Fernanda Matarrita Chaves. 4 octubre
Cientos de personas esperaron durante horas para ingresar al concierto de Foo Fighters y Weezer. Muchos llegaron desde la madrugada para no perderse el evento histórico. Fotografia John Durán
Cientos de personas esperaron durante horas para ingresar al concierto de Foo Fighters y Weezer. Muchos llegaron desde la madrugada para no perderse el evento histórico. Fotografia John Durán

Marcela tiene 26 años y apenas tenía uno de vida cuando la banda Foo Fighters inició. Creció escuchando la música de estos roqueros y veía lejana la posibilidad de verlos en Costa Rica. Cuando se enteró de la noticia, adquirió la entrada para el área The Pretender (gramilla de pie) y a partir de allí empezó a idear su plan para no perderse de este espectáculo.

Al no tener vacaciones disponibles en su trabajo, esta josefina decidió incapacitarse; Marcela aclara que ese no es su nombre real pues revelar su identidad podría acarrearle consecuencias en su trabajo.

(Video)Miles de personas aguardan con ansias la apertura de puertas para ver a Foo Fighters y Weezer

Ella no dejó de brincar previo a que abrieran las puertas del Estadio Nacional, lugar en el que se realizará el esperado recital y en el que la banda Weezer estará como invitada. Definitivamente, un 2x1 que ningún roquero se quiere perder. Los acompañantes de “Marcela” no entendían cómo tenía energía para saltar y gritar pues llegó a la Sabana desde las 2 a. m.

“He esperado este concierto toda mi vida. No me podía quedar sin venir. Esta experiencia nunca la voy a olvidar. Me tuve que incapacitar y, aunque sé que fue una decisión peligrosa, sé que esta será una de las mejores noches de mi vida”, dijo con euforia en la mirada.

Llegar a las 2 a. m. le sirvió de mucho, pues ocupaba un campo de privilegio en la fila en la que estuvo por más de 13 horas.

Los fanáticos mantuvieron la energía todo el tiempo, sin importar el fuerte sol que soportaron por la mañana y el torrencial que cayó en la tarde. Fotografía: John Durán
Los fanáticos mantuvieron la energía todo el tiempo, sin importar el fuerte sol que soportaron por la mañana y el torrencial que cayó en la tarde. Fotografía: John Durán
Lluvia, rayería y carnitas asadas

La zona oeste del Estadio Nacional estaba abarrotada por centenas de fanáticos que vestían capas de colores y se hidrataban porque la mañana estuvo muy caliente.

Acercándose a las 3 p. m., el cielo se cerró y la rayería empezó a caer. Entre “compas” comentaban el peligro de estar en una zona con árboles como La Sabana en una tarde lluviosa y con tantos rayos; aun así, con el peligro en el ambiente, nadie desistió: todos querían mantenerse en la fila de The Pretender y asegurarse una buena ubicación en la gramilla que está bastante cercana al escenario.

Cerca del público estaban vendedores de camisas, revendedores de entradas, puestos de carnes asadas en los que a la vez promocionaban capas: en este tipo de actividades todos ganan: quienes venden y por supuesto, aquellos que disfrutan de espectáculos inolvidables.

Sin duda, el producto más vendido fueron los ponchos plásticos, hubo afortunados a los que Firestone Radio (91.9FM) les regaló uno. Esta marca compró por este 4 de octubre el espacio que Zoom (91.9 FM) tiene en el dial y regalaron estos artículos para que los fans no se empaparan en un día memorable.

Memorable, justo así calificó Jean Paul Mathieu esta fecha. Para él ver al líder de Foo Fighters será algo épico, pues siempre fue su sueño ver en vivo a algún exintegrante de Nirvana.

“Esto es parte de la historia del rock. Vamos a pasarla bien, viene con algunos amigos, pero en esta espera ya hicimos muchos compas. Tengo altísimas expectativas”, contó Jean Paul de 37 años y quien sacó vacaciones para asistir al concierto.

Los amigos Mónica Méndez (20), Melanie Guillen (23), Joel Mata (20) y Brandon Arce (20) llegaron desde las 6 a. m. para asegurarse que tendrían un buen puesto para ver el concierto. Aunque son chicos tan jóvenes, son fanáticos de la banda por herencia de sus padres.

En teoría, las puertas del Estadio Nacional estaban previstas para ser abiertas a las 3 p. m., desde esa hora los ansiosos espectadores empezaron a pedir que abrieran, como el pedido no se realizaba, cantaron música de Queen y Los Ángeles Azules mientras caían gruesas gotas y los rayos no dejaban de asustar.

El ingreso se habilitó luego de las 3:30 p. m.

Los amigosMónica, Melanie, Joel y Brandos previo al concierto. Fotografía: John Durán
Los amigosMónica, Melanie, Joel y Brandos previo al concierto. Fotografía: John Durán