Fernanda Matarrita Chaves. 13 agosto
Verónica Calderon creó la marca Haronid. Fotografía: John Durán
Verónica Calderon creó la marca Haronid. Fotografía: John Durán

Cuando ingresaron a estudiar la carrera de diseño de modas, Maripaz Hidalgo, Verónica Calderón, Jennifer Jiménez y Verónica Morales tenían un panorama claro: su propuesta debía trascender, tenía que tener una identidad y diferenciarse de las demás en una industria que crece poco a poco en el país.

Esta nueva generación del diseño costarricense ofrece cuatro propuestas totalmente distintas con las que pretenden cautivar diferentes segmentos del mercado. Sus premisas son ofrecer moda de calidad a precios accesibles.

El conocido diseñador Rob Chamaeleo, quien además es director de carrera de la Universidad Creativa, centro de enseñanza en el que se imparte Diseño de Modas desde hace 22 años años, considera que el actual es un momento idóneo para que nuevos talentos empiecen a aflorar, tomando en cuenta que el panorama en el país en el ámbito de moda “no es el mismo de hace siete años”.

“(…)Los nuevos talentos tienen una facilidad que no se tenía: la nueva generación de diseñadores se está educando con la conciencia de que Costa Rica está creciendo en ese ámbito y que tiene futuro. Por ende, ya más que en diseño y estrategia doméstica saben que existen foros como “Estilo Costa Rica” de Procomer. Saben que existen otras vías de expansión que les pueden ayudar más que solo el diseño como diseño. Ellos tienen la visión de mercadeo más global, ellos tienen la visión de expansión. Esto ha permitido nutrir proyectos diversos entre ellos: con fuerte identidad de marca, que no solo son competitivos a nivel nacional sino a nivel internacional”, explicó Chamaeleo.

Actualmente en Barrio Escalante existe la tienda CL Casa de Modas, espacio que alberga cerca de 30 propuestas de diseñadores costarricenses, unos más consolidados y otros más nuevos. Dos de las diseñadoras que le presentamos en este artículo son parte de este lugar.

A continuación puede conocer a cada una de estas promesas del diseño que, por ahora, se dirigen a mujeres.

Vestidos de novia no convencionales, ropa llena de brillo y alegría, prendas de sastre y lencería y una propuesta más líneal y colorida, son parte de lo que ofrecen cuatro chicas que buscan consolidarse en la industria de la moda tica.

Verónica Calderón: Fuerza y garbo

Verónica Calderón es la creadora de la marca Haronid. Esta emprendedora de 25 años ha estado rodeada de diseño desde que tiene memoria: su mamá es modista y su abuelo sastre.

Calderón empezó a codearse personalmente con el diseño durante los tres años que estudió arquitectura, luego se graduó como publicista, llevó clases de confección y finalmente le perdió el temor a cursar una carrera como diseñadora de modas: antes pensaba que difícilmente podría vivir de ello.

Verónica Calderón lleva varios años creando, sin embargo, fue hasta hace dos meses que sacó su marca Haronid, dirigida principalmente a la mujer.

“Presenté la colección en el Mercedes Benz Fashion Week San José 2018, en la pasarela Emerge, y gané el premio Emerge. Luego de eso envié mi propuesta a CL Casa de Modas e ingresé a exponer allí mis productos. Mi propuesta ha tenido bastante aceptación”, contó.

La primera colección de Haronid está inspirada en la propuesta de las canciones de Aretha Franklin. “Ella fue icónica en los 60 por hacer un movimiento en pro del feminismo y la liberación femenina. La estética de los 60 era muy lineal, colores vivaces como rojos y amarillos. En esta colección podés observar muchas texturas, formas geométricas, movimiento, pantalones holgados (palazzos). Es bastante juguetona”, detalló Calderón, quien dice que con su concepto ofrece espíritu fuerte y garbo.

“Esta colección fue dejar el miedo atrás. Es alzar la voz y demostrar quien sos: hacer lo que se quiere y que no importe nada más”, agregó.

Más adelante Haronid ofrecerá diseños para hombres, pues tras salir a la luz, han sido principalmente ellos quienes más se han acercado a la marca.

Otro de los proyectos fuertes de la diseñadora es dar workshops (talleres) en los que pueda explotar sus conocimientos en publicidad y marketing para poder orientar a personas “que tienen proyectos increíbles pero que no han sabido proyectarlos”.

Verónica tiene un taller en su casa en el que trabaja con una colaboradora. Actualmente su colección está a la venta y hace diseños personalizados.

En Haronid crean con cero desperdicio. Pronto espera sacar una línea más comercial elaborada con telas ecológicas hechas con botellas recicladas.

“Las marcas hemos ido entendiendo que la moda tiene una responsabilidad muy grande. Hay que ponerse la camiseta. Hay que hacer algo al respecto”, dijo.

Puede conocer más de la marca Haronid en el Instagram haronid_cr

Jennifer Jiménez tiene una propuesta para la mujer tradicional dispuesta a arriesgarse. Fotografía: John Durán
Jennifer Jiménez tiene una propuesta para la mujer tradicional dispuesta a arriesgarse. Fotografía: John Durán
Jennifer Jiménez: Oda a la mujer tradicional

Jennifer Jiménez, de 25 años, estrena su marca The Society. El concepto de esta propuesta es completamente femenino. “Como mujer me divierte vestirme, quiero ofrecer un poco de todos los universos de vestuario”, dice.

Su Colección Mrs Capone está compuesta por sastrería y lencería “con acabados muy bien hechos”.

“La colección está inspirada en los gangster. El más reconocido es Capone. Para mí los gangsters tienen mucho ego, son personas que ejercen mucho poder y son un poco crueles. Me gustó darle esa característica a una mujer y que sea más sensual”, dijo la diseñadora, hija de padres ticos y nacida en Estados Unidos.

Mrs Capone está hecha con colores sobrios y va dirigida a la mujer tradicional dispuesta a adoptar nuevas tendencias.

“Quiero tener una relación de amiga con las clientas y aportar al género femenino. Siento que (entre mujeres) hay recelo a primera entrada y quiero acabar con eso: apoyémonos, dejémos ciertas cosas de lado como cuando dicen ‘aquella me cae mal’ y ni la conocés”.

Parte de la filosofía de Jennifer Jimenéz es tener cero desperdicio en sus creaciones y así contribuir a la moda sostenible.

Cada una de sus prendas prometen al cliente precios conscientes. “No me quiero vender como diseñadora de momento ni tener precios muy elevados. Quiero ser consciente en el ámbito en el que estoy. Quiero ser más accesible”, explicó. Actualmente su colección va desde los ¢23.000 (lencería) hasta los ¢¢180.000 (traje sastre de tres piezas).

Por ahora, Jennifer crea en un taller en su casa. Le colabora un sastre. En esta última colección trabajó por las noches y fines de semana durante cuatro meses, pues durante el día labora como traductora.

Por ahora, Jiménez no visualiza a The Society siendo parte de un espacio en el que se expongan más propuestas de diseño. Esto porque su idea es posicionar su marca y eventualmente contar con un espacio físico. “Parte de la identidad de la marca es tener esa conexión con la clienta, sentirse en casa y chineada. Quiero que cuando lleguen al espacio vean cada detalle. En una casa de modas hay varias marcas y es difícil que yo pueda darle personalidad al ambiente”, aseveró.

Puede conocer más de The Society en el Instagram the.society.cr

Verónica Morales diseña vestidos y accesorios para novias no convencionales. Fotografía: John Durán
Verónica Morales diseña vestidos y accesorios para novias no convencionales. Fotografía: John Durán
Verónica Morales: Crea para novias no convencionales

Verónica Morales, de 26 años, cree que si una novia no quiere ser lo que la sociedad impone, no tiene por qué serlo. Por ello nació su propuesta Verónica Wedding, dirigida a “novias no tradicionales”.

“Mi propuesta es vanguardista. No es nada tradicional, es otro concepto. Siento que las mujeres estamos evolucionando en Costa Rica con esto de la ola del feminismo. Estamos encontrándonos otra vez. Siento que en unos años mi marca puede crecer bastante. El nicho de novias es al que quiero llegar. Realmente me gusta. También es como que no sale trabajo siempre porque la gente no se casa constantemente”, dice.

Ante la falta de bodas constantes, Morales tiene una solución: aunque los vestidos de novia sean su fuerte, enfocará su marca en crear atuendos para todo lo que implica asistir a un matrimonio o actividad social. “Hay que hacer balance entre novias y piezas que puedan meterse en el concepto de mi marca”, agregó la diseñadora.

Morales invita al sector que gusta de la moda a que se fijen en los nuevos talentos que están emergiendo y que también, de querer algo específico, que es mejor que contacten al diseñador directamente, pues a veces cuando el producto se vende mediante intermediarios (en algunas tiendas) tiende a tener “un precio muy elevado”, lo que impide que se venda.

(…) Muchas de las tiendas que venden diseño se ganan hasta 100% en un producto que a uno le cuesta mucho crear y al final cuesta que la gente lo compre porque ya si a vos te sale caro, imagináte vender en tienda y que ellos tienen que tener ganancia. Siento que eso, los mediadores de diseño le meten demasiado precio a las prendas y por eso el diseño se vuelve inaccesible. Me han dicho que en CL Casa de Modas es de las mejores opciones para los diseñadores, también sé que en Satisfactory no le ponen tanto precio a tu producto. Por dicha van saliendo también nuevas ferias donde invitan a nuevos diseñadores”, expresó Morales.

Para diferenciarse en un mercado en el que cada vez hay más oferta, la diseñadora dice que hay que ofrecer calidad y un producto exclusivo. Ella procura tener un precio accesible, pues entiende que sus productos son, generalmente, de un solo uso.

“Parte de mi construcción conceptual, de lo que me imagino de las bodas y me gustaría es ver a una mujer más relajada. Que no se case en una iglesia, como otro tipo de festividad donde ella pueda ser ella misma. No tan metido al perfil de novia tradicional. Eso es un poco del mundo de la marca. Parte de eso es que los vestidos estén en $400, $300, ya después depende de la tela, si se quiere más pedrería.

Más adelante quiero usar telas más orgánicas”, dijo.

Una de sus aspiraciones más próximas es crear una línea de camisetas con frases feministas. Siempre ligado a su concepto de dirigirse “a una mujer empoderada”.

“Me gustaría posicionarme internacionalmente con mi marca. Vender por internet, ser conocida y estar en pasarelas internacionales. También me gustaría participar próximamente en el Mercedes Benz Fashion Week San José”, aseguró.

Actualmente Verónica hace todas sus creaciones sola en un taller que tiene en su casa en Barrio Aranjuez.

Puede seguirla en Instagram veronica_wedding

Los brillos son los protagonistas en la propuesta de Maripaz Hidalgo. Fotografía: John Durán
Los brillos son los protagonistas en la propuesta de Maripaz Hidalgo. Fotografía: John Durán
Maripaz Hidalgo: Alegría y exclusividad

Los brillos, colores, lentejuelas y textiles llenos de fantasía de la marca Maripaz Hidalgo, no son casualidad. Su creadora, llamada como su propuesta, quiso plasmar su esencia en sus diseños.

“Todo empezó cuando entré a la carrera. Llegué con una idea muy concisa de mi marca. Como es un sueño y un logro personal mi esencia está en cada creación. Mi propuesta es llevar un mundo de ilusión, cuentos de hadas y fantasía plasmado en la ropa. El concepto es lúdico y quiero que se conozca por exclusividad de textiles. Son importados y con eso me quiero diferenciar”, explicó.

En la marca Maripaz Hidalgo no faltan materiales brillantes, escarchados, terciopleos e incluso hay bordados. Sus creaciones se comenzaron a vender y producir oficialmente en 2017. La idea es que sus llamativas prendas puedan usarse para todo tipo de ocasión logrando la combinación correcta.

Por ahora Maripaz Hidalgo ofrece productos para mujer; sin embargo su idea es llegar, más adelante, al mercado masculino.

“A corto plazo quiero expandirme más. Empezar producción con más cantidad de productos. Quiero meter la parte de que si a usted no le queda algo, nosotros se lo hacemos a la medida con colores y talla que el cliente desee. Esto es para todo tipo de mujer. La belleza no está definida por tallas”, aseguró.

Las prendas de la diseñadora Maripaz Hidalgo se pueden conseguir en CL Casa de Modas, en barrio Escalante, lugar creado para exponer talento costarricense. Los resultados han sido positivos para esta artista de 24 años, que asegura querer continuar en el lugar.

El rango de precio que ofrece Maripaz Hidalgo va de ¢¢15.000 hasta ¢¢150.000.

“Quiero cambiar esa fama de que el diseño costarricense es incomprable. Quiero hacer moda accesible: no tener precios exagerados para vender una prenda de calidad y exclusiva”.

Maripaz tiene su taller en casa. Su próximo proyecto es crear allí mismo un atelier para que las personas lleguen a probarse sus prendas y hacer propuestas de diseño y confecciones que le soliciten sus clientes.

Puede conocer más de la marca Maripaz Hidalgo puede ver el Instagram maripaz_hidalgo.