Jessica Rojas Ch.. 8 septiembre
Kris, la matriarca de la familia, se ha encargado de dirigir las carreras profesionales de sus hijas Khloe, Kim, Koutney, Kendall y Kylie. Foto: Archivo.
Kris, la matriarca de la familia, se ha encargado de dirigir las carreras profesionales de sus hijas Khloe, Kim, Koutney, Kendall y Kylie. Foto: Archivo.

Todo llega a su final, hasta las Kardashian. Las hermanas más famosas de la televisión anunciaron con pesar en sus redes sociales que su programa Keeping Up with the Kardashians no se emitirá más después de la temporada número 20.

Quienes crecieron viendo las aventuras de Kim, Khloe, Kourtney, Robert, Kylie, Kendall, su madre Kris, el exesposo Bruce (hoy Caitlyn Jenner) y todas las parejas de la familia, se despedirán de toda una era de la telerrealidad cuando llegue la última temporada que se transmitirá a principios del 2021.

“Es con gran pesar que hemos tomado la difícil decisión como familia de decir adiós a ‘Keeping Up with the Kardashians’”, compartió Kim en su cuenta de Twitter.

“Después de lo que serán 14 años, 20 temporadas, cientos de episodios y numerosos programas derivados, estamos más que agradecidos con todos ustedes que nos han visto durante todos estos años. A través de los buenos tiempos, los malos tiempos, la felicidad, las lágrimas y las muchas relaciones e hijos. Siempre apreciaremos los maravillosos recuerdos y las innumerables personas que hemos conocido en el camino”, agregó la estrella.

Sus hermanas también hicieron pública la decisión que tomaron. Así las cosas, fue por medio de sus cuentas en redes sociales, las que han utilizado a lo largo de los años para convertirse en influencers y compartir sus historias con el público, las que aprovecharon para explicar el adiós.

Las hermanas se han convertido durante su vida en la televisión en grandes íconos de la moda, así como figuras constantes en los medios de comunicación por sus escándalos personales, amorosos, familiares y por sus excéntricos estilos de vida.

La revista Variety replicó un comunicado de prensa emitido por E! con una despedida del reality show. “E! ha sido el hogar y la familia extendida de los Kardashian-Jenner durante lo que serán 14 años, presentando las vidas de esta familia empoderadora (...) Junto con todos ustedes, hemos disfrutado siguiendo los momentos íntimos que la familia compartió con tanta valentía al dejarnos entrar en su vida diaria. Si bien ha sido un privilegio absoluto y los extrañaremos de todo corazón, respetamos la decisión de la familia de vivir sus vidas sin nuestras cámaras", dice el comunicado.

La primera visita de las Kardashian a Costa Rica fue en el 2017. Un equipo de La Nación constató la presencia de las famosoas con estas fotografías exclusivas. En la imagen se ve a Kim antes de subir a un helicóptero. Foto: Diana Méndez/Archivo.
La primera visita de las Kardashian a Costa Rica fue en el 2017. Un equipo de La Nación constató la presencia de las famosoas con estas fotografías exclusivas. En la imagen se ve a Kim antes de subir a un helicóptero. Foto: Diana Méndez/Archivo.
Éxito

La historia de la familia Kardashian se remonta a mucho antes de que decidieran compartir sus aventuras y desventuras en la televisión.

El apellido empezó a sonar a nivel mundial cuando el patriarca, Robert Kardashian, se convirtió en uno de los abogados que defendió al exfutbolista O. J. Simpson durante el mediático juicio, en el que el exjugador fue acusado de dos homicidios, en 1995. Robert falleció a los 59 años en el 2003, a causa de un cáncer.

Tras el llamado “juicio del siglo”, la familia del abogado vivió un repunte en su fama gracias a una película pornográfica protagonizada por Kim, la segunta de las tres hijas de Robert y Kris. Ese filme fue grabado en el 2002 con una cámara de mano por el rapero Ray-J, novio de Kim en ese momento, y presenta a la pareja durante unas vacaciones y manteniendo relaciones sexuales.

Además del mencionado video, Kim era una de las amigas más cercanas del círculo de la entonces mediática millonaria Paris Hilton, así que también adquirió notoriedad por esa vía.

A partir de esta súbita fama, la familia Kardashian empezó a sonar fuerte en los medios de comunicación y vieron la oportunidad para sacarle ganancia a la hoy mundialmente famosa marca que evoca este apellido. El primer episodio de Keeping Up with the Kardashian se emitió el 14 de octubre de 2007, ese capítulo mostró a Kris celebrando un aniversario de bodas junto a su segundo esposo, Bruce Jenner, también presentó a Kourtney dando las primeras muestras de la tormentosa relación con el más que famoso Scott Disick.

A lo largo de todas las temporadas del programa los televidentes han visto cómo han crecido las menores de la familia hasta superar incluso a sus hermanas mayores. Foto: Archivo.
A lo largo de todas las temporadas del programa los televidentes han visto cómo han crecido las menores de la familia hasta superar incluso a sus hermanas mayores. Foto: Archivo.

Desde entonces la popularidad de las vidas de las Kardashian-Jenner ha ido en aumento. Tras el reality show se han devengado otros programas para las hermanas como Khloe and Lamar (que narraba la relación de la tercera hermana con el jugador de baloncesto), Kourtney and Kim Take New York (cuando las hermanas abrieron una tienda de ropa en La Gran Manzana), Kourtney and Kim Take Miami (cuando abrieron la tienda en Florida) y I Am Cait (protagonizada por Bruce Jenner como Caitleen Jenner y su nueva vida como mujer transexual).

Todos estos programas, así como las apariciones publicitarias de la familia, su presencia en redes sociales, inversiones en compañías de ropa, cosméticos, perfumería y modelaje, han significado la fortuna económica que poseen y que les permiten las más estrafalarias vidas que se pueda uno imaginar.

A la experiencia Kardashian no se escapa ninguno de sus miembros, todos han tenido un momento de locura o de grandeza en el reality. Desde el fatídico matrimonio de 72 días entre Kim y el basquetbolista Kris Humphries, hasta su (relativamente) estable relación con el rapero Kanye West, con quien logró formar una familia.

Khloe y las vicisitudes que vivió al lado de Lamar, su tan ansiada maternidad y problemas con el padre de su bebé. Kourtney con su incansable relación amor/odio con Scott, Robert con sus miedos y vicios. Kylie que ha pasado a ser una de las más grandes influencers del mundo y que logra ganar más de $1.2 millones por cada foto que postea en Instagram y la glamurosa vida de Kendall como supermodelo.

Imposible dejar de lado a la persona que ha logrado que todo esto se pueda ver en televisión: la matriarca Kris, quien es la encargada de mantener a raya a su familia (o al menos lo intenta), pero de lo que no cabe ninguna duda es de que se trata de una de las más grandes empresarias y promotoras de celebridades de todos los tiempos.

La serie ha sido producida por Bunim-Murray Productions y Ryan Seacrest Productions y durante toda su vida se ha transmitido en el canal E!.

Amor por Costa Rica

Las Kardashian son fans de Costa Rica y eso lo han dejado patente en sus redes sociales: cada vez que algún miembro del clan menciona a nuestro país en sus historias, los ojos del mundo vuelven a ver hacia acá, lo cual ha generado bastante publicidad positiva y gratuita.

En enero del 2017 la familia estuvo en Costa Rica por primera vez. En esa ocasión fue toda una locura la visita del clan más famoso de la televisión, y es que fue casi la familia completa la que estuvo de vacaciones en las playas guanacastecas.

Scott, Khloe, Kourtney, Kim, Kris, Kendall, Kylie y hasta los niños de la familia, disfrutaron de las bellezas del país. De hecho, ese viaje fue parte de la filmación de uno de los episodios de Keeping Up with the Kardashians.

Más recientemente el matrimonio West Kardashian volvió al país en junio del 2019, en esa ocasión trascendió en medios internacionales que Kim estaba en suelo tico porque aquí encontraba agua de manantial para el tratamiento que requiere por su padecimiento de psoriasis.

Tras sus visitas a Costa Rica, la familia no ha dejado de alabar las bellezas del país y lo bien que la han pasado aquí. De hecho, Kim reveló en una ocasión que su hija North dice que quiere vivir aquí.