Fabrice Le Lous. 6 noviembre
Imagen: Nacion.com
Imagen: Nacion.com

Identificar que una relación es tóxica y/o está caracterizada por episodios de violencia, es un paso vital para salir del círculo de la violencia e incluso para evitar el próximo femicidio. Es fácil decirlo pero difícil hacerlo. En 2019, Costa Rica ya ha sufrido 11 femicidios. El último caso, que conmocionó al país, fue el de Eva Morera Ulloa.

Comencemos con lo esencial: ¿Qué es un femicidio?

El femicidio es la más grave de las violencias de género. Ocurre cuando una mujer es asesinada por su condición de mujer, usualmente a manos de su pareja actual o pasada. No es un homicidio común, sino producto normalmente de una violencia escalonada y una relación desigual entre la mujer y el hombre femicida.

¿Qué es machismo?

Es la actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es, por naturaleza superior, a la mujer.

Es una forma de sexismo caracterizada por la prevalencia de los hombres sobre las mujeres (sexismo = discriminación de las personas por razón de sexo).

Ojo: el feminismo NO es lo contrario al machismo. El feminismo busca la igualdad entre hombres y mujeres; el machismo, no.

Para este Explicador utilizamos información del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), de la Defensoría del Pueblo de Argentina, de la Guía para evitar relaciones románticas con comportamientos machistas y tóxicos creada con apoyo del Gobierno de España, y de una entrevista que le hicimos en La Nación a la doctora Leidyn Aguilar, psicóloga fundadora de la Clínica Holística Prana, con especialidad en Terapia Breve Estratégica.

¿Por qué es violencia la columna de la derecha?

Porque todos los seres humanos somos libres y debemos vivir nuestros derechos con tranquilidad, con nuestras libertades respetadas y respetando las libertades de las demás personas. Todo lo que aparece en la columna de la derecha violenta mi derecho a elegir y a tomar mis propias decisiones. Es violencia y nadie merece ni debe soportarlo.

Ojo 2.0: Si no sos mujer y en tu relación sufrís la misma violencia de la columna de la derecha, también debés buscar ayuda y considerar que sos víctima de violencia.

¿Por qué existe la violencia machista?

Hay varias razones, pero podemos destacar las siguientes:

--Nuestra sociedad es desigual

Mujeres y hombres no son valorados en forma equitativa, siendo las mujeres las más perjudicadas (oportunidades, puestos laborales, salarios, ubicación tradicional en el seno familiar, etc.).

--El maltratador considera a la mujer de su propiedad

La controla en todo momento y le parece normal.

--Nos rodean falsas creencias sobre lo que es amor

Muchas veces pensamos que “hay que darlo todo por amor”, o que “amar es aguantar”.

Pensamos que estamos predestinados a encontrar a una sola persona y que si la perdemos, no habrá nadie más en nuestras vidas.

Pensamos que los celos son una muestra de amor, y nos da miedo perder a una pareja.

Diferentes tipos de violencia de género

La violencia de género no es únicamente física. Existen varios tipos de violencia. Aquí detallamos los más frecuentes:

--Violencia psicológica, emocional

Si tu pareja te insulta, amenaza, humilla, te ignora, te aísla (separa) de tu familia y amigos.

--Violencia psicológica de control

Si tu pareja controla tu celular, te chantajea con subir fotos íntimas, te llama repetidas veces para saber todo lo que hacés y dónde estás, te dice cómo te tenés que vestir y con quién podés o no podés hablar.

--Violencia ambiental

Si tu pareja rompe objetos personales o de gran valor como tu celular, tu ropa, tu carro.

--Violencia sexual

Si tu pareja te manosea cuando no querés, te obliga a tener relaciones sexuales, no quiere usar métodos anticonceptivos o te besa sin permiso.

--Violencia física

Si tu pareja te empuja, pellizca, golpea, tira del cabello, te da patadas, te lanza objetos. Esta violencia puede llegar al asesinato. Y suele ser precedida de las demás formas de violencia.

Se puede sufrir de uno o más de estos tipos de violencia. No todo se da por separado. No en todas las parejas se dan todas las formas de violencia ni de maltrato con la misma intensidad, pero todos son signos de menor o mayor toxicidad. Nada de lo que aparece allí está bien y una pareja saludable debe vivir libre de todo ello. Entre mayor intensidad y mayor número de tipos de violencia en una relación de pareja, más son las posibilidades de maltrato físico y asesinato.

Violencia relacionada con el teléfono celular

Nos detenemos en este tipo de violencia porque es una de las principales vías de abuso y control contra las mujeres. Los siguientes ejemplos se conocen como violencia de género 2.0 o ciberdelincuencia de género:

--Tu pareja te presiona para que le dés tus contraseñas como muestra de amor y confianza por tu parte. Si no lo hacés, se enoja.

--Tu pareja quiere saber siempre quién te llama o quién te escribe al teléfono o en redes sociales; quiere ver tus conversaciones y qué contactos tenés en redes. Te presiona para saberlo.

--Tu pareja te pide que le enviés tu ubicación en el celular para confirmar y controlar que estás donde decís que estás.

--Tu pareja controla los comentarios que hacés vos en tus redes sociales y los que las personas te hacen.

--Tu pareja te exige saber cuándo y por qué razón te conectás para hablar con alguien.

--Tu pareja te amenaza y chantajea con difundir mensajes o imágenes tuyas por Internet si no hacés lo que él quiere.

(Video) Relaciones tóxicas: Cómo identificarlas y cómo salir de ellas

El ciclo de la violencia es real y así es como funciona

Las mujeres no “aguantan” toda esta violencia porque así lo desean. La sufren porque es muy complicado salir de su realidad.

Las parejas que agreden y son violentas, al comienzo se muestran como la persona ‘perfecta’. Así es como inicia la relación. No es que la futura víctima escoge andar de primas a primeras con alguien violento o controlador, que la maltrata o la golpea.

La estrategia del agresor es aislar socialmente a su pareja (a la víctima), para que no reciba ayuda y termine por aceptar el control como algo normal, como muestra de amor incluso (celos, control geográfico a cada rato, etc.). Para la doctora en psicología Leidyn Aguilar, entrevistada por La Nación, esa palabra es clave: la normalización de conductas de violencia.

Además, en caso de que la víctima se queje o identifique que todo va mal, el agresor amenaza a su pareja para que no divulgue nada. Y también manipula: pide perdón para que sigan juntos.

La víctima de violencia machista puede llegar a pensar que el agresor cambiará. Además, tiene miedo a que le pueda pasar algo si cuenta lo que vive.

La psicóloga Leidyn Aguilar apunta: “A las mujeres a veces nos caracteriza esa necesidad de cambiar al otro, de modificar lo que está mal, de creer que le vamos a ayudar. Somos contenedoras. Emocionalmente. Eso podría hacer que una persona tenga una obsesión de ayudar al otro, en muchos casos a la persona agresora”.

Además, factores como los hijos o la dependencia económica también dificultan que las víctimas salgan de su martirio. Muchas veces estas variables son utilizadas por el hombre para chantajear y/o amenazar.

Este es el círculo de la violencia de género:

La violencia casi nunca es un hecho aislado sino un proceso del cual es difícil salir.

Fase 1: Acumulación de tensión o falsa paz

La mujer busca mantener a su agresor tranquilo para que no explote. Hay insultos, reproches, escenas de celos, control y burlas.

Leidyn Aguilar lo describe así: “Pasan situaciones todos los días donde se acumula tensión, enojo, frustración, miedo, impotencia, etcétera. Se va llegando a un punto de explosión”.

Fase 2: Explosión

El agresor explota ante un pretexto (detonador) cualquiera, culpando a la mujer de su comportamiento. Le hace creer que ella se merece el castigo. Hay incidentes de todo tipo. Incluso se llega a provocar lesiones severas y hasta la muerte (femicidio).

Fase 3: Luna de miel

El agresor se arrepiente y pide perdón con promesas de cambio, interés sexual, regalos y “tranquilidad”. Ella le cree porque piensa que no volverá a repetirse el suceso. Pero se repite. Y cada vez es más intenso y peligroso para la víctima.

Así lo explica la psicóloga Aguilar: “El agresor pide perdón, dice que se salió de control y jura que no volverá a pasar. Se firma una especie de reconciliación y se entra en una especie de luna de miel. Todo es lindo por unos días, con regalos y detalles, pero poco a poco se regresa a la paz aparente donde se acumulan negatividades. Se repite el ciclo”.

Es dentro de este ciclo donde ocurren femicidios. En Costa Rica, el crimen de femicidio aparece en el artículo 21 de la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres:

ARTÍCULO 21.- Femicidio

“Se le impondrá pena de prisión de veinte a treinta y cinco años a quien dé muerte a una mujer con la que mantenga una relación de matrimonio, en unión de hecho declarada o no”.

Estas son las estadísticas de femicidios en Costa Rica desde 2008:

2008: 33

2009: 39

2010: 31

2011: 42

2012: 26

2013: 18

2014: 24

2015: 27

2016: 26

2017: 26

2018: 24

2019: 11*

*actualizado a comienzos de noviembre de 2019

¿Qué hacer si identificás violencia en tu relación?

Si a lo largo de este explicativo te identificaste como víctima de violencia de género, o descubriste que estás en una relación tóxica, no dudés en buscar más información o ayuda llamando a estos números. Existen para ayudarte:

--Prevención y Atención de la Violencia Contra la Mujer (Inamu): 2010-2015

--Centro operativo de atención a la violencia intrafamiliar (Inamu): 911

--Línea de atención del Colegio de Profesionales de la Psicología: 22713101

También es importante divulgar las agresiones con familiares (hermanos, padres) y amigos cercanos.