Erika Rojas R.. 4 julio

(Video) ¿Cómo se realiza la medición de la ruta de una maratón?

Javier Noriega tiene 59 años de edad y 17 dedicado a la medición de rutas de carreras de atletismo. Es mexicano, reside en Chihuahua y trabaja como agrimensor certificado por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF).

En marzo anterior visitó nuestro país para medir la ruta de la maratón JW Marriott, la cual se realizará el sábado 27 de julio en Hacienda Pinilla, en Guanacaste.

En Costa Rica ha realizado la medición de diez carreras, la primera fue la Under Armour, en 2014. Luego trabajó en la ruta de Candelaria, maratón Cartago, Chepe Corre, media maratón Puntarenas, media maratón Metro, media maratón Estadio Nacional, Correcaminos, Lindora Run y recientemente maratón JW Marriott.

En marzo, cuando hizo la medición de la nueva maratón del país, tomó un rato del día para explicarnos cómo se mide una ruta, por qué se hace con una bicicleta y un dispositivo mecánico y no con un GPS. Y, justo por eso, por qué es normal que al finalizar una carrera los participantes registren distancias diferentes con sus relojes.

Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Extrema meticulosidad

A las 10:53 a. m. del miércoles 27 de marzo Javier Noriega inició la medición de la ruta de la maratón de Pinilla. Un proceso que le tomó casi 10 horas. Ese día el marcaje de los 42 kilómetros terminó a las 8:34 p. m.

Primero que todo: ¿Por qué se mide con una bicicleta? “Se usa una bicicleta y un dispositivo mecánico porque es más exacto que el electrónico. Su error es prácticamente nulo. Es una medida más exacta y es el sistema que está autorizado por la IAAF”, explica Noriega.

Además de IAAF, la Asociación Internacional de Maratones y Carreras de Distancia (AIMS) también exige que la medición de las carreras sea bajo este método y no con un GPS, porque el margen de error es muy alto.

Ahora sí. La medición de una ruta se inicia en una base de calibrado, es decir, una recta de por lo menos 300 metros de la ruta a medir. Allí es donde se tomará la referencia de lo que marque el contador Jones, un dispositivo mecánico que se coloca en la llanta delantera de la bici y que va marcando cifras según avance la bicicleta.

Contador Jones. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Contador Jones. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Primero se miden los 300 metros con una cinta métrica, luego se recorren con la bicicleta para anotar los dígitos que indica el contador Jones al inicio y al final de los 300 metros. Esto se hace un par de veces para verificar la media de unidades que el contador marca al recorrer la distancia de la base del calibrado.

Ese dato es clave, pues haciendo regla de tres el agrimensor sabrá la cantidad de dígitos necesarios para recorrer un kilómetro.

Es un método lento y meticuloso.

Luego de esa primera parte, Javier Noriega empezó a recorrer cada kilómetro de la ruta por el centro de la calle y tomando las curvas lo más cerrado posible. En cada kilómetro se detiene, deja una marca en la calle y anota los números que están en el contador Jones, para luego verificar que la medición haya estado correcta.

Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Javier Noriega, Hacienda Pinilla. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Una vez que se midieron los 42 kilómetros en Pinilla, Noriega vuelve a la base de calibrado para repetir el proceso inicial: recorrer la recta de 300 metros y anotar los números del contador. Así corrobora y ajusta al máximo la medición.

Grupo Publicitario, organizador de la maratón JW Marriott, definió cuál sería el recorrido dentro de Hacienda Pinilla para realizar la carrera pero es hasta que se hace la medición que se determina el punto exacto de salida, de meta y retorno.

“Es una ruta podríamos decir cómoda, tiene poca ascendencia, no creo que afecte mucho. Lo único es que los punteros van a ir alcanzando a los que vienen rezagados, entonces se necesitará un buen control para ver quiénes van directo a meta y quiénes siguen en el circuito”, opina Javier Noriega sobre el circuito de la maratón.

El trabajo de Noriega determinó que el circuito de la maratón tendrá 10,540 kilómetros.

La línea de salida estará ubicada en la entrada del hotel JW Marriott y se correrá de ese punto hacia la izquierda. Al llegar al kilómetro 3,9 habrá un desvío a la izquierda (hacia la salida de Hacienda Pinilla), a partir de allí se corre 1,3 kilómetros de ida, hay un retorno y se regresa 1,3 kilómetros hasta llegar nuevamente al circuito inicial. De ese punto, que es el kilómetro 6,5, la ruta continúa a la izquierda, hasta llegar a la entrada del hotel nuevamente.

La medición permite solicitar la certificación de la ruta a la IAAF.

Rodolfo Villalobos, de Grupo Publicitario, y Javier Noriega durante el marcaje de cada kilómetro de la maratón JW Marriott. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Rodolfo Villalobos, de Grupo Publicitario, y Javier Noriega durante el marcaje de cada kilómetro de la maratón JW Marriott. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Cuando nuestro GPS marca diferente

Es común que haya una variante en la cantidad de metros que nos marca el reloj cuando llegamos a la meta de una carrera. Y no necesariamente porque la medición esté mal o porque el reloj no funcione bien.

La primera causa es que el sistema de posicionamiento global (GPS) y el sistema de bicicleta calibrada no dan resultados idénticos. Y la segunda es que no todos los corredores van justo por donde se mide una ruta.

Los agrimensores miden el recorrido más corto posible, esto quiere decir: ir por el centro de la calle siempre y hacer los giros pegados al caño o a la acera interna.

En una carrera, con cientos o miles de personas, es posible tener que correr en zigzag para avanzar entre corredores, cuando hay una curva no todos la toman pegados al caño, y cuando hay un avituallamiento también es posible que se recorran unos metros de más para ir por el agua.

En resumen: no siempre se corre en línea recta, aunque eso sería lo ideal y lo que deberíamos procurar para marcar la distancia exacta al llegar a meta.