Erika Rojas R.. 23 septiembre

La organización de Bank of America Chicago Marathon, una de las marathon majors con las que todo corredor sueña, cuenta dentro de su grupo de trabajadores con un costarricense: el atleta y entrenador Sebastián Castro.

Castro, administrador de negocios y cofundador de Umbali Running, trabaja desde 2016 con la maratón de Chicago por insistencia. Este es el cuarto año que está dentro del staff que hace posible que miles de corredores alrededor del mundo hagan la maratón, que este 2019 será el 13 de octubre.

Dice que empezó a trabajar con la organización por insistente. Escribía correos electrónicos, pedía ayuda... Una vez escribió para pedir números para Umbali, y aunque no le dieron nada, sus correos hicieron que un día lo invitaran a trabajar con la organización.

(Video) Todo lo que necesita saber sobre la maratón de Chicago

En un viaje tuvo la oportunidad de conocer las oficinas desde las cuales se maneja toda la operación del evento y más adelante lo llamaron para trabajar en Bank of America Shamrock Shuffle, una carrera de 8 km que se realiza en marzo en Chicago. Después de eso vino la invitación para trabajar en la maratón, donde se mantiene hasta la fecha.

“Yo tengo dos roles dentro de la organización, el primero es la operación élite y eso es básicamente trabajar con los pros, desde las recogidas en aeropuerto, hotel, llevarlos a la salida, revisarlos, chequear los uniformes, sus botellas, todo. Y el segundo rol durante el año tiene que ver con trabajar con socios a nivel de Latinoamérica”, afirma Sebastián.

Su objetivo es aprender lo más que pueda de la industria y estar presente en el evento, pues la experiencia es gratificante. “Es impactante estar alrededor de los pros que uno admira. Es impactante también ver cómo llegan muchos a meta. Llegan, se vomitan; eso no se ve. En 2017, en la maratón de Nueva York, de repente terminé tomando café y hablando de zapatos con Eliud Kipchoge”, explica.

Sebastián ha corrido 13 maratones y dos ultras de 50 km. Cinco de sus maratones las corrió en Chicago. Su record personal lo consiguió en abril del presente año en la maratón de Boston al terminar en 2:39:11. Foto: Rafael Pacheco.
Sebastián ha corrido 13 maratones y dos ultras de 50 km. Cinco de sus maratones las corrió en Chicago. Su record personal lo consiguió en abril del presente año en la maratón de Boston al terminar en 2:39:11. Foto: Rafael Pacheco.

Chicago es la maratón favorita de Sebastián, y no solamente porque ahora es parte de la organización. “Fue mi segunda maratón y la primera en la que clasifiqué a Boston, en el 2009. Fue mi primera vez en la ciudad, entonces no sé si fue la maratón, la experiencia, pero nada más me enamoré de la ciudad. Después de ahí repetí 2011, 2013, 2014, 2015 y en 2016 empecé a trabajar con la organización”, cuenta.

Consejos para los ticos

Este 2019 hay récord de ticos presentes en el evento. Sebastián Castro confirmó que hay 563 costarricenses inscritos en la maratón. En 2016 participaron 305 ticos, en 2017 fueron 522 y el año pasado 471.

¿Qué deben tomar en cuenta los ticos que van a participar?

Ruta plana

"Para nosotros los ticos, que tenemos un terreno variado, donde no tenemos un plano extenso y nuestros fondos o distancias siempre tienen ciertos cambios de ritmo, cambios de elevación, en Chicago nos encontramos con una maratón que es muy plana, es decir que vamos a estar utilizando los mismos músculos, repetitivamente, una y otra y otra vez. Y, rara vez, hemos experimentado eso durante el proceso (...), entonces por ahí de los kilómetros 20, 30 los músculos se empiezan a fatigar de una forma que no hemos sentido anteriormente. En esos casos se pueden hacer acelerones muy cortos como para reactivar otros músculos y para que el cuerpo se refresque, de 15 - 30 segundos más o menos, tres o cinco veces y te devolvés a tu pace normal".

GPS

"Una persona que está corriendo por primera vez lo único que tiene el día antes de empezar son dudas: si voy a terminar, si voy a lograrlo, cómo me voy a sentir... y si a eso le sumamos que no saben a qué velocidad van, es una catástrofe. Pero la maratón está marcada cada milla y cada 5 km (...). En las maratones falla muchísimo el GPS (...) entonces lo ideal es convertir en cuánto tiempo tienen que recorrer cada milla según su pace, entonces nada más empieza la carrera, encienden el reloj y ven. Un ejemplo mío en Boston, mis millas yo las tenía que correr a 6 minutos, que eso es un pace de 3:45 - 3:46 min/km, entonces pasaba la milla uno, hacía lap, ok, pasé a 6:10, la segunda milla, lap, ok, pasé a 6:05, así le vas dando más control al cuerpo (...)".

La expo

"Una particularidad de Chicago es que la maratón reinvierte todo en el evento. Entonces todo se siente más grande y mejor. Como la expo, que es espectacular, ese es un punto en el que tienen que tener cuidado, que no prueben todo lo de la expo (...). Si ven un producto que les interesa y lo quieren probar, lo agarran, lo guardan, y lo prueban después del evento, no vayan a hacer un bufet por 7 horas en la expo".

Fiesta

Chicago tiene la fiesta post maratón más impresionante de todas, la que más se asemeja es Berlín, pero en Berlín dan cerveza sin alcohol. La fiesta de Chicago se realiza apenas termina la maratón, hay concierto, comida, cerveza, amigos familia. Yo les recomiendo que metan dólares entre la ropa de cambio para que se puedan comprar comida y cerveza de una vez, porque hay de todo.

Además de Sebastián Castro, el costarricense Adrián Romero, cofundador de Umbali Running, también trabaja en la organización de la maratón de Chicago.

“Chicago es una maratón muy amigable, para las personas que están iniciando, para los que buscan un muy buen tiempo. Podríamos decir que la maratón es 100% plana, es una ruta favorable, es una ruta muy bonita (...) normalmente el clima es bueno”.