Música

Rock Fest: un nuevo libro revela la historia no contada del mítico festival de rock tico

‘Rock Fest: Desde el asiento del conductor’ es una retrospectiva de la escena roquera de Costa Rica, escrita en complicidad por Fo León y Ernesto Adduci de cara al regreso del festival en el 2022

“Todo en la vida está hecho con pequeños milagros”, dice repetidamente Fo León, coautor del libro Rock Fest: Desde el asiento del conductor. Su frase toma aún más relieve tras la presentación de la obra, la cual relata cómo se gestó y consolidó uno de los más emblemáticos festivales musicales en la historia de Costa Rica y cómo, mientras se escribía cada línea, se cocinaba la resurrección del encuentro roquero para el 2022.

Para lograrlo, León (autor, curador, historiador y gestor cultural) entrevistó por muchas horas a Ernesto Adducci, el creador del festival, y en conjunto hilvanaron una línea de tiempo cargada de anécdotas, repaso de logros, fracasos y reflexiones en torno a lo que por muchos años fue el corazón escénico del rock en el país.

En el marco de la presentación del libro (que ya está disponible en Librería Internacional), León conversó con Viva sobre un proyecto que repasa tanto la historia de Adduci como también del festival que se celebró por primera vez en 1996 y descansa desde el 2013 a la espera de regresar por todo lo alto en mayo del 2022, en Parque Viva.

—¿Cómo tomó la decision de registrar en un libro este evento histórico?

—Originalmente, Marcos Monnerat (líder de The Movement in Codes) contacta a Ernesto Aducci, el productor histórico del Rock Fest, y le propone que haga una edición nueva. Ernesto vive en Chicago y ha estado retirado de producción desde el 2013, así que no pensaba en eso. Le dijo que “hacer un festival no me interesa, lo que me interesa es un libro pero no soy escritor”. Marcos me referencia a mí, así que Ernesto me llama al instante, que viene a Costa Rica y quedamos en vernos un día para hablar de todo lo que ha pensado al respecto. Acordamos vernos en San José y conocernos por primera vez y grabar la conversación. Ese día fue el 23 de junio. Nos encontramos en la mañana en el Teatro Nacional y pasamos juntos hasta el cierre de las calles por la restricción. Pasamos juntos doce horas, en el transcurso de esas doce se graba el dialogo y esa entrevista es la base del libro.

—¿Fue orgánico ese diálogo?

—¡Era la primera vez que nos veíamos! Caminamos por San José y la conversación se fue por muchos lados. Rápidamente se sale de lo anecdótico, y hablamos de otras áreas, especialmente en torno a la pregunta: ¿por qué uno hace lo que un hace? ¿Por qué uno se mete en el arte, la música y literatura cuando son callejones sin salidas? Hablamos de historias lindas alrededor del festival pero también de cómo había personas que estaban viendo si la pegaban o no, así que hablamos mucho sobre el contexto que dio a luz a esta generación de los noventa, la primera del Rock Fest.

”También hablamos de por qué dejó de hacerlo (el festival), de su vida... El libro también es un perfil de él. Se vuelve muy fácil tragarse un montón de datos duros porque se cuenta a través de una historia impactante, que es el amor de Ernesto por los conciertos.

— ¿Qué fue lo que más le emocionó durante la creación del libro?

—Que uno entra haciendo algo, teniendo una expectativa y se va dando cuenta de que termina en muchas cosas más. Yo empecé a escribir pensando mucho en la cuestión del rescate de la memoria histórica. Y bueno, terminé con conseguir su perspectiva (la de Ernesto), documentar tres eras de rock costarricense: ochentera, noventera y dosmil. Todo eso me terminó topando con una discusión muy viva sobre las motivaciones de por qué la gente hace arte y gestión cultural.

— El libro también habla sobre los fracasos en las ediciones del festival. ¿Por qué es necesario subrayar esto en una retrospectiva?

—Es importante hablar de lo que sale mal, porque somos una cultura que no habla de resiliencia. Hay un sociólogo que hablaba cómo las culturas quieren compararse con campeonatos deportivos, con grandes equipos que dividen a un país, entonces todos los años la mitad gana y la mitad pierde. La gente piensa que ganar es un derecho, no como algo que ganas con mucho esfuerzo. Hablar de fracasos es importante porque las cosas salen mal mil veces y los éxitos se cuentan con los dedos, sobre todo en la forma en que se fusionan las artes. Usualmente, lo que tienes acceso como audiencia es solo al triunfo, pero no ves todo el camino que lo llevó a ser lo que es. Todo es pulseada. Todo en la vida está hecho con pequeños milagros.

—¿Qué significa para usted que regrese el festival?

—Fue impresionante porque yo estaba escribiendo el libro y Ernesto empezó a preguntarse si se haría o no el festival de nuevo. Todo estaba en el aire y yo tenía al fantasma de un nuevo festival respirándome desde el primer momento.

”El hecho de que vaya a haber un concierto cuando saquemos esto le da un aire un poco surrealista, un poco meta, porque uno está metido en el colocho. De repente, ver a Ernesto ejecutando todo lo que habíamos hablado, me emociona. En este punto de la pandemia, hay un gran entusiasmo por tener de nuevo un espacio cultural colectivo con arte que referencia a su vida. Le da una energía distinta”.

El libro tiene un costo de ₡15.000, y se consigue exclusivamente en Librería Internacional, a cual distribuye a Encino Ediciones, editorial a cargo. El Rock Fest 2022 se celebrará el 14 de mayo en el anfiteatro Coca-Cola, del Parque Viva.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.