dosis que se darán.

Una vez que la fase I finaliza, se empieza con la fase II, que busca comprobar la eficacia en un número mayor de individuos de más lugares.

Si la fase II da buenos resultados, se continúa con la fase III, en la que se confirman los resultados con un número aún más grande de personas.