Alexánder Sánchez. 16 septiembre
Después del programa, la exdiputada Andrea Morales seguirá ejerciendo como abogada. No descarta volver a la política. Foto: Alonso Tenorio
Después del programa, la exdiputada Andrea Morales seguirá ejerciendo como abogada. No descarta volver a la política. Foto: Alonso Tenorio

No era la favorita, ni la más popular, ni la influencer con más seguidores en Instagram. Por eso a Andrea Morales su salida de Dancing with the Stars no la tomó por sorpresa.

La exdiputada, quien se convirtió el domingo en la primera eliminada de programa, no se siente defraudada por su efímero paso por la pista de baile, más bien se percibe como una ganadora.

“Yo sabía que era una arena diferente a la mía. Por eso todo lo que viví, lo bueno y lo malo, me hicieron crecer”, expresó Morales

Un día después saberse fuera de competencia Andrea, muy tranquila y reflexiva, habló con Viva de su experiencia como bailarina.

–Andrea ¿cómo se siente hoy lunes, después de que ya bajó la adrenalina y el golpe de la eliminación?

–Después de la tormenta (se ríe), puedo decir que me siento muy bien, muy satisfecha y con el corazón agradecido. Lo mejor que uno se puede llevar de este tipo de programas es el cariño de la gente. Yo quería que se conociera otra cara de Andrea Morales y eso se logró, era mi objetivo principial. Estoy con mucha paz, con eso.

Yo espero que me hayan podido conocer de manera distinta a lo que tal vez tenían en metra tras mi paso por la política.

La experiencia en Dancing with the Stars, sin duda, significó una exposición pública muy diferente a la que usted estaba acostumbrada.

–Sí, bueno eso justamente fue eso lo que significó, salir de mi zona de confort y exponer mi vida, porque tengo varios años en el ámbito privado. Exponer mi vida de nuevo pero de una manera más íntima, más personal.

Erick Vázquez fue la pareja de baile de Andrea Morales. Fotografía Alonso Tenorio
Erick Vázquez fue la pareja de baile de Andrea Morales. Fotografía Alonso Tenorio

¿Siente algun tipo de frustración por ser la primera eliminada y no continuar?

–No, quizá sí un poco de nostalgia, de melancolía, porque me la pasé muy bien. Voy a extrañar esos ratos de camaradería detrás de los escenarios, el aprendizaje. Lo de quedar eliminada pues son situaciones que se pueden dar en este tipo de proyectos, donde no puedo negar, eso sí, que me hubiera gustado continuar.

La parte competitiva del ser humano siempre sale a flote en este tipo de situaciones. ¿Cómo fue su caso?

–Me considero una persona muy competitiva, pero una de la cosas que siempre dije cuando entré al programa es que la competencia era conmigo misma, no era una competencia con los demás compañeros. Sabía que el programa me iba a permitir sobrepasar mis límites y desarrollarme como persona.

¿Tiene alguna queja o resentimiento con algún juez o compañero?. Quizá sintió, de pronto, que no fue valorada lo suficiente.

–No, la verdad, no. Estoy agradecida con la oportunidad que se me presentó. Yo desde el principio sabía que yo no estaba en la vida pública, ni del espectáculo ni nada, sabía que era una arena diferente para mí y que no tenía seguidores como el resto de mis compañeros. Por eso todo lo que viví, lo malo y lo bueno, lo vi como una ganancia.

Yo no llegué a que me evaluaran por mis cualidades del espectáculo. Tal vez si yo hubiera llegado esperando un reconocimiento por mis bases de bailarina, que no tengo, hubiese sido diferente. Pero no, por eso todo fue ganancia para mí.

Aunque en la foto se ve sonriente, muchos seguidores del programa percibían que Andrea Morales no disfrutaba del todo su estancia en el programa. Fotografía Alonso Tenorio
Aunque en la foto se ve sonriente, muchos seguidores del programa percibían que Andrea Morales no disfrutaba del todo su estancia en el programa. Fotografía Alonso Tenorio

¿Se imaginó en algún momento estar en un programa de este tipo?

–No. En algún momento, cuando era otro formato, me habían hablado y lo había considerado. Pero lo que pasa es que son concursos que requieren bastante esfuerzo y bastante dedicación. Yo llegué a pensar que esto era como vacilón y no, hay requerimientos muy importantes que hay que cumplir y bueno, eso también lo aprendí.

¿Qué va a hacer de ahora en adelante?

–Yo descansar porque estoy muerta. Ya era hora de que me mandaran a descansar. Y seguir en el ejercicio de mi profesión, en mi vida privada.

Volverá a su trabajo como abogada, pero ¿a la política?

–Uno no tiene que decir nunca. No me gusta descartar las cosas. Me gusta mucho la participación ciudadana y me gusta aportar.

¿Seguirá viendo el programa?

–Claro, para apoyar a mis compañeros. Una de las cosas lindas de Dancing es que me voy con amistades entrañables.

¿Con cuál de todos sus compañeros se llevó mejor?

–Es muy feo hacer grupos, a todos los aprendí a querer. Yo a algunos los conocía de oídas, y ahora que los puede conocer en persona puede decir que los admiro, son personas muy luchadoras.

¿Tiene algún favorito para ganar la competencia?

–Yo admiro el talento de Greivin Morgan y de Sofía Chaverri, además de que me encanta la enegía de Marko Jara. A ellos los veo en la final.

¿Qué es lo más valioso que se lleva del programa?

–Me llevo el empujarme a incomodarme. Uno debe incomodarse para entender la reales capacidades que uno tiene. A veces estamos muy cómodos en un lugar y queremos seguir haciendo siempre lo mismo, pero eso no te permite desarrollarte como persona y te deja encerrado en el mismo círculo.

“Es bueno entender que hay otros mundos, que hay otras cosas que se pueden hacer y que también las puedo hacer bien”.

Colaboró con esta entrevista: Kimberly Herrera