Jorge Arturo Mora. 28 marzo

(Audio) 'Mi casa no es una prisión', poema de Luis Enrique Mejía Godoy

“Dormí mejor después de esto”, cuenta el cantautor nicaragüense Luis Enrique Mejía Godoy tras un concierto virtual que realizó el pasado viernes, en el que compartió con miles de personas que lo siguen en sus redes sociales.

En estos tiempos de aislamiento a causa del nuevo coronavirus, Mejía Godoy ha abrazado la creación literaria como compañía, pero le hacía falta compartirla.

Aprovechando el recital, el compositor compartió un poema llamado Mi casa, en el que ruega a los ciudadanos del mundo a permanecer en sus hogares para prevenir la expansión del contagio por covid-19.

A continuación, puede leer el poema:

Mi casa es mi nido

no mi jaula

Mi espacio vital no mi encierro

Jamás será prisión

Reclusión ni cárcel

Mi casa tiene las puertas abiertas

para la esperanza

En sus ventanas no hay barrotes

sino racimos de luz

y tiene el alma llena de poemas

y canciones.

Mi casa es mi planeta

y mi encuentro cotidiano

con los míos

la conversación

alrededor de la mesa servida

Cálido abrazo

que enfrenta a las pandemias

y las mentiras.

Mi casa es un árbol

preñado de luceros.

y tiene un techo coronado

de mariposas

Un trozo de cielo azul

hay en su patio de trinitarias

y sacuanjoches.

Mi casa es la única trinchera

para vencer el miedo

A pesar de mi exilio

es mi pequeña patria

mi corazón-coraza.

Sobre el poema
Luis Enrique Mejía Godoy se encuentra en Costa Rica ante la problemática que enfrenta su natal Nicaragua. Foto: Jorge Castillo.
Luis Enrique Mejía Godoy se encuentra en Costa Rica ante la problemática que enfrenta su natal Nicaragua. Foto: Jorge Castillo.

Mejía Godoy admite que, al haber construido una carrera literaria con mirada hacia las circunstancia, la pandemia del covid-19 no podía quedar fuera de sus creaciones.

Mientras se encuentra en total aislamiento para prevenir el contagio, el autor cuenta que los últimos diez días han sido dedicados a la escritura.

“Desde que comenzó esta crisis por la pandemia en Centroamérica, algunos artistas empezaron a preocuparse y comenzamos a plantearnos seriamente cómo podíamos hacer para contribuir en primer lugar para decir la verdad”, cuenta Mejía Godoy, quien se encuentra exiliado en nuestro país.

“Hay que advertirle a la gente que esto es una cosa real, que no es un cuento, que es una realidad que se está imponiendo en todos los países del mundo sin discriminación de nada, de raza, de ideología, de bandera... Es una enfermedad de la que, si no nos cuidamos, nos puede ir mal. Hay que crear una coraza de resistencia y eso está en la casa. Hay que quedarse en casa, lavarse las manos y guardar la distancia y desinfectar. Espero que mi poema ayude en eso”, explica.

Luis Enrique Mejía Godoy tiene 75 años y es asmático, por lo cual ha aplicado la cuarentena para cuidar su salud. Foto: Jorge Castillo.
Luis Enrique Mejía Godoy tiene 75 años y es asmático, por lo cual ha aplicado la cuarentena para cuidar su salud. Foto: Jorge Castillo.

Contrario a lo que se podía imaginar, Mejía Godoy eligió la poesía para verter sus sentimientos, un terreno que no le es para nada desconocido.

“Siempre procuro escribir poemas y, en muchos casos, la poesía me da la libertad que a veces no tengo con una canción. A veces la canción me restringe por los minutos de la estrofa y del estribillo; el poema tiene total libertad y puede ser más extenso, así que surgió naturalmente”, cuenta.

Justo esa creación orgánica apareció poco a poco en la última semana, pues Mejía Godoy no se planteó una fecha final, pero sí tuvo muy presente en su cabeza que debía escribir algo pronto para concientizar a la gente.

“Me planteé escribir esto urgentemente. Eso no significaba que no lo iba a elaborar bien, pues soy artista de oficio y debo ser responsable, cuidar el lenguaje, pero sí debía manifestar lo que he sentido estos días”, agrega.