Irene Rodríguez, AFP . 20 enero
Los peatones en la capital japonesa ya caminan con mascarillas para evitar posibles contagios. Fotografía: Eugene Hoshiko/ AP
Los peatones en la capital japonesa ya caminan con mascarillas para evitar posibles contagios. Fotografía: Eugene Hoshiko/ AP

El virus detectado en China y que se ha extendido a Tailandia (dos casos) Japón (un caso) y Corea del Sur (un caso), sí se contagia entre humanos, informó este lunes un experto en enfermedades infecciosas. En total ya suma más de 200 personas afectadas y tres muertes.

Zhong Nanshan, científico en la Comisión nacional de salud, que ayudó en el 2003 a evaluar la magnitud de la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, por sus siglas en inglés), indicó a la televisión estatal CCTV que esta transmisión por contagio humano ha quedado “confirmada”.

"En este momento, se puede decir que se confirma el fenómeno de transmisión de humano a humano" dijo en entrevista con CCTV.

Este misterioso virus, similar al responsable por el SARS, causó un tercer muerto desde su aparición en el centro de China, anunciaron este mismo lunes las autoridades que dieron cuenta de 224 nuevos casos, cinco de ellos en Pekín. El gobierno chino también anunció que dentro de los infectados se encuentran 15 trabajadores de salud que se contagiaron en hospitales o clínicas mientras atendían pacientes.

(Video) Nuevo virus en China: ¿Qué se sabe y por qué despierta alerta a nivel mundial?

¿Podrían ser más casos? Sí. El Imperial College de Londres publicó este fin de semana un reporte en donde calculan que, solo en la ciudad china de Wuhan, podrían haberse dado 1.723 casos al pasado 16 de enero. Esto se calcula con base en modelos matemáticos que toman en cuenta la posible virulencia del patógeno y las dinámicas de población.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la mañana de este lunes que creará un comité de emergencias para estudiar este patógeno. Esta comisión se reunirá por primera vez el miércoles y deliberará si este brote constituye una emergencia de preocupación internacional, y, de ser así, qué recomendaciones se harán.

La nueva cepa de coronavirus, descubierta por primera vez en Wuhan causó alarma debido a su conexión con el SRAS, que mató a casi 650 personas en China continental y Hong Kong entre el 2002 y el 2003.

¿Qué se sabe –y qué no– de este nuevo virus?

Este nuevo coronavirus se conoce (por el momento) como 2019-nCoV; que significa nuevo coronavirus 2019, pues los primeros casos se registraron a finales de diciembre del año pasado.

Para entender qué se sabe de este nuevo enemigo, primero debemos entender qué es un coronavirus y por qué despierta alerta a nivel mundial.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los coronavirus son una gran familia de virus causantes de enfermedades que van desde el resfriado común hasta males más graves, como el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS, por sus siglas en inglés) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés).

De las centenas de cepas, solo siete (contando a este nuevo virus) infectan a los humanos. Tanto el SARS como el MERS demostraron ser agresivos y mortales.

Los coronavirus son zoonóticos, es decir, se transmiten entre animales y personas. Esta es la primera vez que se reportan casos en seres humanos de este nuevo virus, por lo que todo parece indicar un contagio de animal a humano como puerta de entrada.

La primer alerta saltó el 31 de diciembre del 2019, cuando las autoridades de la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei, China, reportaron 27 casos de un síndrome respiratorio agudo de origen desconocido. Estas personas estaban vinculadas a un mercado de productos marinos en dicho poblado.

Los síntomas incluyen fiebre, dolor de tórax y disnea (dificultad respiratoria), también se vieron problemas pulmonares. Siete de los primeros 27 pacientes fueron reportados como severos.

El 7 de enero del 2020, las autoridades chinas informaron de que el causante era un nuevo coronavirus (nCoV), ya que las pruebas de laboratorio habían descartado SARS, MERS, influenza, influenza aviar, adenovirus y otras infecciones respiratorias virales o bacterianas comunes.

El 13 de enero del 2020, el Ministerio de Salud Pública de Tailandia reportó el primer caso confirmado por laboratorio de 2019-nCoV en su territorio. Se trata de una mujer de 61 años que estuvo en Wuhan. Ella reportó fiebre, escalofríos, dolor de garganta y de cabeza el 5 de enero y viajó en un vuelo directo a Bangkok, capital tailandesa.

El 14 de enero, una institución médica en la prefectura de Kanagawa, Japón, informó un caso de neumonía en una persona con antecedentes de viaje a Wuhan.

Este domingo 19 de enero China anunció 17 nuevos casos. Ya para lunes se sumaron otros 200.

Las edades de las personas oscilan entre los 30 y los 79 años.

La investigación, de la cual también participan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) comenzó el propio 31 de diciembre. Todavía hay información insuficiente sobre la transmisibilidad y la gravedad del nuevo patógeno, su epidemiología, pruebas de laboratorio y medidas de control para permitir una evaluación integral del riesgo.

No obstante, se tiene un sistema para comunicar de forma expedita a todos los países los datos que los estudios vayan arrojando.

De momento, se les pide a los países estar vigilantes y, en caso de tener un caso sospechoso, tratarlo con los protocolos de los otros coronavirus y reportar la situación a la OMS.

Vigilancia en vuelos llegados a EE. UU.

A partir de este fin de semana, Estados Unidos rastrea síntomas en viajeros procedentes de alguno de los países con el virus para detectar posibles pacientes de este nuevo coronavirus.

Las revisiones se harán en tres aeropuertos con un flujo constante de vuelos hacia esa ciudad china: San Francisco (SFO), Nueva York (JFK), y Los Ángeles (LAX).

“Se cree que la transmisión de persona a persona es muy baja, pero estamos tomando precauciones para prevenir”, dijo en conferencia de prensa Martin Cetron, director de la División de Migración Global y Cuarentena del CDC.

De momento, esto lo que significa es detectar posibles personas que viajen con síntomas de la enfermedad para hacerles más exámenes.

En América Latina una medida como la tomada en Estados Unidos aún no se considera necesaria, dado que no se tienen tantas conexiones aéreas con Wuhan como las tiene esa nación.