Irene Rodríguez. 3 septiembre
En nuestra
En nuestra "memoria genética" se hallaría la razón por la cual algunas personas tienen toda la intención de hacer ejercicio, pero terminan haciendo lo contrario. Fotografía: freeimages.com

El porcentaje de ticos sedentarios bajó: mientras que en el 2010 la mitad de la población (50,9%) mayor de 19 años no realizaba actividad física del todo o hacía menos de la necesaria, para el 2018 la cantidad de personas en esa situación se redujo a 36,1%.

Así lo dio a conocer la mañana de este martes la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) al revelar los datos de la encuesta de Factores de Riesgo Cardiovascular que se realiza cada cuatro años.

Roy Wong McClure, epidemiólogo de la CCSS y coordinador del estudio explicó que la mayor reducción del sedentarismo la alcanzó la población femenina, pues en el 2010, un 63% de esa población reportaba esa condición y en el 2018, ese indicador se situó en 41.4%. Por su parte los hombres pasaron de un 38,6% a un 30,8%.

“Los ticos han tomado conciencia sobre la importancia de la actividad física lo que permitirá desacelerar, progresivamente, el impacto de enfermedades como los padecimientos cardiovasculares y el cáncer”, destacó el especialista.

Mas esto no es suficiente. Según criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un pueblo puede considerarse con un buen nivel de actividad física cuando la población sedentaria es del 20% o menos.

Las consecuencias

La inactividad física tiene consecuencias graves para la salud. Dentro de ellas están el sobrepeso y la obesidad, pero también un mayor riesgo de enfermedades como diabetes, hipertensión, infartos y accidentes cerebrovasculares (o “derrames cerebrales”). Asimismo, la falta de ejercicio está asociada con varios tipos de cáncer, especialmente de mama y colon.

Pero esto no es todo, quienes se mantienen sedentarios tienen mayor riesgo de depresión, más problemas de sueño, mayores posibilidades de infertilidad, dolores de espalda, estrés y envejecimiento prematuro. Además, las muertes antes de los 70 años son más comunes en personas que no se ejercitan lo necesario.

Estudios anteriores de la OMS habían indicado que el sedentarismo en el mundo ya estaba a nivel de epidemia y que mataba más que el tabaquismo, pues sus consecuencias le quitan la vida a más de seis millones de personas cada año.

“El cuerpo necesita moverse para hacer funciones bioquímicas que lo mantienen con salud. El problema es que consumimos más energía de la que gastamos, y, como no se puede destruir, el cuerpo la almacena”, señaló la OMS al presentar dicho estudio.

En el caso del reporte de la CCSS, hay esperanza en mejorar, pues la tendencia a la baja comenzó en el 2014 y se mantiene. De la encuesta del año pasado participaron 4.166 personas mayores de 19 años, tiene un margen de error máximo del 5% y se hizo bajo muestreo estimado en seis estratos de la población, tres grupos de edad y ambos sexos.

Para el educador físico y salubrista público Jean Carlo Córdoba, antes de analizar los resultados de este tipo de encuestas debe saberse qué se midió exactamente, si fue que se midió el tiempo que la persona pasa siendo sedentaria o más bien la actividad física que hace. También vale preguntarse si se confiaron en las respuestas de la gente.

“Es una reducción grande en relativamente poco tiempo, habría que ver cómo se midió exactamente para llegar a estas conclusiones, pero si es así esto podría traer muchos beneficios”, destacó el especialista.

¿Cómo moverse?
Incluso mientras está trabajando puede dedicar unos dos minutos a hacer actividad física. Deje de lado el sedentarismo y mejore su salud. Foto: Shutterstock.
Incluso mientras está trabajando puede dedicar unos dos minutos a hacer actividad física. Deje de lado el sedentarismo y mejore su salud. Foto: Shutterstock.

Las recomendaciones de la OMS indican que las personas deben realizar 30 minutos de actividad moderada al día, cinco días por semana o 150 minutos de ejercicio a la semana.

La meta también puede alcanzarse con 75 minutos de actividad física vigorosa a la semana o 100 minutos de actividad que combine fuerza moderada y vigorosa.

¿Qué tipo de actividad realizar? Eso queda a libre elección de la persona, y no es necesario pagar un gimnasio o lecciones de natación. Caminar o trotar por el barrio, jugar el deporte favorito, utilizar las máquinas para ejercicios que hay en los parques, bailar, inyectar más energía a la hora de hacer el oficio doméstico, subir y bajar escaleras y practicar yoga, taichí o estiramientos, son algunas de las muchas alternativas.

Sin embargo, Córdoba también es enfático en que pasar mucho tiempo sentado es perjudicial.

“¿Qué pasa con una persona que hace crossfit todos los días y sin embargo llega después a estar sentado todo el día en el trabajo? Sí cumple con más de los 30 minutos, pero después no se mueve del todo ni para estirarse. ¿O qué pasa con los jugadores de fútbol del domingo? Pueden hacer 300 minutos ese día, pero no hacen nada más el resto de la semana. La idea es estarnos moviendo durante el día (todos los días)”, indicó el educador físico.

¿Cómo remediarlo? El especialista indica que, en un ambiente laboral sí pueden hacerse cosas, como levantarse más, no utilizar el chat interno de la empresa si no caminar hasta donde está el compañero y preguntarle lo que necesita, levantarse y recorrer el pasillo, entre otras cosas. Con una vez por hora que se haga algo de esto ya se estará manteniendo el movimiento.