Jorge Arturo Mora. 13 agosto
Músicos de la orquesta Glenn Miller fotografiados durante su concierto en el cine Coliseum de Madrid. Foto: cortesía Interamericana de Producciones.
Músicos de la orquesta Glenn Miller fotografiados durante su concierto en el cine Coliseum de Madrid. Foto: cortesía Interamericana de Producciones.

Todo comenzó en 1937. Aquel maravilloso músico creó la banda Glenn Miller y su orquesta para fijar su nombre en la historia. Sería algo incomparable.

Así nació una de las bandas más importantes del siglo pasado que hoy se recuerda y se celebra con intensidad. Un clarinete y cuatro saxofones fueron las primeras piedras de una institución que hoy resguarda el patrimonio musical imaginado por aquel trombonista de Iowa.

Con espectáculos bailables, la orquesta del padre del swing se convirtió en un leitmotiv de las Big bands. En honor al gran nombre de Glenn Miller, hoy existen en el mundo dos orquestan que repasa su legado.

Con el nombre de Glenn Miller Orchestra, existe un ensamble en Estados Unidos y otra en Reino Unido que recuerdan la importancia del swing en el siglo XXI. Esta semana en Costa Rica aterrizará el ensamble británico para ofrecer un concierto inédito en nuestro país.

Sesenta y tres años después de su fundación, el ensamble se mantiene sólido y ofrece giras mundiales para preservar su música. Ray McVay, el director de la orquesta, conversó en exclusiva con Viva sobre el significado de vivir rodeado del legado de Glenn Miller y llevar su obra por el mundo.

Ray McVay es el director de la Glenn Miller Orchestra de Reino Unido. Foto: cortesía Interamericana de Producciones
Ray McVay es el director de la Glenn Miller Orchestra de Reino Unido. Foto: cortesía Interamericana de Producciones

–¿Qué significa para usted recorrer el mundo en gira de conciertos en honor al nombre de Glenn Miller?

–Es fantástico. Es algo absolutamente maravilloso, que provoca muchos sentimientos tanto en mí como en los músicos. De hecho, ya queremos llegar a tu país. Estamos muy ansiosos por llegar a tocar a Costa Rica. Tenemos tantos años de tener esta orquesta y puedo decir que ir a muchos países como Austria, Portugal y Rusia nos ha ofrecido un catálogo de experiencias extraordinarias. También hemos ido a Argentina, Uruguay y Japón y en cada país se vive diferente, pero intensamente. Esperamos que en Costa Rica se repita esa experiencia. Ha sido agotador porque llevamos muchas semanas de gira, pero es una experiencia positiva.

–¿Por qué cree que la música de Glenn Miller ha llegado a ser tan amada en tantos países?

–Creo que la música de Glenn supera las nociones del tiempo, absolutamente. Fue escrita hace tantos años y aún resuena. Nosotros viajamos por el mundo y encontramos que aún está válida. Lo seguirá siendo. En Japón el concierto fue absolutamente fascinante, tuvimos un recibimiento gigantesco, a pesar de ser una cultura tan diferente. Sus temas generan tanta emoción que cualquier audiencia puede disfrutarla".

"Además, esto no exime edades: la música de Glenn Miller es para abuelos, abuelas, así como para los niños que vienen de escuelas y colegios. Todos amamos la música de Glenn y en los conciertos encontramos gente de todas las edades. Puede que un niño viva la música diferente a alguien mayor y eso está bien. Lo importante para nosotros es que puedan disfrutar del concierto que, más allá de la música, también pretende ser una experiencia que todos podamos recordar. Tengo la dicha de que recuerdo muchos conciertos porque han sido espectaculares.

El trombonista inolvidable

Alton Glenn Miller nació en Iowa, Estados Unidos, el 1º de marzo de 1904. Fue un importante músico del jazz y actualmente se recuerda como símbolo del swing.

FUENTE: GLENNMILLERORCHESTRA.COM..    || J.C. / LA NACIÓN.

–¿Por qué la música de Glenn Miller sigue vigente?

–¡Qué te podría decir! Es una música muy poderosa que gana fuerza conforme pasan las décadas. Es sensacional. La calidad de la música y de la orquesta es superlativa, por eso es sinónimo de disfrute. El mejor ejemplo es con la pieza In the mood que es tan conocida; todo el mundo la ama. Seguimos buscando la manera de pasar buenos ratos tocando su música.

–¿Qué responsabilidad siente que tiene usted en su puesto como director de la Glenn Miller Orchestra?

–Es hermoso trabajar tanto tiempo y mantener viva la música de Glenn Miller. Me siento en la responsabilidad de continuar el romance que tiene el público con su obra. Por eso es que existen dos orquestas en honor a Glenn Miller: una en América y otra en Reino Unido. Nos aseguramos que la música alcance a la mayor cantidad de personas posibles. Todos pueden disfrutarla si estamos a disposición. Es una buena responsabilidad, positiva, pero significa algo muy grande.

–Cuando usted está al frente de la orquesta, ¿qué le provoca escuchar a sus músicos tocar la obra de su artista favorito?

–Yo amo la música de Glenn Miller, por lo que amo mi trabajo. Adoro su música. Me vuelve loco todos los días y ya es parte de mi vida. Cuando vamos a lugares como Moscú, realizamos el concierto y al final todo el público se levanta y nos ovaciona, a toda la orquesta. Es un sentimiento que se agiganta en las giras. En Europa pasa mucho. Eso nos cambia la vida. Me hace muy feliz y me hace amar todo lo que hacemos.

–¿Qué considera que debe tener un músico en mente cuando toca una obra de Glenn Miller?

–Cuando Glenn Miller escribió su música no tenía consciencia de cuánto duraría su obra; nunca imaginó que se seguiría interpretando tantos años después. Es bueno tener presente su historia de vida, de cómo debió participar de la Guerra Mundial. Saber que un músico extraordinario estuvo en las fuerzas armadas cambia perspectivas. Pasó una vida fuerte en el ejército y se permeó de una gran parte del espíritu americano. Saber que no solo fue músico da un panorama más amplio. Saber que uno toca a un ser humano excepcional provoca disfrute. Interpretar la música de Glenn implica una inversión emocional muy fuerte porque él tuvo una historia muy intensa de vida.

"También hay que tener presente la historia de la Glenn Miller Orchestra. Esta banda se formó después de la pérdida de Glenn y existimos para rendirle homenaje. Por aquí han pasado decenas de músicos talentosos y el elenco actual de intérpretes lo sabe. Ellos también son talentosos. Todos estamos conscientes del significado de ser parte de esto: es un completo honor y también es una responsabilidad, como comentábamos anteriormente.

–¿Siempre les hace saber a sus músicos esta visión sobre la orquesta?

–Sí, lo tienen muy claro. Además, son extraordinarios músicos. Tienen mucho talento. Tienen el feeling adecuado. Sienten la música como lo que es: algo de disfrute.

–¿Qué expectativas tiene para las presentaciones que ofrecerán en Costa Rica?

–La gente amará los conciertos. Será espectacular, no dudo que amarán el show, la música y a esta banda que está deseosa de tocar para ustedes. A todos nosotros nos encanta presentarnos en lugares donde seamos bien recibidos. Sabemos que en Costa Rica será así. No hemos llegado y ya tenemos aprecio por el país. Todos estamos muy emocionados por ir a Costa Rica.

Disfrute el espectáculo
El año pasado en Madrid, la Glenn Miller Orchestra desató oleadas de aplausos en una presentación especial. Foto: Jorge Sanz/Pacific Press/Alamy Live News
El año pasado en Madrid, la Glenn Miller Orchestra desató oleadas de aplausos en una presentación especial. Foto: Jorge Sanz/Pacific Press/Alamy Live News

En el marco de la celebración del Día de la Madre, la Glenn Miller Orchestra se presentará en el Teatro Melico Salazar los días 14 y 15 de agosto a las 8 p. m ambos días. Los boletos están a la venta a través del sitio eticket.cr, los puntos Servimás autorizados, así como en el centro de llamadas 2295-9400 Las entradas se pueden comprar con Tasa Cero a 3 meses en este enlace: http://www.conciertoscostarica.com/r/glenn/.

Las entradas para cuarto piso cuestan ¢23.650, en palco de tercer piso ¢25.800, en el balcón del tercer piso ¢37.200, el palco del segundo piso ¢41.200, el balcón del segundo piso ¢51.600, el palco del primer piso ¢57.700, la luneta trasera lateral ¢57.700, en la luneta adelante lateral ¢57.700, la luneta trasera central ¢65.700 y la luneta delantera central vale ¢65.700.

El espectáculo es apto para todo público.