Manuel Herrera. 5 mayo, 2018

La segunda noche del Mercedes-Benz Fashion Week San José celebró a los colores y homenajeó a la mujer a través de propuestas sobrias y osadas, creadas por diseñadores locales y foráneos.

Este viernes, a la pasarela de moda más prestigiosa de la capital llegaron los trabajos de las nacionales Jessica González, Ana Gutiérrez y Andrea Belén, respectivamente. En la segunda parte, la española María Escoté, el mexicano Andrés Jiménez, y la también española Ágatha Ruiz de la Prada, presentaron sus colecciones en San José.

Precisamente De la Prada era de las más esperadas de la noche, debido a sus extravagantes diseños saturados de color y arriesgados cortes.

Jessica González (al frente) es la directora creativa de Nnia. Ella debutó este viernes en el Fashion Week. Fotografía: Rafael Pacheco.
Jessica González (al frente) es la directora creativa de Nnia. Ella debutó este viernes en el Fashion Week. Fotografía: Rafael Pacheco.

La jornada la inició Jessica González, directora creativa de la marca Nnia, quien debutada en la Semana de la Moda de San José.

La mujer icónica es independiente, fuerte, poderosa y atrevida. Fue a esa mujer, la que impacta todas las esferas de la sociedad, la que llevó a la pasarela esta diseñadora de origen cubano, pero radicada en Costa Rica desde hace más de 20 años.

Iconic fue el nombre de la colección que presentó esta diseñadora de 27 años de edad, que creó desde vestidos hasta trajes completos de sacos y pantalones.

Las piezas consistían en siluetas holgadas (algunas) y simétricas que celebraron a la mujer del siglo XXI con colores lilas, amarillos, rojos, mostazas, entre otros.

Con sus diseños contemporáneos y latinoamericanos, Nnia busca empoderar a la mujer. Lo demostró esta colección que, entre linos y sedas, dejaba ver la fuerza femenina en sus cortes.

Luego de Jessica González, por la extensa plataforma comenzaron a caminar las modelos con los diseños de Ana Gutiérrez.

Esta diseñadora, cuya marca es homónima, es una consagrada de la industria local y del Mercedes-Benz San José; sin embargo, eso no la alejaba de los nervios y la ansiedad por presentar su colección Trópico.

Gutiérrez inspiró su trabajo en la noche del bosque tropical costarricense. En la pasarela desfilaron piezas que fueron una alegoría a la vida nocturna en esos sitios e incluso, los salones del Hotel Real Intercontinental que albergaron el desfile, evocaban el sonido de esa densa flora.

Colección 'Trópico' de Ana Gutiérrez. Fotografía: Rafael Pacheco.
Colección 'Trópico' de Ana Gutiérrez. Fotografía: Rafael Pacheco.

Comprometida con el diseño de modas responsable y sostenible, Ana Gutiérrez presentó una colección que creó con la técnica del upcycling, que consiste en descomponer piezas ya existentes y volverlas a crear con un valor superior a la idea original.

Días antes de presentar su colección, Gutiérrez dijo a Viva que la inquietaba que la audiencia no percibiera el mensaje que llevaba intrínseco cada pieza que elaboró.

Además de indumentaria, la diseñadora presentó una línea de bolsos y su reconocida joyería.

Expectante, el público esperaba la llegada a escena de la colección El despertar de lo Femenino de Andrea Belén, diseñadora de Etérea.

A escena, esta diseñadora de modas llevó una colección con un potente mensaje de fondo: la inclusión social y la equidad de género.

Belén hizo un atractivo montaje que inició una bailarina, quien recorrió varios metros de la pasarela con algunos pasos propios de la danza contemporánea. De seguido, las modelos comenzaron a salir a escena mostrando las confecciones de Belén.

Para lograr que el mensaje llegara más directo al público, la diseñadora contó en su desfile con una modelo plus size. Fue la primera vez que una chica talla grande recorrió la pasarela de la prestigiosa cita de la moda.

Vestidos, pantalones, enaguas y una línea de zapatos y accesorios dieron vida a esta colección que se retiró de la pasarela con la misma chica que bailó al inicio.

Adriana Belén, de Etérea, incluyó en su pasarela a una modelo 'plus size'. Fotografía: Rafael Pacheco.
Adriana Belén, de Etérea, incluyó en su pasarela a una modelo 'plus size'. Fotografía: Rafael Pacheco.
Oferta extranjera

Antecedidos por una pasarela de varias tiendas de Multiplaza, los tres diseñadores internacionales que presentarían sus colecciones este viernes estaban listos para salir a escena.

La primera fue la española María Escoté, reconocida en el mundo por vestir a grandes celebridades como Katy Perry o Rita Ora, por ejemplo.

Escoté mostró en el país su colección María on the moon, que se caracterizó por tener toques retros y futuristas al mismo tiempo que mostraron de cerca el poder del ciclo lunar.

Charol, látex y lentejuelas dieron vida a esta atrevida colección para mujer.

Estas son las botas transparentes que fueron parte de la colección que presentó la española María Escoté. Fotografía: Rafael Pacheco.
Estas son las botas transparentes que fueron parte de la colección que presentó la española María Escoté. Fotografía: Rafael Pacheco.

Escoté dijo a la prensa europea que esa colección plasma un concepto bohemio y de distracción, pero sobre todo capta cómo influye la Luna en las mujeres y sus estados de ánimo.

Hubo coloridos pantalones, sacos y vestidos, pero lo que más llamó la atención fue el calzado que acompañó la colección: unas botas transparentes con grandes perlas en el borde superior y a la orilla de la punta.

La osada propuesta de Escoté se contrarrestó con la irreverencia del mexicano Andrés Jiménez, de la marca Mancandy.

Bootycall fue el nombre de la colección del internacional, el único que presentó propuestas masculinas durante la segunda noche del Fashion Week.

Mancandy se caracteriza por mezclar el diseño de piezas indumentarias con sus otras pasiones: la música, la producción y la fotografía.

El resultado de esa fusión desembocó en vestimenta urbana, con cortes arriesgados, de grandes volúmenes y con contenido sexual.

Macandy puso en escena piezas que llevaban impresas en sus textiles dibujos en línea de penes y hasta por la pasarela caminó un modelo luciendo una prenda interior jockstrop (con el trasero al descubierto).

Parte de la colección de la marca mexicana Mancandy. Fotografía: Rafael Pacheco.
Parte de la colección de la marca mexicana Mancandy. Fotografía: Rafael Pacheco.

A esa altura llegó el turno de la diseñadora más esperada de la noche: Ágatha Ruiz de la Prada.

Ella recopiló emblemáticas piezas de distintas colecciones y las puso en escena con un divertido montaje que más que desfile, tuvo aire de fiesta,

Era de esperar, a Ágatha se le conoce como la marquesa de la ropa feliz y no poner en escena sus colecciones con esa explosión de energía resultaría paradójico.

Zapatos y vestidos de todo color (menos negro) desfilaron por una divertida pasarela. Llamó la atención que entre las piezas que Ruiz de la Prada trajo al país, estaba una que Miley Cyrus vistió en alguna ocasión.

Con Ágatha, el Fashion Week cerró con broche de oro su segunda noche. Este sábado, será la última jornada de pasarelas.

Piezas de la colección de Ágatha Ruiz de la Prada. Fotografía: Rafael Pacheco.
Piezas de la colección de Ágatha Ruiz de la Prada. Fotografía: Rafael Pacheco.