Salud

Viruela del mono: Costa Rica ha descartado seis casos sospechosos

País ya podrá realizar sus propias pruebas diagnósticas, Organización Panamericana de la Salud entregó a Inciensa insumos para detección de esta enfermedad

Costa Rica ya descartó seis casos sospechosos de viruela del mono, luego que se realizaran diferentes pruebas de laboratorio y estas confirmaron que ninguna de estas personas tenían la enfermedad.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, se trata de tres extranjeras, dos de 21 años y una de 23, un extranjero de 33 y dos costarricenses de 22 y 56 años. Ya todos ellos se encuentran sin los síntomas que dieron la alerta.

Esta enfermedad tiene varias manifestaciones, en su mayoría leves, dentro de las cuales están brotes en la piel que forman pústulas o ampollas, fiebre, debilidad, malestar general y dolores de cabeza y cuerpo.

Desde este miércoles, el país tiene una nueva herramienta que permitirá saber si un caso sospechoso de viruela del mono corresponde o no a la enfermedad. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) donó los insumos para que el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) pueda realizar las pruebas de detección en tiempo real.

Anteriormente, cualquier caso sospechoso debía pasar por un proceso de toma de muestra que luego era enviada fuera del país para su análisis, lo que retrasaba la confirmación. Con este método, nuestro país dio vigilancia a los seis casos con sospechas de este virus, que fueron descartados.

Para obtener los nuevos insumos para las pruebas, el Inciensa y laboratorios de ocho países más fueron invitados a participar en un taller de capacitación en la técnica molecular (PCR en tiempo real) del virus que causa la viruela símica. Esta actividad se realizó en México a finales de junio y también fue ocasión para revisar los protocolos de detección y diagnóstico en el contexto de preparación y respuesta a posibles brotes.

En el evento, la OPS entregó a cada país participante un kit comercial para la detección molecular (PCR) específica de viruela símica y un set de iniciadores y sonda para el protocolo de detección molecular. Estos dispositivos son los recomendados por la OPS y por el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Anteriormente, el primer paso consistía en realizar una prueba, también de PCR, para determinar si las personas tienen un virus perteneciente al género Orthopoxvirus, al que pertenecen, entre otros, la viruela del mono y la viruela humana. Esta prueba podía realizarse en suelo tico. Si esta prueba da negativa, no hay necesidad de una más específica. Así se descartaron los seis casos.

Si esta prueba es positiva se le realiza la prueba específica contra viruela del mono. Ya una extranjera de 23 años la requirió. Fue la primera persona en utilizarla en Costa Rica, y dio negativa.

Con el kit en nuestro país ya no será necesario el primer paso ante un caso de sospecha. Sin embargo, si el examen da negativo, se realiza una variedad de análisis en la misma muestra con el fin de detectar el agente causal de la infección.

En el mundo, esta enfermedad ya suma más de 6.000 casos en 58 países de todos los continentes. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo este martes sentirse preocupado por la situación.

“Me sigue preocupando la magnitud y la propagación del virus. Las pruebas siguen suponiendo un reto, es muy probable que haya un número muy grande casos que no se hayan detectado”, manifestó durante conferencia de prensa.

Según el jerarca, el 80% de los pacientes está en Europa, pero también se están viendo casos en países de África donde nunca se había visto un brote, y en los que sí hay, la incidencia de la enfermedad está aumentando.

El director adelantó que convocará nuevamente al comité de emergencia para determinar si la viruela del mono puede considerarse como una emergencia de salud pública de preocupación internacional (PHEIC, por sus siglas en inglés). Este grupo ya se ha reunido dos veces y las dos veces ha votado negativamente, pero la evolución de los brotes podría cambiar la situación. En este momento, la OMS tiene dos PHEIC, una por covid-19 y otra por polio.

La OMS también trabaja para que los países tengan acceso a vacunas que puedan aplicar en quienes tienen más riesgo de contagiarse, como los trabajadores que atienden directamente a la enfermedad o las personas que tuvieron contacto cercano con casos positivos.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.