Farándula

(Video) Chef Gordon Ramsay la pasó mal en Costa Rica: el día en que se habría enfrentado a traficantes de aletas de tiburón y le apuntaron con rifles

Hace 11 años, mientras filmaban un programa de corte ambientalista en Costa Rica, la celebridad británica dijo que gánsteres armados le habrían apuntado para exigerle que pararan el rodaje

En el 2010, en la paradisíaca y pacífica Costa Rica, el chef Gordon Ramsay aseguró haber vivido uno de los peores días de su vida. En esa oportunidad, la figura británica llegó al país para filmar un programa especial sobre el tráfico ilegal de aletas de tiburón y, según reveló a Daily Mail, recibió agresiones y amenazas de muerte por parte de varios grupos de traficantes.

Ramsay, quien actualmente se encontraría en el país filmando nuevos episodios de su serie Gordon Ramsay: Uncharted y que el 11 de enero probó la sopa de mondongo y saboreó un buen rice and beans en una soda limonense, dijo que en aquella oportunidad logró tener contacto directo con los delincuentes, –a los cuales llamó gánsteres– y pudo ser testigo de sus fechorías.

“En un momento pude deshacerme de la vigilancia, subí las escaleras y llegué a la azotea de una fortaleza. Después miré hacia abajo y había miles y miles de aletas de tiburón secándose en unos techos”, dijo Ramsay al Daily Mail, hace más de 10 años.

“Cuando comencé a bajar vaciaron un barril de petróleo por encima de mí. A continuación, llegaron unos coches con ventanas oscuras tratando de bloquear nuestro trabajo”, agregó el chef.

En la publicación, Ramsay continuó describiendo su aventura, que según él no acabó con un simple bloqueo. El chef agregó que también logró subirse a uno de los barcos de pesca para obtener evidencia de la masacre.

“De vuelta en el muelle, había gente que nos apuntaba con rifles, pues querían que detuviéramos la filmación. Luego una camioneta se detuvo frente a nosotros y unas personajes de mal aspecto nos pusieron de pie contra la pared. La policía vino y nos aconsejó salir del país”, consignó el diario británico Daily Mail.

“La policía nos dijo, si vuelven a poner un pie allí van a dispararles. Es una industria multimillonaria, sin regulación alguna. El día antes de llegar allí (Costa Rica), supimos que un equipo de Taiwán consiguió un lance de tiburones martillo. La policía registró el barco e incluso encontraron cocaína”, aseguró Ramsay.

Lo que se vio en el programa.

Desde el 2011, en YouTube, circula el video en que Ramsay habría estado en Costa Rica. Se trata de un extracto del programa Big Fish Fight, en el que el famoso chef habría constatado cómo, en ese entonces, se estaba manejando el negocio de la aletas de tiburón en los mares ticos.

En el video de 14 minutos de duración -que fue filmado en las costas puntarenenses- nunca se ven ni los rifles, ni los traficantes armados, ni el barril de gasolina con el que supuestamente fue bañado, pero sí impactantes imágenes de tiburones mutilados.

De hecho, en las imágenes se ve a Ramsay abordando una humilde embarcación de pescadores, en la que destazan pequeños tiburones para quitarles sus aletas.

Al final del video hasta comparte una cerveza Imperial con ellos, mientras los pescadores le contestan todo tipo de preguntas.

“Cómo cazan (los tiburones) es bastante perturbador. Los electrocutan con una picana eléctrica, pero el tiburón todavía se mueve mientras lo cortan y lo arrojan muriendo al agua. No es de extrañar que quisieran ocultar la evidencia”, dijo Ramsay.

Un testigo

El biólogo ambientalista Randall Arauz, quien aparece en el perturbador video, fue uno de los ticos que guió a Ramsay en aquella expedición.

“Yo acompañé a Ramsay en su recorrido para exponer todas las cochinadas que se dan en Costa Rica con las aletas de tiburón. La situación está igual de fea...nada ha cambiado”, dijo a La Nación.

“En ese entonces, la verdad, es que yo no sabía ni quién era. Pero en el video se ve donde yo lo recibí en mi oficina y le enseño unas imágenes de aleteo en Costa Rica”, agregó Arauz.

Arauz asegura que, ese entonces, él y otros ambientalistas se encontraban en una campaña contra el uso de muelles privados, los cuales recibían cargamento de aletas de tiburón sin ningún tipo de fiscalización. Ramsay se habría interesado en su lucha y por eso se dio el contacto en Costa Rica.

“En esos tiempos Costa Rica exportaba como 950 toneladas de aletas de tiburón, hoy día no llegamos ni a 100 toneladas, pues casi no nos quedan tiburones”, aseguró.

Sobre las supuestas amenazas y malos tratos que habría sufrido Ramsay en Costa Rica, Arauz dijo que el episodio con el barril de gasolina no pasó aquí, sino en Hong Kong, pero que lo de los rifles y los “gánsters” sí sucedió en el país.

“Lo del barril fue un enredo que se hizo, quiero dejarlo claro, eso no fue aquí. Pero todo el resto es cierto. Hoy mismo vaya usted a un muelle y vaya con una cámara al hombro a ver o filmar una descarga, para que vea cómo lo reciben. Lo invito para que lo haga”, finalizó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.