Fabrice Le Lous, Francesca Chinchilla, Giovanni Cordero. 15 diciembre, 2018

En el fútbol nacional existen fenómenos que los aficionados dan por hecho, pero cuyos orígenes quizás desconocen. En este Explicador nos dimos a la tarea de averiguar cuatro datos de los cuatro equipos más grandes de Costa Rica. Les detallamos de dónde salieron los colores, las mascotas, los apodos y las barras de Saprissa, Herediano, Alajuelense y Cartaginés.

Aficionados saprissistas y liguistas en un clásico del fútbol nacional. Foto: Rafael Pacheco
COLOR DEL EQUIPO: ¿Por qué mi equipo usa ese color?

Saprissa:

En su fundación, en 1935, el Deportivo Saprissa usaba un uniforme rojiblanco porque esos eran los colores que había donado el señor Ricardo Saprissa Aymá, y se mantuvo así hasta 1937, donde cambió a morado por nada menos que una casualidad.

En su libro “Historia del Deportivo Saprissa”, el periodista José Antonio Pastor dice que se adoptó el morado como color oficial después de que dos hilazas de tela roja y azul se mezclaron por accidente en una fábrica josefina llamada “El Laberinto”, propiedad entonces de la familia Saprissa. Por esta combinación resultó un color entre violeta y morado que gustó a la familia Saprissa, y se terminó agregándole una “S” sobre el pecho.

Foto: Rafael Pacheco

Herediano:

De acuerdo con Alejandro Oviedo, encargado de prensa del Club Sport Herediano, los colores del club derivan de los colores de la bandera de la provincia de Heredia. “Solo que la del Herediano no lleva el color blanco que la bandera de la provincia lleva en el centro”, explica Oviedo. Los tonos restantes, al quitar el blando, son efectivamente el rojo y el amarillo.

Según la información oficial que nos proveyó el club, el primer uniforme rojo y amarillo del equipo se estrenó en 1926, esto como parte de “los atractivos de la primera gira internacional del club”, según Alejandro Oviedo.

Entre el año de fundación del Herediano, en 1921, y la fecha que da la institución, sin embargo, hay 5 años. Y el hueco en cuanto a uniformes lo rellenó el periodista creador de la conocida canción “Ninguno pudo con él”.

El experimentado periodista Javier Rojas González (q.e.p.d.), indicó en 2011 para un reportaje del desaparecido periódico Al Día, que los primeros uniformes de Herediano no fueron el rojo y amarillo. El primero, de hecho, fue morado y con una letra “V” en el pecho que significaba victoria. Luego, según Rojas González, el club utilizó uno gris que le pertenecía a la guardia del entonces gobernante Federico Tinoco. No fue hasta el tercer uniforme que adoptó los colores que conocemos hoy.

Foto: Rafael Pacheco

Alajuelense:

En 1919, cuando se fundó, la Liga Deportiva Alajuelense inició utilizando el blanco y negro como colores oficiales, heredados del equipo alajuelense “Once de Abril”, uno de los pioneros del fútbol en el valle central.

Para el año 1925, Rodolfo Castaing, allegado al equipo manudo, fue a la tienda capitalina Siglo Nuevo en busca de uniformes con rayas blancas y negras, pero en la tienda solo había con rayas negras y rojas. Castaing tuvo la mala suerte de que el club La Libertad ya había adquirido las camisas que él buscaba, y para no desperdiciar el viaje a la capital, Castaing se llevó las rojinegras. La leyenda de Alajuela comenzó también por una casualidad.

Foto: José Cordero

Cartago:

La historia del Club Sport Cartaginés data de 1906. Ese mismo año se establecieron los colores rojo y azul como oficiales. Ese mismo año se toma la decisión de dividir el equipo en dos diferentes, utilizando uno el color rojo y otro el azul. Estos equipos se conocían como “Cartaginés Rojo” o “Cartaginés Azul”.

Por el devastador terremoto de 1910, se cedió la plaza donde jugaban los equipos cartagineses para instalar un cuartel de enfermería. Por esta razón el equipo se desorganizó y no volvió a entrenar hasta 1914. Un año más tarde, en 1915, se invitó al Cartaginés a jugar un partido amistoso en La Sabana dedicado al entonces presidente de la República Alfredo González Flores.

El dirigente del momento, Ricardo Rivera, aceptó la invitación y mandó a hacer un uniforme de último momento, y de casualidad la única tela disponible era una de franjas angostas azules y blancas. Desde ese momento comenzaron a usarse esos colores informalmente hasta que en 1940 se reformaron los estatutos del equipo y se declaró como colores oficiales el blanco y azul.

Esta información nos la proveyó el historiador cartaginés José Rojas. Proviene de tres documentos históricos que el investigador publicó en su página Memoria Grafica Del Club Sport Cartagines

Foto: Rafael Murillo
MASCOTAS: ¿De dónde salen un Monstruo, un Tigre, un León y un Manigordo?

Las mascotas que conocemos en la actualidad son recientes: no tienen más de 40 años. Recientes en comparación con los años de fundación de los clubes, claro :p

Actualmente, tres de las cuatro mascotas de estos equipos son felinos, y la de Saprissa es un reptil (si los dragones son reptiles). En el pasado hay fotografías de estos equipos al lado de mascotas que son mangos, huracanes u otras ocurrencias. Pero mejor veamos las versiones oficiales:

Monstruo del Saprissa

La razón por la que la mascota morada es una especie de dinosaurio-dragón se remonta a 1987, según informaciones oficiales del club.

En ese año, el Diario Extra mencionó por primera vez la palabra “monstruo” para referirse al equipo o, más precisamente, a cómo lucía el estadio Ricardo Saprissa Aymá.

“Este estadio parecía un monstruo de color morado”, apuntaba el diario haciendo alusión a los miles de aficionados vistiendo los colores de su equipo.

“Con el tiempo se integró una comisión de asociados, la cual acordó que deberían de crear una mascota representativa del club”, recoge el sitio web oficial del Deportivo Saprissa.

Los asociados se dejaron llevar por el vocablo publicado en la Extra y eligieron la forma del dragón Elliot, de la película Mi Amigo el Dragón (1977), pero le cambiaron la forma y el color para que tuviera identidad propia. De verde pasó a morado y 31 años después goza de gran aceptación.

Foto: Melissa Fernández Silva

El Tigre de Heredia

Heredia no siempre tuvo un tigre como mascota. Según informaciones del club, en los ochenta y noventa primero tuvo a un huracán (síp: como el fenómeno climatológico) y luego un oso. La afición no comulgó realmente con ninguno, así que entre finales del 90 y principios del nuevo milenio, apareció el Tigre Tim, quien le prestó el nombre a la fonética de la palabra ‘equipo’, en inglés team, uno de los apodos del equipo.

Esta mascota, según nos cuentan en Herediano, tampoco ha logrado colarse con firmeza entre la afición, pero sí lo ha hecho su nombre, a tal punto que se convirtió en un apodo del club.

Según el club el Tigre Tim representa fuerza, valentía y el espíritu vencedor en el club.

Foto: Albert Marín.

El León de la Liga

Aquí el tema fue similar al del monstruo morado. El exjugador e historiador del equipo rojinegro, Gilbert Castro, cuenta que en los ochenta se hizo un concurso con la afición alajuelense para elegir a una mascota.

“Para que diseñarán un representativo de la mascota. Recuerdo que inclusive una hija mía hizo un pájaro cacique. Estaba muy lindo el dibujo, pero no transmitía la fuerza. Alguien dijo que por qué no un León, y así quedó, porque el león transmite la fuerza, el corazón, la entrega, la garra, la fuerza que tiene la Liga”, rememora don Gilbert.

Por su parte, Julio César Soto, expresidente del club manudo por 10 años, precisa para este Explicador que tal concurso se dio “entre 1979 y 1980”.

“En ese entonces los equipos tenían como representantes las hortalizas”, dice Soto. “Cartago tenía una papa, Saprissa una remolacha, nosotros (La Liga) un mango y Heredia una flor. Hicimos un concurso para tener una nueva mascota y salieron dibujos muy curiosos. Recuerdo que había una pantera negra con ojos rojos. La comisión dirigida por mí se decidió por el León, que fue bien recibido”.

En la fauna tica no hay leones (aunque sí jaguares), pero el rey de la selva fue el animal elegido para representar los valores que los liguistas buscaban. En su defensa, tampoco es que haya dragones en Tibás, el cantón capitalino del archirrival Saprissa.

Foto: Melissa Fernández Silva

El Manigordo de Cartago

La mascota del Cartaginés es el ocelote o manigordo, un felino que se puede encontrar en prácticamente todo el país. Este animal se eligió como la mascota del club en 2010 mediante un concurso donde el 75% de la afición votó por el felino.

En el pasado la mascota fue una papa. En 1973 era una papa y en 1988 se llamaba Paperito, según indica el historiador cartaginés José Rojas.

Desde 2015, el club apoya al Centro de Rescate Las Pumas, ubicado en Cañas, Guanacaste, donde hay cuatro ocelotes protegidos, entre ellos Max, bautizado como la mascota cartaginesa.

Foto: Diana Méndez
APODOS: Morados / Florenses / Manudos / Brumosos

En el campeonato local también hay un halo de misterio con algunos apodos, como cuando a los liguistas los llaman “Erizos” o “Manudos”. Aquí te explicamos los sobrenombres de los cuatro grandes ticos:

Saprissa

Morados: Por el color del escudo y el uniforme.

Capitalinos: Por estar en Tibás, cantón al norte inmediato del centro de San José, y también porque el equipo solía en sus inicios jugar en el parque metropolitano La Sabana.

Alajuelense

El León: Por la mascota.

Manudos: En cuando a este, tan popular, no hay certezas definitivas, pero sí una teoría de historiador. Ronald Castro, especialista en historia de Alajuela, dijo en una entrevista para la televisora Repretel que este apodo proviene del ferrocarril y de una rivalidad con los heredianos. Según Castro, en los primeros años del ferrocarril, algunos alajuelenses robaban prendas de ropa de los vagones que provenían de Heredia estirando sus manos desde la estaciones. Así se ganaron el apodo de “manudos”, que no era más que otra forma de decir “ladrones”. Con los años el significado del origen se olvidó y pasó a ser casi un gentilicio de los alajuelenses. No solo se usa en fútbol sino con todos los que provienen de esta ciudad.

Rojinegros: Por el color del escudo y el uniforme.

Erizos: Por el héroe nacional Juan Santamaría, oriundo de Alajuela y a quien llamaban “el Erizo”.

Herediano

El Team (o Tim): A finales de la década de los 90 y principios del 2000, el Club Sport Herediano presentó al público a un tigre como mascota. El tigre se llamaba “Tim”, en referencia a la pronunciación en español del término en inglés “team” (equipo). Actualmente es uno de los términos más usados por lo aficionados para referirse al Herediano.

Florenses: Porque vienen de “la Ciudad de las flores”, como se le conoce a Heredia.

Cartaginés

Brumosos: Por la bruma, la neblina y el sereno que suele acompañar las tardes/noches de Cartago.

Paperos: Porque en los alrededores de la ciudad se cultiva este tubérculo que además llegó a ser mascota del equipo.

Los de la Vieja Metrópoli: Porque antes Cartago era la capital del país.

BARRAS: La Ultra / La Garra / La 12 / La Fuerza Azul

Saprissa: ¿Por qué la “Ultra”?

En 1995 el Deportivo Saprissa disputó la Copa Interamericana contra la Universidad Católica de Chile, en partido ida y vuelta. Este torneo finalmente lo ganó la Católica y sirvió para concretar la idea de formar una barra organizada para los morados.

Enrique Artiñano, presidente en ese momento del club, decidió traer aficionados chilenos miembros de la barra brava “Los Cruzados” al partido en suelo nacional con la idea de que ellos conformarán un grupo similar, pero afín al Sapri.

Con la experiencia de los miembros de “Los Cruzados” se empezó a formar la “Ultra Morada”, que sería todo un boom deportivo e incluso comercial. Fue el tema de varias publicaciones en medios de comunicación y se vendieron productos para comercializar la barra.

El término “Ultra” fue importado desde Europa ya que allá lo usan para definir a algunos grupos de aficionados que se organizan para apoyar a los equipos de fútbol, o sea, las barras.

Esta información nos la dio Mickey Cascante, uno de los líderes actuales de “La Ultra”.

Aficionados de Saprissa. Foto: Rafael Pacheco

Herediano: ¿Por qué la “Garra Herediana”?

La “Garra Blanca”, una barra brava de Chile formada por aficionados del equipo de Colo-Colo, inspiró a un grupo de jóvenes seguidores del Club Sport Herediano para formar una agrupación similar que fuera fiel al equipo florense.

Según uno de los líderes de barra rojiamarilla que prefirió no ser identificado para esta publicación, el nombre de la barra brava chilena “Garra Blanca” sirvió de inspiración para los jóvenes, por lo que lo adaptaron en suelo tico y decidieron bautizar la agrupación como “Garra Herediana”. Este grupo de aficionados hizo su debut en el estadio en mayo de 1996.

Desde entonces, la “Garra Herediana” se instala en la gradería Sol Norte del estadio Eladio Rosabal Cordero.

Pese a que en algún momento llegaron a tener más de 500 miembros, en la actualidad son aproximadamente 100, ya que la mayoría se retiró después del enfrentamiento que ocurrió el pasado 27 de agosto que dejó como saldo un aficionado del Cartaginés severamente lesionado a raíz de una pedrada que le propinó un supuesto integrante de la “Garra Herediana”.

Aficionados de Herediano. Foto: Rafael Pacheco

Alajuelense: ¿Por qué “La 12”?

La barra que conocemos como “La 12” se fundó en 1991. El fundador es conocido como “Romario”, según un miembro de la barra actual que no quiso que publicáramos su nombre. “A mucha gente le gusta hacer esto (dar el nombre) para darse a conocer y ese no es mi caso. Estoy para servir. Soy uno de los representantes de la Peña de Alajuela”, explicó.

Al comienzo de esta barra futbolera, dos amigos (“Romario” y otro) debutaron en lo más alto de la gradería norte del estadio Alejandro Morera Soto a saltar y cantar por 90 minutos. Al pasar de los meses, otros aficionados se fueron incorporando a la barra que al inicio se hacía llamar “La Turba”.

El apelativo de “La 12” nombre se escogió porque en la cancha hay 11 jugadores y mucha gente decía que la barra era el jugador número 12.

En agosto del 2000 la barra fue la primera barra organizada tica en salir del país. Los manudos se fueron de viaje a Panamá.

“También hemos realizado viajes a Estados Unidos y México como barra organizada”, nos explica uno de los líderes de “La 12”. “Otro de los mayores logros como 12 es el bombo gigante que nos costó más de $4.000, que es el más grande de Centroamérica y de los más grandes de América Latina. En miembros hablamos de unos 2.000 mil exactamente, aunque no todos asisten a los juegos”

Dentro de “La 12” hay también muchos subgrupos. Algunos de ellos son: Quilombo Rojo, Los de Chepe, Los Occidente, Canallas, La Seis, Desampa, La 15, Los Funebreros.

Aficionados de Alajuelense. Foto: Rafael Pacheco

Cartago: ¿Por qué la “Fuerza Azul?

Esta barra se inició a finales de 1999, pero salió a la cancha hasta enero del 2000 en un partido contra Herediano. Osvaldo Aguilar, cofundador de la “Fuerza Azul”, nos cuenta que inició dirigiendo el grupo junto a otros tres varones y una mujer, buscando radioemisoras de la zona que transmitieran la información de la nueva barra. La junta directiva del Cartaginés dio el visto bueno y les cedió carnets para ingresar al estadio, y comenzaron a reunirse sábados a practicar cánticos. Al primer ensayo llegaron alrededor de 60 personas.

Un mes después la barra llegaba a 200 personas, lo que le preocupó un poco a la junta directiva del club. La barra le cantó al equipo por muchas décadas pero desde agosto 2017 se encuentra inactiva, a raíz del enfrentamiento con la Garra Herediana que dejó gravemente herido a un joven cartaginés.

Aficionados de Cartaginés. Foto: Rafael Pacheco