AFP , Alexánder Sánchez. 2 agosto
A sus 38 años de edad Beyoncé no para de deslumbrar con su belleza y gran talento. Captura de pantalla
A sus 38 años de edad Beyoncé no para de deslumbrar con su belleza y gran talento. Captura de pantalla

El filme Black Is King, de la cantante estadounidense Beyoncé, fue puesto en línea por la plataforma Disney+ esta semana, recibiendo elogios por la celebración de la cultura negra y críticas por una visión alejada de África.

El largometraje acompaña el álbum The Lion King: The Gift, lanzado en julio de 2019 e inspirado en la película El Rey León, una versión de animación por computadora del clásico de Disney y en la que Beyonce dio voz a uno de los personajes principales.

La película retoma el tema del Rey León presentando a un joven que se embarca en un viaje de iniciación, que Beyoncé convirtió en un ambicioso proyecto estético que ha sido aclamado por la crítica.

Jude Dry, del sitio IndieWire, celebró una película “saturada de impresionantes efectos visuales”.

Y en el marco del movimiento de protesta Black Lives Matter -desatado por la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco-, el proyecto, enfocado en la herencia negra, tiene una resonancia multiplicada.

Black Is King presenta artistas africanos cuyo trabajo combina brillantemente con el de los estadounidenses que tienen raíces en el continente negro”, escribió John DeFore de The Hollywood Reporter.

Sin embargo, muchos han criticado la “wakandificación” de Beyoncé, en referencia a Wakanda, un reino africano imaginario donde se desarrolla la película y la tira cómica de Pantera Negra.

Según sus detractores, Beyoncé otorga una visión distorsionada y amalgamada de África.

“¿Alguien puede decirle a Beyoncé que África no es solo cultura y que somos personas normales?”, tuiteó Kaye Vuitton, un nigeriano.

View this post on Instagram

link in bio

A post shared by Beyoncé (@beyonce) on

Sin embargo, otras figuras africanas no le dan tanta importancia a la película de Beyoncé.

“Hay cosas más urgentes que enojarse con una afroamericana que usa sus medios para interrogar, explorar e interpretar artísticamente la forma de llenar los vacíos de su identidad”, escribió Timeka Smith, activista de igualdad racial.

Esos vacíos, agrega, son las conexiones entre los afroamericanos y su pasado africano que han sido cortadas y que procuran restablecer.