Televisión

Freddy Serrano: ‘Esa imagen que se hizo meme muestra la procesión que llevaba por dentro’

Luego de que fuera blanco de burlas por su apariencia, el periodista habló abiertamente de su paso por canal 8, sobre los motivos de su renuncia y de cómo enfrentó el bullying que le hicieron por aparecer en pantalla usando una peluca

Freddy Serrano habla sereno. Está en casa de su mamá aprovechando el verano en Costa Rica, pues en marzo regresará a Estados Unidos, país en el que reside y en el que actualmente está nevando. Poco a poco ha vuelto la calma. Él, quien se consideraba “un lobo viejo” de la televisión, vivió lo que podría ser el episodio más amargo de su carrera al unirse a Multimedios, como gerente de canal 8, pues desde el inicio de su gestión se generó mucho ruido a su alrededor.

Su llegada coincidió con cambios en esa empresa, con movimientos y salidas de figuras que se le atribuyeron directamente. Freddy Serrano se convirtió en una especie de antagonista y, es hasta ahora, que cuenta su versión de cómo sucedieron las diferentes episodios afrontados desde su llegada.

Además, Serrano habló de los difíciles momentos que pasó al ser blanco de burlas y de bullying por su apariencia física en redes sociales, esto después de que figuró presentando una edición meridiana del Telediario de Multimedios y se viera diferente a como la audiencia lo recordaba.

A Serrano lo convirtieron en meme y, justo cuando su imagen se compartía en Facebook o en grupos de WhatsApp, dice haber sentido el dolor del escarnio de quienes lastiman a través de un teclado. Una pena que, según él, se intensificó cuando su madre le pidió entre sollozos que detuviera lo que estaba pasando.

Freddy Serrano renunció, pero no solamente por los memes, sino por una decisión que venía analizando desde tiempo atrás, una en la que pensó cuando el estrés se convirtió en irritabilidad y debió pedirle disculpas a un compañero por hablarle de una manera en la que “se le pasó la mano”.

El comunicador, quien acumula 25 años de lo que él considera “una carrera limpia”, se refirió ampliamente a su paso por Multimedios, a si realmente fue él quien incidió en la salida de figuras y colaboradores de canal 8 (como Douglas Sánchez, por ejemplo) y a cómo se ha sobrepuesto de “las agresiones” que vivió a través de las redes sociales.

El periodista, además, habló de algunos padecimientos con los que ha estado batallando durante la pandemia y que han provocado cambios en él, entre ellos una ansiedad aguda, la retención de líquidos y la pérdida súbita de cabello.

Yo creo que los días han ayudado a que las aguas vuelvan a la calma. Me encuentro muy tranquilo, especialmente a nivel de conciencia. Cuando uno toma estas decisiones de vida, especialmente cuando ha consagrado su vida a la carrera profesional, este tipo de cambios merecen una reflexión y eso es lo que he estado haciendo estos días sobre la cronología de los hechos de estos tres meses en Multimedios. Estoy más tranquilo, con la conciencia tranquila de lo que se hizo.

Me deja una enorme enseñanza. Especialmente es aquella frase que dice que ‘hay que escoger las batallas’. Yo no dimensioné las circunstancias que rodean canal 8. Cuando asumí el reto lo hice con la mejor de las intenciones. Yo recibí una misión como gerente del canal y la ejecuté en conjunto con el director (José Eduardo García) y gerentes de noticias y operaciones. Todos, de manera simultánea, aprobamos la transformación del canal para hacerlo crecer, pero nunca imaginé que ejecutar ese plan iba a costarme a mí personalmente un ciberacoso, al menos de la magnitud que viví.

Como bien lo dijo el director (José Eduardo García), en entrevista con usted en La Nación (el 22 de diciembre del 2021 y titulada ¿Qué pasa en Multimedios?), todas las decisiones se toman en grupo, no individualmente. La cancelación del contrato de Douglas fue solicitada por el gerente de noticias, Henry Rodríguez, eso se sometió a discusión con el director. Henry expuso las causas y se determinó que efectivamente lo mejor era no renovarle el contrato. Cuando se conversa con Douglas, claramente lo hice yo, como gerente del canal, el acuerdo al que los dos llegamos es que su transición terminaba y su contrato no sería renovado. Esto por un lado.

“(...). Cuando llegamos Henry y yo, y se da la decisión de no renovar el contrato, la gente enfila las armas hacia a mí porque creo que en la mente de muchos se creó la expectativa de que yo sustituiría a Douglas Sánchez en la pantalla. Sin embargo, en la primera entrevista que tuve con usted, yo aclaré que mi misión no era esa.

Nos conocimos por lo menos dos décadas atrás, siendo yo un jovencillo reportero y él trabajando en la oficina de prensa de Abel Pacheco, en Casa Presidencial. Ahí nos conocimos y siempre hemos tenido una cordial amistad. Luego le di trabajo a él. Su primer trabajo en televisión fue en el extinto canal 9, en Noticias Hoy.

Colegas, teníamos una amistad de muchos años. Después, a nivel profesional, tuvimos una relación cordial, sobre todo cuando le doy esta oportunidad de estar en pantalla. Después de ahí Douglas creció en esa fase de su carrera, la cual él quería explorar en la televisión. Después yo me separé del gremio, me fui del país, nos volvemos a encontrar cuando regreso aquí a Multimedios.

Claramente mediática. Lamentablemente no existió más que esa comunicación. Yo estaba fuera del país. Claramente fue una relación tensa, porque dio unas declaraciones en medios de comunicación distintas a lo que se había acordado, donde él expresó su inconformidad por la forma en la que se le comunicó la no renovación del contrato y, porque según yo recuerdo, dio declaraciones en torno a que no nos gustaba su forma de presentar.

Si, en relación a la importancia de respetar la pantalla que, en su momento, se vinculó directamente con Douglas.

Sí. A ver, la publicación de ese blog, yo la aclaré en ese momento. Se dio en un contexto en el que yo no estaba leyendo bien el ruido que había en redes sociales. Yo estaba fuera del país. No sigo páginas de chismes, tenía siete años lejos del gremio. Cuando publico eso siento en mi propia página los comentarios y las preguntas de la gente en relación a Douglas. Claramente, fue una publicación que se pudo haber evitado.

Lo catalogo como un ciberacoso más que un rechazo. Creo que la gente responde a los estímulos que recibe y el estímulo que recibió fue de las páginas de chismes enchilándolas, en una especie de batalla entre Douglas y Freddy, que para empezar no existe.

La misión era llevar el canal al segundo lugar (de Costa Rica). Ya había un avance muy importante gracias al trabajo de todo el equipo. Hacer crecer noticieros, afianzar los de la franja de la noche y llevarlo a ser el segundo ojalá en diferentes horarios. Esto basándose en la columna vertebral del canal que es el noticiero, que es donde tengo mi mayor experiencia.

“Cuando me lo plantean me dan una limitante de que hiciera cambios que están pensados, pero que estaban esperando la llegada del gerente. Me plantean una lista de cambios que hay que hacer en términos de programas y de personal. Eso sí, hacerlo con el mismo presupuesto y el mismo recurso humano, o moviendo las fichas que hay.

“Hice reuniones con los gerentes de noticias (Henry Rodríguez) y con el gerente de operaciones ( José Montero). Luego me reuní con José Eduardo (director general) y se le planteó la transformación en dos etapas, para tratar de hacerlo de una manera más pausada. Eso fue aprobado. En este proceso es que se genera este ruido en las redes sociales”.

No se trata de que yo haya decidido quién sale y quién entra. Se hizo un análisis que no fue arbitrario ni caprichoso. Se hizo un análisis de los recursos y presupuesto y de los planes de fortalecimiento y crecimiento de los contenidos (...).

“Parte de ese ejercicio era jugar con algunos movimientos de decisiones que se habían postergado. Como buen grupo tomamos las decisiones: se plantean los nombres y las necesidades que hay. Como gerente, al final, uno asume la responsabilidad. Al final fueron solo cuatro salidas, creo que eso la gente no lo tiene claro. Dos generaron mucho ruido mediático”.

El tema se venía conversando semanas atrás. La organización me asignó una misión compleja, casi que podría decir que una misión imposible. Por ende, cuando se genera este ruido mediático, tan fuerte y tan agudo, cuando no hay signos de que eso se apacigue, sino que se incrementa con una presentación que tuve que hacer de emergencia en un noticiero de mediodía, ahí siento que el respaldo no era potable.

“Internamente ya existía mucho estrés. No puedo imaginar el nivel de estrés que estaba sufriendo. Esa misma imagen que se convirtió en un meme, en algunas de estas páginas, muestra un poco la procesión que llevaba por dentro. Mi cara inflamada, mi semblante, mi nivel de estrés estaba al máximo. Estaba irritable en ese momento, porque la organización me pidió que ya no siguiera con los cambios (...)”.

Yo me había considerado, hasta ese entonces, un lobo viejo. He trabajado dentro y fuera del país en diferentes noticieros y canales de televisión, en organizaciones pequeñas, medianas y grandes. Nunca me imaginé que la mala intención de la gente pudiera llegar a tanto. No le deseo a nadie, ni a mi peor enemigo, vivir lo que viví en términos de ataques de redes sociales. No tanto por mí, sino porque llegaron a mi familia. Eso es lo más doloroso. El hecho de ver a mi madre llorar y decirme: ‘pare esto, usted no merece esto, usted no ha hecho nada mal’.

Ahí es donde ya me doy cuenta de que las batallas se tienen que elegir y esta no es una batalla que yo pretendía continuar luchando.

En términos generales, le puedo decir que a todos nos ha pasado factura la pandemia. Ha sido público y notorio que yo estuve reservado por más de cuatro meses en Panamá, cuando estaba trabajando en una transnacional allá, justamente yo hacía pases de situación a canal 8. Después me fui a Estados Unidos y allá estuve encerrado muchos meses teletrabajando y en ese tiempo desarrollé retención de líquidos, ansiedad aguda, dolores musculares en la espalda. Además, tengo padecimientos serios que todavía sigo enfrentando con el nervio ciático, por estar tanto tiempo sentado.

“Y entre eso se dio una caída súbita de cabello. Todo por el estrés. Eso es lo que obviamente me llevó a tomar la decisión de tratar de cubrir un poco esas partes de cabello”.

Como seres humanos que somos, todos tenemos un mecanismo de defensa. No había identificado que el mío estaba tratando de defenderse de tanta agresión. Lo que se dio fue una irritabilidad. Andaba irritable, a la defensiva. En algún momento tuve un enfrentamiento con un reportero con el cual veníamos teniendo problemas en la sala de redacción. Después me tuve que disculpar con él porque yo reconozco que se me pasó la mano por la forma en la que le hablé. Ahí me doy cuenta de que esto me estaba afectando la salud más allá de esto que te comenté.

Podría ser que sí, en retrospectiva uno podría haber dicho: “mirá, para qué te viniste de vuelta estando ya residiendo en Estados Unidos”. Ya yo había generado una carrera completamente limpia, salí de canal 7, me fui a Univisión, fui director de noticias en Univisión. Luego me fui de editor general y de presentador al canal NTN 24 de noticias internacionales en Colombia. Después de ahí generé un canal de cero, aquí en Costra Rica, y después estaba en Latinoamérica en una transnacional de comunicación externa.

“Si lo vemos desde esa perspectiva cualquiera diría que no tiene mucho sentido lo que hice; pareciera un retroceso, pero yo lo vi como una oportunidad para estar en el país, para estar con mi mamá que es viuda, para estar en contacto con colegas, con amigos, principalmente después de tanto tiempo de aislamiento. No me arrepiento, pero es claro que el resultado pinta que no fue una decisión apropiada.

Creo que no impacta mi trayectoria. Esto simplemente ha sido una tormenta en el camino. Todos estamos sujetos a vivir éxitos y fracasos. Creo que esto es una lección aprendida. Mi carrera siempre ha estado en ascenso, la verdad fue muy intensa desde la época en que salí de canal 7, en adelante yo cumplí todas mis metas profesionales. No tengo nada que reclamarle al periodismo: me lo ha dado todo; incluso hasta un premio Emmy que me gané en Estados Unidos. Esto queda como una experiencia. Estoy en una etapa de madurez profesional y personal en la que no estoy para estos trotes. No estoy para lidiar con este tipo de controversias que creo vienen de una factura que no me pertenece a mí (...).

Ahorita soy parte de la fuerza desempleada del mundo (risas). Estoy en proceso de recuperación espiritual, especialmente a nivel psicológico, a nivel de salud. Estoy en dieta, haciendo ejercicio. Tratando de pasar tiempo con mi familia. En marzo me devuelvo a mi casa con mi pareja. Allá estaré buscando trabajo y continuando mi vida. Una exjefa siempre me dijo que a la gente buena nunca le falta trabajo y, la verdad, es que yo tengo la esperanza de que así sea en mi caso.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.